Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

04/03/2017

Caras en Miami

Andrea Estevez y su nueva vida en los Estados Unidos

“Quiero cumplir mi sueño de ser madre”.

La nueva Andrea Estévez (35) decidió anclar en Miami, donde pretende desarrollar su vida personsal y profesional. La actriz y bailarina llegó a los Estados Unidos con su novio, el empresario gastronómico Juan Manuel García, con quien busca un departamento con vista al mar y proyecta una vida en común en esta ciudad. Sin embargo, sigue ligada a la Argentina con la filmación de “Almas de Furia”, una película que retrata la vida de hijos de desaparecidos.
En el nuevo hotel SLS de Brickell, la modelo posó tan radiante como siempre y habló de sus nuevos proyectos.

—¿Cuáles son sus planes en Miami?
—La decisión de venir a Miami no fue fácil porque tenía propuestas para hacer temporada en Villa Carlos Paz y en Mar del Plata. Hace 13 años que hago temporada de teatro y también mi programa de televisión “De 10”, que hace cinco años conduzco en Mar del Plata. Renuncié por una propuesta aquí en Miami y también en Nueva York. Allí hice desfiles para el Fashion Week y luego vine a mediados de enero a Miami donde hice un casting para incorporarme al elenco de “Falladas”, una obra de José María Muscari que se está dando en Argentina. La obra se estrena el 10 de Marzo en el Teatro 8.

—¿Tiene planeado regresar a la Argentina en el corto plazo?
—A fines de marzo tengo que volver a la Argentina para filmar el final de una película que estuve grabando en 2016, es mi primer protagónico en cine. Se llama “Almas de Furia”. Trata de hijos de padres desaparecidos. Mi personaje es de una de las hijas. Es un caso real. Conozco el tema a través de mi papa que conoció y vivió esa época. Me contó cómo se vivía y después me reuní con las Abuelas de Plaza de Mayo, con Estela de Carlotto. Me parece una mujer que lleva adelante una lucha de tantos años con una fuerza admirable, por eso cuando acepté hacer la película, sentí que tenía que hacerlo con mucha responsabilidad. Estuve un mes y medio yendo al hospital en Mar del Plata, mientras hacía temporada, para prepararme para el personaje. Yo no estoy acostumbrada a estar rodeada de sueros, inyecciones, tomar el pulso, entonces quería prepararme para hacer todo lo más real posible.

—El año pasado realizó una producción para CARAS en el Parador Caras Hyde Beach con su novio, ¿esa relación sigue adelante?
—Sí, sigue adelante. Estamos súper bien. Con planes de casamiento. Estamos comprometidos hace un año. Queríamos poner fecha pero ahora teniendo casa en Argentina y casa aquí en Miami y con estos nuevos proyectos, te va modificando un poco los planes ¡Con mis movidas se está volviendo loco! Él también tiene sus compromisos. Es empresario gastronómico, tiene tres restaurantes, entonces es un poco complicado porque me sigue el tren de viajar pero sin dejar sus compromisos de lado, tratando de hacer todo sin importar donde esté.

—¿Cómo fue su reencuentro con New York?
—Fue súper lindo volver a New York. Yo viví ahí desde mis 16 a mis 19 años. Estudié en el School of American Ballet. Sí, mi carrera artística empezó como bailarina clásica. A los cuatro años les pedí a mis papás hacer Ballet. En ese momento estaba en el Teatro Colon y Héctor Zaraspe que fue quien también llevó a Paloma Herrera a New York. Me llevó, hice una audición y me quedé tres años. Bailé tres años en el School of American Ballet. Me marcó muchísimo. Me enseñó a trabajar con mucha disciplina y hoy en día la aplico en cada trabajo que hago. Me dio muchas satisfacciones. Bailé con Julio Boca, Maximiliano Guerra. Viajó a la Argentina Natasha Macavo para dirigir la Bayadera y me eligió, con 16 años, para ser la protagonista en el Teatro Colón. Después viajé a New York y pude compartir clases con Mikhail Baryshnikov ¡Es lo máximo!

—¿Qué oportunidades de trabajo hay para una actriz argentina en Miami?
—Me pasó algo muy curioso. Fui a varias entrevistas y las agencias y los managers me dijeron que tengo un look muy Telemundo y Televisa. El estilo tal vez por ser morocho, alto, el pelo, soy grandota. Tengo hombros grandes, cola, altura. En un mes y medio empiezan los castings así que también voy a estar preparándome y presentándome, ¿Por qué no?

—¿Tiene asignaturas pendientes como casarse o tener hijos?
—Sí, me encantaría tener un hijo en este país. Me parece que Estados Unidos, Miami especialmente, me da tranquilidad para criar un hijo. Argentina es peligrosa, me asaltaron 5 veces.

—¿Le parece que Argentina está peligrosa para tener un hijo o un negocio?
—Sí, está peligroso. En los últimos dos años me asaltaron cinco veces. Hasta tuve un intento de secuestro. En la calle y arriba del auto. El último fue a las cinco de la tarde. Mi auto tiene un control con el que lo abrí desde la calle de enfrente y cuando me estaba subiendo se subió un hombre en el asiento del acompañante. Me apuntó con un arma y me dijo: “Dame la billetera, dame la plata”. Ni lo miré. Cuando le voy a dar la billetera se le cae de la mano, lo miro y me dice: “Vos sos famosa, arrancá el auto”. Yo por suerte tenía una pierna fuera y me dio tiempo de salir e irme corriendo. Por suerte no pasaba ningún auto, sino me atropellaba. Yo corriendo y gritando y el hombre se bajó del auto y se fue caminando muy tranquilo por la calle. Hay mucha inseguridad. Tuve mucho miedo.

—Sus padres están aquí en Miami con usted, ¿vienen seguido?
—Ellos se enamoraron de Miami. Mi papá fue esclavo de sus propias palabras. Yo siempre venía de vacaciones con mi mamá sola y él se quedaba cuidando a los perros. Falleció mi perro el año pasado y pensé que era el momento para hacer un viaje. Les compré el pasaje y me los traje, ellos no sabían nada. Cuando mi padre fue a hacer la Visa, me confesó que rogaba porque no se la dieran. Se la aprobaron. Al día siguiente de llegar a Miami estaba mirando al mar y me dice: “La verdad que te tengo que pedir disculpas. Como puede haber estado 10 años de mi vida sin querer venir a este lugar” ¡Se enamoró! A tal punto que hoy en día tiene sus propiedades en venta en Argentina. Se quiere venir. Dice quiere terminar sus últimos años de vida con esta tranquilidad.

Archivado en:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *