Caras

27/01/2017

De la mano de Lagerfeld, Chanel presenta una colección sumamente brillante

Karl se lució con un impecable trabajo que cautivó a un concurrido Grand Palais en donde la protagonista indiscutible fue Lily-Rose Depp, hija de Johnny Depp.

Colección a colección, Karl Lagerfeld es uno de los diseñadores que logra con éxito el reinventarse sin perder los guiños clásicos e icónicos de una firma tan reconocida a nivel mundial como lo es Chanel y sin lugar a dudas la palabra para definir lo que se vivió en el Gran Palais, en el marco del Paris Fashion Week, es ni más ni menos que “brillante”. No sólo porque una de las grandes tendencias que se vieron está relacionada con el uso de metalizados, sino porque el impecable labor de la maison es digna de dejar saciado hasta al más exigente de los fashionistas del Haute Couture.

Detalles por doquier reflejados en los infinitos espejos que cubrían cada rincón de las paredes y del suelo, que además, se han convertido en testigos fieles de las siluetas en elegantes trajes sastre que caminaban por la pasarela apenas pasado el frío mediodía parisino. Sombreros, perlas y brillos abundan como fervientes recursos e infaltables en la identidad propia de la marca.

Inspirado en “Mujer Cuchara”, escultura de Alberto Giacometti, el Kaiser de la moda reinventó como ninguno una vez más al emblemático traje de tweed de Coco, recreando una novedosa silueta que, con cintura más alta, también se transformó en vestidos que marcaban las caderas con diferentes recursos: superposiciones de volados, plumas o bordados, todos fueron válidos.

Los cinturones nacarados marcando la cintura son el must de la colección, en la que las chaquetas de hombros rectos no faltaron. Para cerrar el look, las blusas de seda natural que se veían tímidamente por debajo ganaron presencia gracias a las grandes lazadas. En algunos casos, se acompañaron con faltas línea A con un largo modular medio.

En relación a la paleta elegida, la pasarela se vio inundada por la femineidad y la alegría de los colores pasteles, siendo el rosa y el verde los que cautivaron, así como también Karl se atrevió al uso de tonos más intensos, como el lila para los trajes de día o el púrpura y el azul oscuro para las prendas más de noche. Por supuesto que no faltaron el blanco y el negro, convirtiéndose en la paleta emblema de la firma, que en relación a los géneros optó por los de terminación satinada en su mayoría logrando una perfecta armonía con la impronta metálica.

Brillos, lentejuelas y plumas fueron el broche ideal para cerrar los outfits de noche, que tranquilamente podrían haber sido parte de una gala del Gran Gatsby ya que los guiños a los años 20 fueron más que evidentes y que encerraron una clara vuelta a las raíces de la clásica Coco Chanel por parte del talento de Karl Lagerfeld.

Lily-Rose Depp, hija del actor Johnny Depp y de la modelo y cantante Vanessa Paradis, sigue pisando fuerte en el mundo de la moda y fue la encargada de cerrar el desfile con un cautivante vestido rosa pastel que hizo una oda al volumen con la utilización de volados como recurso. Musa de Karl, salió a saludar del brazo del diseñador y robó la atención de todos aquellos presentes en la sala afirmando porque es la flamante imagen de la firma desde el año pasado.

Otras de las figuras que brillaron en la pasarela fueron Kendall Jenner y la modelo argentina, Mica Argañaraz, quienes son dos figuras imprescindibles a la hora de hablar de Chanel.

¡Accedé a la galería de imágenes y no te pierdas el increíble desfile de Chanel Haute Couture!

#HC17 #ChanelHauteCouture

Un vídeo publicado por CHANEL (@chanelofficial) el

@lilyrose_depp #HC17 #ChanelHauteCouture

Un vídeo publicado por CHANEL (@chanelofficial) el

#HC17 #ChanelHauteCouture

Un vídeo publicado por CHANEL (@chanelofficial) el

 

 

Deja un comentario