Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

03/04/2017

Jésica Cirio e Insaurralde, embarazados de 10 semanas

“Esperamos a un bebe que fue muy soñado”.

El sábado 1º de abril amaneció soleado y con la firme promesa de convertirse en un día más de un verano que aún se niega a despedirse. Jésica Cirio (31) se despertó más tarde de lo que solía ser su costumbre. Sus rutinas están cambiando. Desde hace tres meses tiene más sueño, su apetito es voraz y sus antojos se inclinan por alimentos que antes estaban prohibidos en su lista. Martín Insaurralde (46) —su marido desde hace 2 años— la mima todo el tiempo. Le habla dulcemente. La mira embelesado y está atento a sus síntomas. Es que desde que se enteraron que van a tener un bebé sienten que el amor que los sorprendió hace tres años se intensificó. Y hoy viven el embarazo con inmensa felicidad.  “¡Martín también está embarazado! Está cuidadoso de todo. ¡Está peor que yo..!”, bromea Jésica. El intendente de Lomas de Zamora no puede ocultar su felicidad. Acaricia la pancita que aún sólo se adivina y bromea con un futuro, en el que dice que se negará a cambiar pañales. Su mujer se ríe. “¡Martín ya es un padre increíble! Y fue emocionante cuando nos enteramos que estaba embarazada. Porque había mucha ansiedad esperando ese momento. Los primeros síntomas fueron un gran cansancio, asco a cosas como el café, los olores fuertes o el tomate caliente… Por eso compramos un test casero y aguardamos el resultado. Cuando vimos ‘Positivo’ nos abrazamos y lloramos. ¡Es un bebé muy deseado, soñado y esperado!”, cuenta Jésica mientras Martín la acaricia. En la casa de unos amigos, en Palermo, en un cómodo sillón frente al verde parque, se miman esperando un exquisito asado que ya cruje en la parrilla. “¡Es increíble porque uno de mis grandes antojos ahora es la carne! Y yo era vegetariana. ¡Martín está feliz porque es muy carnívoro!”, advierte la rubia mujer. “Decidí calmarme. Estoy parando un poco la máquina. El cuerpo me lo pide. Duermo más y con la alimentación tengo mis ‘permitidos’. El tema de la carne y el pan es lo más llamativo. Pero también me relajé y cuando el cuerpo lo necesita, lo como. También incorporé lácteos, mucho yogurt… ¡Tampoco de manera excesiva para no convertirme en una gorda! El físico hoy no es un tema que me preocupe. Cuando sentís que dentro tuyo se está gestando otra vida, las prioridades cambian. Aunque aún no me salió la pancita, entré en la semana diez de embarazo y estoy más ‘empechada’…”, bromea Jésica. La pareja ya vivió la primera gran emoción al sentir el latido de su bebé. “¡Fue increíble! Volvimos a llorar como locos… Pero aún no pudimos ver el sexo. A mí me encantaría tener una nena. Siempre soñé con eso. Dentro de un mes haremos un estudio que determinará el sexo. No tenemos nombres porque lo definiremos cuando sepamos si es nena o nene”, asegura. Y su marido salta sin poder contenerse: “¡Los Insaurraldes son todos machos!”, bromea refiriéndose a sus hijos Martín (22), Rodrigo (19) y Bautista (10). “¡Vas a morir de amor sea nena o nene!”, responde Jésica. “Lo esperamos pero este bebé llega en un muy buen momento. Yo me calmé, aunque seguiré manteniéndome activa con mis clases de zumba pero ya sin saltar. El ejercicio no hay que abandonarlo jamás.  Martín está en su mejor etapa y yo en mi gran desarrollo personal y profesional (con “Morfi” por Telefe, diseñando ropa fitness para Cocot, con su página de ejercicios y sus clases de zumba) y también en un importante momento de sabiduría. Sé que voy a ser una mamá insoportablemente mimosa”, advierte Jésica Cirio. Y, lejos de vanas preocupaciones, se vuelve a abrazar con su marido para juntos acariciar una pancita en la que ya laten las diez semanas de vida de su bebé.

por Gaby Balzaretti

M.DUBINI/PERFIL

Agradecimientos: Ricky Sarkany, @naturalbronze,
@astwins.st styling, @agustinasaquer.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *