Caras

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

19/03/2017

Actualidad

María Laura Leguizamón alentó a su marido en “Ironman”

“El deporte nos une como familia”.

En un marco perfecto, con una agradable temperatura para los deportistas, en Nordelta se desarrolló el “Ironman 70.3”, que es una de las pruebas de atletismo más desafiantes del mundo. La competencia de máxima exigencia consiste en una serie de carreras de triatlón de media distancia, organizado por la “World Triathlon Corporation (WTC)”. Tiene una distancia final de 70.3 divididos en 1,9 kilómetros de natación, 90 km de ciclismo, y 21,1 km de atletismo. Todas esas postas requieren un entrenamiento planificado con mucha anterioridad y un esfuerzo descomunal.

Por segundo año consecutivo se realizó la competencia en el país y CARAS participó activamente y dispuso un Vip para las celebridades que disputaron el triatlón y otras que se acercaron a ver de cerca las llegadas de los atletas. Con cómodos sillones, almohadones con el logo de la revista y varias exquisiteces para comer y brindar, el espacio se llenó de competidores y amantes del deporte.

Entre los invitados estuvieron Christian Sancho, Juliana Giambroni que fue con Milo y Olivia, los hijos que tuvo con Mariano Martínez, y su novio, Matías Di Chiara, Emiliano Rella y Karen Reichardt, entre otros. Pero la más feliz y emocionada de todos los invitados fue la Senadora de la Nación, María Laura Leguizamón (51) quien fue con su hija Juana (11) y el pequeño Alfonso (9 meses), el heredero que tuvo con Marcelo Figueiras (52), a alentar a su marido quien se convirtió en “IronMan”, pasadas las seis horas de competencia.

“Este fue un triunfo con uno mismo. Un triunfo familiar. Acá no se trata de competir con el resto, sino con uno mismo. Es una celebración de la vida. Es un gran desafío. Es también una forma de mantenerte saludable todo el año entrenando y estando bien físicamente. Pero siempre lo más importante es que esté la familia acompañando”, contó Marcelo y a su lado la Senadora, con su bebé en brazos y su heredera a su lado se emocionó: “El deporte, muchas veces refleja cómo es una persona. Yo por Marcelo siento una gran admiración. Tiene una templanza y un coraje que a una la inspira. El disfruta de la vida, la vive, la ve. Nosotros, como familia, estamos todos con él, los grandes, los chicos, los medianos… El deporte y la actividad nos une a todos. Hasta está el más chiquito, Alfonso, y vinieron también a alentar a su padre, Taina con su marido Pietro”, dijo María Laura con emoción.

A pesar de haber completado la durísima carrera, Marcelo —entrenado desde hace años por su coach, Coco Suárez— se mostró súper tranquilo y, al finalizar la carrera, hasta le sobraba oxígeno para charlar. Claro, el hombre ya tiene experiencia de correr estas maratones ya que lo hizo en los Estados Unidos y en Mónaco, entre otros destinos.

—Sacándolos por un momento de la carrera y llevándolos a la vida cotidiana. ambos tienen hijos grandes, adolescentes… ¿Cómo es ser papá de un bebé después de los 50 años?
—María Laura Leguizamón: Yo siempre digo que fue un bebé muy deseado y un milagro para todos. Es el octavo niño de esta familia ensamblada y es el primer varón. Lo vivimos como si fuera el primer hijo para los dos. No sólo por la diferencia de edad con sus hermanos sino porque Juana, mi hija, participa de la crianza del gordo porque es muy cercana a él. Eso me llena de emoción.
—Marcelo Figueiras: Con sólo 9 meses, Alfonso gana protagonismo todos los días; es un torito. Súper alegre. En casa siempre estamos poniendo música, divirtiéndonos y transmitiendo alegría. La familia es lo primero.

—Según su visión de padres, ¿A quién se parece Alfonso?
—M.L.: Es igual al padre; idéntico a “Marce”. De carácter es muy alegre, templado. Y, como Marcelo, también es impaciente.
—M.F.: Quiero destacar que si bien los dos somos muy felices, Alfonso tiene la alegría inagotable de la mamá.

—¿Cómo es el día a día con su bebé?
—M.L.: A veces cansa, pero cuando eso sucede lo superás, lo valorás, mirás al cielo  y agradeces a la vida y se te va todo el cansancio. La llegada de un bebé es intensa y completa, te abarca íntegramente. Todos los días los pasás detrás de él. Pero por suerte tenemos muchos brazos que nos ayudan. Somos una familia muy grande. Alfonso además ya es tío de dos bebés de su misma edad, Suri (hija de Ivana Figueiras y Tomás Guarracino) e Hilario, con los cuales se divierte mucho.

—Volviendo al ejercicio, María Laura ¿Cuándo se animará a correr Ud.?
—M.F.: Ella corre todos los días… En el trabajo, en la casa, con los hijos. Es una campeona de la vida, no necesita ‘sufrir’ esta maratón (risas).

por Fede Levin

Agradecimientos: Fotos: Ironman 70.3
Buenos Airs y Sebastián Casset.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario