Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

13/09/2016

Televisión

Sebastián Estevanez: “Nunca disfruté tanto a mi familia”

Con su mujer e hijos en el Cerro Castor.

En la placidez y naturaleza de la base de la montaña del Cerro Castor, bajo la compañía del faro del fin del mundo, a Sebastián Estevanez se lo percibe pleno. Desde que el actor conoció los paisajes y centros de esquí de Ushuaia, cuando fue a filmar con la ficción “Los Buscas De Siempre”, no pudo sacárselos de su cabeza. Y prometió volver apenas formara su familia. “Hace varios años que lo elegimos. La paz que hay en ese paraíso es incomparable. Lo necesitamos, nos llena de energía para retomar nuestras obligaciones”, asegura Sebastián ya en Buenos Aires luego de pasar una semana con su mujer Ivana Saccani  y sus hijos, Francesca, Benicio y Valentino, en Tierra del Fuego. “Fue una semana de absoluto relax, donde estuvimos todo el tiempo los cinco juntos, algo que nos encanta. Nos levantábamos temprano para aprovechar el día. Tomábamos mates a la mañana, luego hacíamos caminatas, jugábamos al ping pong o íbamos de excursión. Y a la noche comíamos en el restaurante de la cabaña donde parábamos”, agrega inmediatamente.
Este año fue especial ya que era la primera vez que viajaban con el más pequeño de la familia. “Fue hermoso ver la reacción de ‘Valen’ al tocar la nieve. Apenas ‘Fran’ y ‘Beni’ terminaban sus clases en la escuela de esquí, íbamos los cinco a armar muñecos de nieve. A veces los más grandes se pelean por alzar a Valentino, lo adoran y nos ayudan a cuidarlo. Los tres se llevan genial”, dice. Hace una pausa y recuerda, entusiasta, las piruetas que compartió con sus hijos en las pistas de esquí: “A los chicos y a Ivana les encanta esquiar. Fue maravilloso pasar  ese momento con ellos. Si bien a veces les muestro algunos trucos en la nieve cuando me lo piden, ya que hago esquí y snowboard desde hace tiempo, me gusta que experimenten solos y a su vez que tomen clases con un profesor”. El deporte siempre fue importante en la vida del hijo de Quique Estevanez. Por eso, junto a Ivana se lo inculcan a sus hijos, aunque la niña le haya manifestado otras prioridades lúdicas. “Francesca va a clases de Dibujo y Pintura. Le encanta la escultura, cada vez que puede pinta con mi madre, que es escultora y artista plástica. Se entretiene horas en casa dibujando. Nadie se lo inculcó, le nació solo hace dos años. Fue muy gracioso cuando la llevamos a practicar tenis. Nos dijo: “Sé que el deporte es bueno pero yo amo el arte, quiero pintar e ir a danza”. Y, por su parte, ‘Beni’ juega al fútbol como delantero, me encanta ir a verlo entrenar como amo ver a ‘Fran’ bailar. No quiero ser un padre baboso, pero ambos lo hacen muy bien”, manifiesta tan orgulloso como satisfecho por la familia que formó. “Con Ivana todo se da naturalmente, jamás forzamos nada. Eso hizo que luego de dieciséis años nos sigamos eligiendo y amando como el primer día. Desde que nos conocimos, los dos quisimos lo mismo: tener tres hijos. Ese deseo siempre estuvo por encima de nuestras profesiones. Cuando a los dos nos llegaron propuestas millonarias para trabajar en el exterior, ella como modelo en Europa y yo como actor en México, las desechamos. Hoy nada nos importa más que compartir momentos con los chicos. Nunca disfruté tanto a mi familia como ahora que, si bien no dejé de trabajar, decidí pasar más tiempo con ellos”, concluye feliz mientras se prepara para grabar su próxima novela en Telefé.

Por Naiara Vecchio.
Fotos: Ana Morteo.
Agradecimientos: Familia Begué. Adidas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *