Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

04/09/2015

Actualidad

El espiritu provocador de Bob Fosse en un musical memorable

Gustavo Wons “EL GRAN FINAL”.

El nombre de Gustavo Wons estuvo asociado desde el principio de su carrera al mundo de la comedia musical y la coreografía. A los 19 años y luego de pasar por intentos profesionales más tradicionales, desembarcó en el teatro que abrazó con compromiso y pasión. De los pocos ganadores argentinos de la beca Fullbright a las artes, pudo completar su formación en la meca del show business internacional: New York. Allí no solo se formó académicamente sino que ganó en experiencia sobre las tablas más famosas y competitivas del planeta hasta llegar a este presente con 14 nominaciones a los premios Hugo por la obra que reestrena en el teatro Astral: “El Gran Final” basado en la vida y la obra del genial Bob Fosse.
–¿Como llega a la obra de Bob Fosse?
–“Cabaret” me marcó definitivamente, su lenguaje, su estructura y la coreografía me impactaron. El armado de la historia y su desarrollo, el estilo, me obsesionaron y empecé a ver toda su obra. Hasta que en 2001 participé del musical “Chicago” junto a Sandra Guida y Alejandra Radano y ahí pude vivir el estilo Fosse, me identifiqué con él y me di cuenta que permitía expresarme con todo mi potencial. Después, en Estados Unidos, lo seguí estudiando, conocí a Gwen Verdon, su ex esposa y a su hija Nicole Fosse. Allí se engendró esta idea de recrear el mundo Fosse.
–¿Que admira principalmente de Fosse?
–Que haya creado un nuevo paradigma en el mundo de la coreografía. Muchos pueden, o podemos, reinterpretar un estilo, un lenguaje coreográfico, pero él introdujo un nuevo concepto, que va en contra de las reglas básicas de la danza, crea un estilo a partir de limitaciones físicas como el ser desgarbado, e impone la sexualidad, la ambigüedad y la sensualidad en sus creaciones. Para mi es mi padre artístico, mi guía.
–¿Cuál es la idea principal de El Gran Final?
–Antes de morir, Fosse dejó paga una gran fiesta en “Tavern On the Green”, un restaurant que existe desde siempre en el Central Park. No sólo dejó especificado que cosas quería que la gente comiera, bebiera y bailara en esa noche sino también dejó dinero para algunos de ellos. Fueron sus mujeres, productores, Liza Minelli, fue muy selecta e intensa! Los que estuvieron guardan el secreto de cómo realmente fue. Yo acá la imagino, y le agrego pasajes de su vida, sus comienzos a los 16 años en los cabarets, sus grandes pasiones con las mujeres que amó y lo inevitable que era para él tener amantes. Era un hombre de excesos y trato de mostrar eso, con su estilo pero con mi interpretación.

Archivado en:
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *