Caras

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

28/02/2017

Jésica Cirio en Miami: rumores de embarazo

“No quiero apresurarme al milagro”.

En el vestidor de su casa, los colores rosa y celeste dominan el ambiente. Son los tonos preferidos de Jésica Cirio, aquella combinación con la que decorará la habitación de su bebé “para no errar en el sexo cuando llegue!”, bromea desde Miami. La modelo no quiere apurarse en confirmaciones porque sabe que, muchas veces, los festejos antes de tiempo pueden terminar en desilusión. Pero de una sola cosa está segura: nada desea más en la vida que ser madre junto a su esposo, Martín Insaurralde. Un sueño que está cada vez más cerca de dejar de serlo. Si bien el intendente de Lomas de Zámora ya es padre de Rodrigo, Bautista y Martín, hace pocos meses que la pareja comenzó a buscar a su primer hijo. Y ese presentimiento de la cercanía de la cigüeña no sólo se percibe en el mínimo atraso que la actriz tuvo, también apenas deja salir su voz. Aún con todos los recaudos, Jésica no puede disimular su alegría cuando CARAS la invita a proyectarse como madre: “Me veo como una mamá insoportable, muy mimosa, que no se despegará de su hijo. Si es nena, la voy a vestir coqueta como yo, y si es varón, ¡voy a ser un poco celosa! Pero no quiero pensar tanto, cuando llegue el bebé lo imaginaré más. Sé que será pronto. Estamos haciendo los deberes seguido. Mientras tanto, mato la ansiedad en mi trabajo”, afirma ansiosa.

Y motivos para distraerse no le faltan. Su búsqueda de nuevos desafíos la llevó a sacar su aplicación de entrenamiento y su página de venta. También diseña para Cocot su propia línea deportiva “by JC”, y da clases gratuitas en clubes de Buenos Aires como instructora de Zumba, el entrenamiento físico mezcla de danza con aerobic. “Me encanta hacer cosas nuevas. De chica sólo bailaba y hace siete años empecé a entrenar. Más allá de los resultados físicos, principalmente lo adopté por una cuestión de salud. Los días que entrenaba me sentía mejor”, asevera.

Jésica siempre tuvo en claro los objetivos. De pequeña, esa convicción la llevó a cumplir su sueño de debutar como bailarina. “Amo todo lo artístico, el año pasado me centré en la producción teatral con la obra infantil “Alicia en el país de las maravillas” y me fascinó. Nunca dejaré de estar vinculada al baile, a la actuación y al modelaje. Estoy estudiando algunos proyectos para este año. Lo necesito como fuente de inspiración para hacer todas mis otras actividades”, aclara. En la Argentina, la actriz es la embajadora de Zumba y viaja periódicamente a Miami, ya que representa a la cadena de gimnasios Equinox. Hace tiempo que su filosofía de vida sana la erigió como referente femenino. Su disciplina es fundamental. Cada mañana, se levanta temprano para arrancar con su rutina: hace 300 abdominales por día, en repeticiones de 50, y entrena, en igual medida, brazos, piernas y cola. “Voy combinando trabajo de resistencia, flexibilidad, potencia y precisión. Los ejercicios varían según los gustos de cada persona. No hay edad para comenzar el gimnasio”, sostiene. “Hasta una mujer embarazada se debe entrenar. Siempre guiada por un especialista, el embarazo se sobrelleva mejor con actividad física”, aclara dominada por su inconsciente.

Mientras habla, su celular no para de sonar con avisos de WhatsApp. son los mensajes de su marido, esos que espera cuando está en las playas de La Florida y las horas para volver a verlo se hacen eternas. “El 8 de noviembre cumplimos tres años de enamorados y nuestro segundo aniversario de casados. Es increíble lo rápido que pasó el tiempo. Fueron años maravillosos, de aprendizaje y crecimiento como pareja. Martín es un sol conmigo”, cuenta sobre quien —según confiesa entre risas— ya convenció con sus tips saludables: “¡Lo acostumbré a comer como yo! A veces lo engaño con comidas bien sanas que cuando se da cuenta, ya se las comió. El era un carnívoro empedernido. Y de a poco empezó a ingerir verduras, a reducir las porciones, a tomar más agua y jugos frutales, y a incrementar sus ejercicios conmigo”, se enorgullece.

Jésica habla de su esposo, por momentos, se imagina cómo serían como padres y el resplandor de su mirada es inevitable. “A los dos nos encantan los nenes, él ama a sus hijos y yo me llevo genial con ellos. Tenemos muchísimas ganas de ser padres juntos, es mi gran asignatura pendiente. Hace poco que comenzamos a buscarlo. Por eso, no queremos apresurarnos al milagro. No queremos confirmar nada antes de tiempo. Sólo sabemos que ese bebé concretará la idea de familia que siempre soñamos”, concluye, al mismo tiempo que renace la madre que lleva dentro.

Agradecimientos: Cocot; Zumba.
Fotos: Enrique Tubio

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario