Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

22/11/2016

Actualidad

La boda de Marcos Patronelli en Las Flores

“Es la mujer con la que quiero tener hijos”.

Durante el soleado mediodía del sábado 19 al piloto Marcos Patronelli (34) le transpiraban las manos, mientras trataba de controlar sus aceleradas palpitaciones. No estaba a punto de comenzar ningún rally Dakar a bordo de su cuatriciclo. Su adrenalina sólo correspondía a la felicidad que tenía por casarse con su novia desde hace 17 años, Luciana Rafanelli (33). Elegante, con un traje de El Burgués, tiradores y moño de Rochas, y zapatos de Mancini, Marcos Patronelli esperó expectante a Luciana, en la Parroquia de su barrio Nuestra Señora del Carmen de Las Flores. Emoción que se potenció cuando la observó bajarse del Chevrolet 400 R.S. 250 (modelo 1974) de su padre Roberto, luciendo un vestido de Sole Zimmer. “Nos conocemos desde la secundaria. Apenas la vi, me encantó. Estuve tres meses tratando de conquistarla. Ella ni me registraba. Un día aceptó mi invitación y no nos separamos más. Hoy también trabajamos juntos: es la abogada de nuestro concesionario Patronelli MotorStore. Estoy feliz, vivir este momento con ella fue único”, cuenta Marcos, quien el día anterior había sellado su unión en el Registro Civil.
Luego de la ceremonia religiosa, los recién casados partieron hacia la casa quinta de la familia, donde celebraron la fiesta con todos sus íntimos, desde las 12 del mediodía hasta la medianoche. Entre los presentes, estaban la mamá de Patronelli, Mónica, su hermano Alejandro (también campeón de Dakar en cuatriciclos), su hermana periodista y locutora, Clara junto a su amor desde hace 10 años, Nicolás Mandarano (quien es su asistente de prensa y se encargó de la organización del casamiento), sus abuelos Pilar y Martín, y los familiares de la novia. Allí se montaron carpas para todos los invitados, hubo asado de menú, shows de la banda platense, “Sin ensayo” y una exhibición de diez minutos de acrobacia aérea que un amigo de la pareja les regaló con su avioneta. “Hacía mucho que soñábamos con casarnos y no encontrábamos el espacio en nuestras agendas laborales. Pero no nos desesperamos porque creemos que las cosas se dan en el momento justo. Y tenía que ser ahora. Una noche reunimos a toda la familia y se lo anunciamos. Nunca tuvimos dudas. Nos enamoramos por ser los dos sencillos. Es la persona en la que más confío y la mujer con la que quiero tener mis hijos”, concluye Marcos feliz desde Miami, donde empezó su Luna de Miel que se extenderá durante tres semanas por varios sitios de Estados Unidos.

Por Naiara Vecchio

Agradecimientos: Fotos: Fede Romero. RedBull
Argentina. Florería Colores de Villa Carlos Paz (Córdoba). Jorge Malatini Acrobacias aéreas.

Archivado en: ,
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *