Caras

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

06/10/2016

Caras en Miami

Las vacaciones de Nancy Pazos con sus hijos

“Ahora tengo tres maridos”.

Para Nancy Pazos el viajar no sólo es un placer, sino un aprendizaje que comparte con sus hijos, Teo, Nicanor y Tonio. Por eso decidió tomarse unos días a solas con ellos en Miami. En ese marco, la conductora se abrió a una entrevista íntima con CARAS, en la que se refirió en buenos términos a la relación de padres que mantiene con su ex, Diego Santilli, quien rehizo su vida sentimental junto a Analía Maiorana.
En pareja con Ignacio Iparraguirre, la periodista prefirió viajar a solas con sus hijos, a quienes rebautizó como sus “tres maridos”.

—¿Por qué vino sin su novio?
—Mi novio no vive con nosotros. Tienen una muy buena relación  pero me gusta darme el lujo de tenerlos para mi sola. Cuando seguía casada también lo hacía. Es un momento muy especial entre nosotros.

—¿Cómo la pasaron sus hijos?
—Están súper grandes y me sorprendieron desde todo punto de vista. En uno de los shoppings se fueron los tres a pasear y el más grande, Teo, con su plata, le compró zapatillas a sus dos hermanos. Los llevó, se las probaron, les compró caramelos y almorzaron. Nicanor empezó a correr en karting hace poco. Una de las tareas de este viaje era conseguir la ropa para que pudiera correr. Me llevó por todas las tiendas de Miami hasta que consiguió lo que quería. Está terminando el curso para que puedan habilitarlo. Después del colegio, los martes hace 70 km para poder cursar. Quiere ser piloto y el día de mañana diseñar autos. Tonio es un bombón. Él es hipoacúsico unilateral. Va al colegio y utiliza un dispositivo que le permite tener una conexión directa con su maestra. Este fue su primer año de colegio y por suerte le está yendo genial. Con mucho sacrificio pero bien.  Se acuesta con una sonrisa. Es un sol. Para él su vida son sus hermanos. Mientras esté con ellos la pasa bien. Son muy cultos. Su colegio los hace leer mucho. Tienen un nivel de información muy interesante. Hablan muy bien inglés. Son ciudadanos del mundo. Tienen la cabeza abierta y son súper respetuosos. Son muy cuidadosos con el dinero.

—¿Por qué elegió Miami?
—Miami es un lugar muy especial para mí. Creo que tiene un lado distinto a la frivolidad de la playa y los shoppings. Marca tendencias en un montón de aspectos, como el distrito de Diseño. En cuanto a lo cultural, está creciendo muchísimo. Es la parte que no se ve. Por suerte a mis hijos les gusta comer bien, así que pudimos recorrer, conocer. Son tres varones y ahora siento que tengo tres maridos. Ellos también eligieron Miami y un show de WWUE, como los titanes en el ring de Argentina. Hicimos Miami- Atlanta. Fue un viaje a solas con ellos.

—¿Cómo marcha la relación con su novio?
—Con “Nacho”  (Iparraguirre, 39 años) estamos por cumplir tres años de novios. Viajó con nosotros a New York y después fuimos a esquiar desde ahí. Volvimos a la Argentina y después nos fuimos nosotros sólos a Europa (Amsterdam, Ibiza, Madrid, Londres). Él es  productor de Seguros. Es muy importante tener una persona así a mi lado. Yo venía de una relación donde había tenido que ceder protagonismo y con “Nacho” es todo lo contrario. El me incita al protagonismo. Te hace sentir el centro de su vida. Hablamos todo el tiempo. Y nuestras familias son muy unidas también. Él tiene dos hijos, una chica de 17 años y un varón de 13. Tenemos un grupo de whatsapp todos juntos. Estamos súper ensamblados. Tenemos una relación súper linda y de mucho respeto. Cada uno respeta su lugar.

—¿Cómo fue su año laboral?
—Estoy muy bien. Fue muy sorpresivo. Hacía dos años había vuelto a ejercer el periodismo. Los dos primeros años había trabajado en radio y este año me convocó Ángel de Brito para hacer televisión. Era algo muy distinto y divertido a la vez. Creo que uno puede ser fiel a sus principios hasta hablando de cosas más frívolas en lugar de política. Con mis compañeras tenemos diferencias de criterios en varias cosas y eso enriquece al programa. Cada una aporta cosas distintas. Mi trabajo es trabajo y mis afectos están en otro lado. Es un lugar de mucha exposición. Es un año muy productivo. Siento que estoy volviendo a brillar, a sentirme bien conmigo misma.

—¿Se le abrieron las puertas para una nueva vida?
—Totalmente. Parece como si hubiera sido sincronizado. Yo me separé, estuve mal y después lo conocí a “Nacho”. Nunca vi en mi vida a un hombre tan seguro de sí mismo como él. Él es absolutamente masculino, me da mi lugar de mujer. Uno a veces siente que puede todo en la vida, cuando realmente no es así. Y apareció él, que me ubico en mi lugar de mujer. Estar con una persona como yo al lado, famosa, avasallante y que se quiere comer el mundo es difícil, y que él me ubique y me diga te necesito es importante. Él no tiene ningún problema en decirme que me necesita. Él vive en el Interior. Tiene mucho más claro lo que es importante en la vida. Tiene sus amigos, tiene sus afectos, les dedica su tiempo, le gusta progresar pero no va a priorizar el trabajo a sus hijos.

—¿Cómo conviven sus hijos con la nueva familia que su ex, Diego Santilli, armó con la ex modelo Analía Maiorana?
—Están fascinados con tener hermanas, de tener contacto con el mundo femenino. La pasan súper bien con ellas. Le dicen “las chicas”. Les compraron regalos. Me hicieron elegir el regalo para el padre y para Analía y se dividían cuánto pagaba cada uno por cada regalo porque habían traído su dinero. Se fueron con regalos para todos. Los chicos mantuvieron, a pesar de todos los cambios que tuvieron, una integridad para poder disfrutar y ser felices. Y eso lo viven en las dos casas. Diego y yo nos divertíamos mucho y después de toda la crisis, hoy volvemos a divertirnos, cada uno por su parte, pero la pasamos bien y eso los chicos lo sienten. Tienen mucho respeto por los dos hogares. Quieren mucho a sus hermanas y a Analía también.

Fotos: Luis Fernández.

Archivado en:
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario