Caras

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

18/04/2017

Evelyn Von Brocke prepara a los 49 su boda con Viaggio

“Nos casamos porque celebramos el amor”.

Evelyn Von Brocke relata cómo prepara su boda y revela todos sus sentimientos.

Hoy, cuando me desperté, me miré al espejo y no lo podía creer. Hace 10 años no me hubiera imaginado estar en esta situación: divorciada, trabajando en armonía con mi ex marido y ¡a punto de casarme nuevamente! Yo siempre soñé tener una familia y creo que nací para ser madre y esposa, ese es el estado en el que más relajada me siento, porque llegar a mi casa y comer en familia es lo más preciado para mí. Y separarme fue muy difícil, la pasé muy mal, sumé muchas semanas ¡con el pijama puesto! Hasta llegué a pensar que no iba a recuperarme jamás; fue muy duro aceptar que lo más preciado para mí se me escurría entre los dedos y que no lo iba a recuperar jamás. La familia estaba rota. Se trata de perder no sólo a tu pareja, sino a tu familia política y a los amigos de la pareja que no saben para dónde disparar y de qué lado quedarse.

Lo doloroso es transitar el camino de la aceptación pero una vez que se hace, la sensación es de paz inigualable; como correr, que a veces es placentero, pero la mayoría es un esfuerzo constante porque te duelen los músculos, te cuesta respirar y pensás que no vas a llegar. Pero, al final, es puro placer y adrenalina. A mí me pasó eso y hoy siento la adrenalina corriendo por mis venas. Me volví a conectar con las cosas que me gustan como el deporte, disfrutar un viaje con mis hijos o simplemente mirar juntos un paisaje. Y me animé al cambio, a incorporar nuevas sensaciones y a no estar tan  preocupada por el futuro. Vivo el hoy y trato de sacarle el mayor provecho a la vida.

Empecé a trabajar de muy chica por necesidad, a los 15 años, siempre fui muy responsable y previsora. Hoy me veo como en la fábula de “La Cigarra y la Hormiga” pero versión Evelyn, porque me pasé la vida trabajando, ahorrando, construyendo como la hormiga y ahora me tocó el momento de disfrutar como la cigarra.
Trabajar con Fabián Doman (54) en Canal 13, en “Nosotros a la Mañana”, al principio fue raro; no voy a mentir, no sabía si iba a funcionar, pero creo que los dos nos esmeramos mucho para que la cosa funcione. Hoy Fabián es el padre de mis hijos, Coco (21) y Marc (17), y me llevo muy bien con él y, en relación a los chicos, seguimos siendo un gran equipo. Mis hijos son lo mejor que me dio la vida, adoro verlos crecer y ver el tipo de personas que son. Me gusta estar pendiente de sus necesidades y poder guiarlos en la medida de lo posible. Hablamos mucho, porque creo que el diálogo entre padres e hijos es fundamental, como la calidad de la comida que ingieren, así es que tratamos de unir lo mejor de los mundos. Una buena charla durante la cena puede ser mágico.

Llegar a este momento me llevó mucha terapia, de la profesional y de la otra, la “amigoterapia”. Me gustan los vínculos fuertes y duraderos, ya que mi círculo pequeño es de la época del Jardín de Infantes. Las amigas de la vida son como hermanas: nos conocemos todas las miserias .Y nos ayudamos a salir de ellas, cada una con su estilo, pero siempre ahí, al pie del cañón, y eso es mutuo. La amistad es otro de mis pilares.
Juan Viaggio (55) apareció en mi vida cuando menos lo esperaba y en el lugar menos esperado. Nos conocimos en una Gala solidaria. Recuerdo cuando se acercó y me habló en alemán. Su residencia médica la realizó en Alemania. El pertenece a la tercera generación de médicos cirujanos en su familia. Y así de simple: con Juan aprendí a ser una nueva mujer. El me da la contención y el amor que necesito para ser feliz hoy, tenemos una relación muy especial, respetando mucho los espacios del otro.

Es el amor después del amor, es amar sin querer ser el todo, sino querer ser una parte importante y fundamental de ese todo. Trato de aprender a ser una mujer muy compañera y respetuosa y Juan me hace sentir muy especial, él es todo un caballero, me mima y me consiente, pero fundamentalmente es un hombre en el que me puedo apoyar, es un gran compañero.

Me gusta hacer cosas en pareja, pero me gusta tener mi espacio para estar con mis hijos, y lo mismo le pasa a Juan, hay espacio para todos, juntos y separados. Por ahora vamos a mantener los dos hogares. Mis hijos están terminando sus estudios y cuando eso ocurra lo veremos nuevamente, ya que existe la posibilidad de convivencia a futuro.

Hoy apuesto nuevamente al amor por el simple placer de hacerlo, ya no tengo que construir, la construcción está hecha. Hoy disfruto este paso con Juan porque somos compañeros de vida y nos amamos y a él le pareció una linda manera de demostrarme su amor ¡casándonos! Nos gusta disfrutar lo que la vida nos da y vamos paso a paso. Por ahora me concentro en el casamiento por civil, la fiesta la vamos a hacer más adelante, a lo mejor en septiembre celebramos mi cumpleaños número 50 con una gran fiesta de casamiento. Por ahora no lo sé. Eso es lo que me hizo cambiar la vida: hay muchas cosas que dejo que sucedan cuando tengan que ser ¡Sin apuro! Y los chicos me apoyan en esta decisión; fue muy hablado en familia. Ellos me ayudaron mucho a que me anime a dar este paso. Y si ellos están felices, yo también.

(producción: Alejandro Luciani)

FOTOS: F. DE BARTOLO/PERFIL

Agradecimientos. Asistente de fotografía Ernesto Pagés. Hair/Make Up Sole Vergara PS (www.solevergara.com.ar), Museo Pueyrredón, Claudia Arce, Brides, Susana Ortiz, Verónica de La Canal, Buduar (www.shop.buduar.com.ar), Ferraro (www.ferraro.com.ar ), Bodywrap Sucursal Martínez.

Archivado en:
Edición Nro:

 

 

Deja un comentario