Caras

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

06/10/2016

Caras en Miami

María Celeste Arrarás, la cara de las noticias

“Mi gran accesorio es la sonrisa”.

Desde hace 30 años esta espléndida mujer que llega a las páginas de CARAS por primera vez, es la más amada de la televisión en español de los Estados Unidos. Diariamente conduce su propio show y el noticiero nocturno por la cadena Telemundo. “Al Rojo vivo con María Celeste” se transmite de costa a costa y en más de 15 países de Latinoamérica llegando a una audiencia de 35 millones de televidentes. María Celeste Arrarás nació en Puerto Rico, estudió comunicación en La Florida y desde entonces no ha parado de entrevistar a presidentes, caminar por cuanta alfombra roja la requiera y cubrir los eventos más destacados del acontecer mundial para el público de lengua hispana. “Soy puertorriqueña y  periodista innata. Tengo una mente muy curiosa, eso es requisito básico para hacer periodismo. He tenido la suerte de encontrar la profesión que me apasiona y que lo hago relativamente bien porque mucha gente encuentra cosas que le gustan y a veces fallan o son mediocres en eso y es muy terrible. Mi show es como una paella informativa porque hablamos de todo un poco y la gente sale informada y puede sentarse en la mesa y tener una conversación. Creo que esto te hace un personaje muy familiar para la gente con quien se ha generado con el tiempo una relación mucho más íntima y personal. Mi público me mira de una forma muy diferente a como mirarían a un personaje de Hollywood y eso me encanta.”
La periodista también conduce junto a José Díaz Balart el noticiero de Telemundo y cuando le queda tiempo, escribe. “He escrito tres libros. Vengo de una familia de escritores”, explica.

—¿Cómo es su conexión con el público? Se sabe que es fanática de las redes sociales…
—La primera forma que me conecto con ellos es a través del show, porque es en parte como una conversación y ahí das mucho de ti porque muestras la forma en la que piensas, de vez en cuando das tu opinión y te das a conocer cómo eres. Después, también me gusta mucho utilizar las redes sociales porque es la forma de tener los tras bastidores con ellos. Estoy súper activa porque me permite promocionar el show y ver lo que la gente quiere ver.

—Tiene una piel extraordinaria, ¿cómo se cuida?
—Tengo una excelente genética por parte de mi mamá, no me gusta hacerme faciales, soy bastante impaciente para esas cosas. No me gusta arreglarme, por eso es que cuento con gente para eso. En cuanto a la vestimenta, como siempre tengo que estar bien vestida, en mi vida cotidiana ando siempre casual, cómoda.

—Estuvimos en su casa celebrando su cumpleaños, ¿cómo es su relación con sus amigas y cómo las conoció?
—Tengo amigas de diferentes grupos porque la vida me ha llevado por diferentes caminos. Son amigas, que como tenemos vidas muy ocupadas no podemos vernos todo el tiempo pero son gente que te la encuentras en la calle y les dices, ‘vamos a almorzar algún día’. pero ese día no llega porque todo el mundo se complica. Entonces, yo todos los años hago una fiesta de chicas en mi casa. Un almuerzo o un “wine and cheese” (vino y queso) y me encanta porque es una situación donde no hay distracción porque no hay ningún hombre para opinar y como todas nos conocemos hace años, nos ponemos al día. Lo organizo en un horario que les quede bien a todas, sobre todo para que las que tienen niños no estén preocupadas. Es una reunión bien divertida.

—Sabemos que pronto viajará a la Argentina, ¿qué sabe del país?
—Conozco Argentina a través de mis amigos argentinos entre los que está mi vestuarista Quique Usales. Ellos me cuentan todo. Obviamente además de lo que leo y lo que sé. Estoy muy contenta. La voy a pasar divino a finales de noviembre. Los argentinos son simpatiquísimos.

María Celeste Arrarás se presenta a cara lavada y con puntualidad a la producción de fotos con CARAS. Luce espléndida con una piel impecable que ella le atribuye un poco a la genética y otro poco a Alex, su fiel maquillador. Para las fotos Daniel Maman cerró su galería de arte en el Design Distric. El vestuario y las joyas fueron cuidadosamente elegidas para que esta diva brillara entre tantas obras de arte. “Mi padre era un gran coleccionista y yo adoro el arte, porque crecí con él”, confesó mientras no paraba de sorprenderse por todo lo que veía a su alrededor. Tiene un trato excelente y luce espontánea. “He entrevistado a muchos famosos y ya sabes… ellos llegan a las notas con todo un séquito de acompañantes y un discurso estudiado que no les permite mostrarse tal cual son. Lleva un tiempo bajar esas barreras y encontrarte de lleno con el ser humano, la persona detrás del personaje.”

—Hablando de sus famosos entrevistados, ¿cómo son ellos?
—Hay algunos que son muy inteligentes, creativos y otros… son “creados” por la gente que los maneja.

—¿Qué le ha dado la televisión en tantos años de carrera?
—Me ha dado la oportunidad de ser parte de la historia. De estar en los lugares donde ocurren los eventos más importantes del mundo, de conocer gente muy interesante, de viajar por todo el planeta. Básicamente descubrir que la realidad tiene dos caras. Que siempre que te dicen una cosa, hay otra versión de eso también y tú tienes que ser considerada y tenerlo en cuenta. Me ha dado la oportunidad de vivir una vida muy plena y de emociones muy fuertes y de experiencias con las que muchos sueñan tener. Me siento muy afortunada y agradecida.

—¿Cómo es María Celeste en la intimidad, lejos de la pantalla?
—Me considero una persona que tiene los pies sobre la tierra. No soy materialista, ni falsa ni ficticia. Quienes me rodean dicen que soy una persona genuina. Me siento orgullosa de eso. No soporto la gente plástica. Duermo poco y pienso mucho. Me levanto temprano por las mañanas para empaparme de las noticias que pasaron en la noche que puedan servir para mi programa. A veces tengo sesiones de fotos, a veces tengo que dar discursos, a veces tengo cosas que tienen que ver con mis hijos, siempre trato de involucrarme muchísimo con sus estudios. Soy una mamá muy activa, tengo tres hijos adolescentes. El mayor se llama Julián, tiene 19 años, Adrián tiene 17 años y Lara, la menor, tiene 15. Mi hija Lara hace deportes y me encanta acompañarla. Disfruto mucho estar al aire libre, la naturaleza, los animales. La parte de mi trabajo que más me gusta es que no hay dos días iguales. Te levantas por la mañana pensando que tu día será de una forma y llega alguna noticia inesperada que desvía tus planes a un lugar totalmente diferente. Eso me fascina de mi trabajo, que nunca te aburres. Siempre digo que hay que esperar lo inesperado.

—¿Cree que cuando uno elige las noticias puede construir la realidad?
— Elegir y editar es en definitiva decirle a la gente como fue su día.  Es una gran responsabilidad porque tú básicamente vas escogiendo. Eres como un embudo. Seleccionas de toda la información cuál saldrá en la pantalla.

—Ha surcado muchas alfombras rojas en su vida, ¿cuál es la sensación al transitar por ellas?
—Tienes que tragar fuerte y armarte de valor aunque te acostumbres porque cuando estás allá es como si estuvieras desnudo porque todo el mundo te está analizando, criticando, halagando, no sabes nunca cómo te saldrá el desfile. Pienso que el mejor accesorio que uno lleva en esas alfombras es una sonrisa sincera. Eso lo capta el lente y siempre he pensado que eso es un arma que desarma a cualquiera.

—Y a usted, ¿qué sonrisas le han llamado la atención?
—A mí me fascina Angelina Jolie. Yo tengo un hijo adoptado y soy una gran promotora de la adopción de niños. Me encanta que ella haya adoptado a tres. Yo tengo dos biológicos y uno adoptado. Me parece una mujer que tiene una gran conciencia social. Es ciudadana del universo, como me considero yo porque está siempre pendiente de tratar de usar su influencia para cambiar las cosas para bien. Me encanta su sensibilidad en ese sentido, lo generosa que es, siempre donando su dinero para causas nobles. Me parece que en ese sentido es una mujer de amar.

—¿Qué opina de la separación de Brad Pitt?
—No la conozco pero sentí mucha lastima por los niños, sobre todo los que fueron adoptados porque tendrán que soportar otra ausencia en su vida.

—¿También pasó por el divorcio?
—Sí, hace poco me divorcié del padre de mis hijos. Pienso que no hay nada en el mundo más horrible que un divorcio, porque todo el mundo sufre. Pienso que todas las cosas que pasan tienen su razón de ser y que cada ruptura en tu vida te convierte en una persona más preparada para ser mejor en tu próxima relación.

—O sea que está apostando que habrá una próxima…
—No tengo que apostar, eso es una certeza. No digas casamiento que se me asustan los pretendientes… (risas)

Producción: OBVIOMEDIA – Fotos: Enrique Tubío
Agradecimientos: Galería: Maman Fine Art; Joyas: King Jewerly – Aventura Store; Vestuario, carteras y zapatos: Ermanno Servino de Ball Harbour Shops; Sillón: Artefacto Aventura Store; Camilo Pino; Nazarena Nóbile; Vanesa Caruso; Arelys Hernández; Jeffry Rausch; Margarita Mesa; Diego Ucceferri.

Archivado en:
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario