Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

16/05/2017

Eleonora Wexler y Federico Amador: la pareja hot de ADDA

“Somos intensos y apasionados”.

Entre Eleonora y Federico hay “feeling” y la lente fotográfica lo celebra. Cautivan, atraen, gustan. Cómplices, seducen con la mirada y se permiten “jugar” con libertad y sin inhibiciones ante las cámaras. Antes de entregarse a un sensual y desafiante photoshoot que los tiene como protagonistas, la pareja más hot de “ADDA” (Amar Después de Amar) queda en manos del grabador —que ya está encendido— y con los primeros segundos corriendo, comienza a gestarse un cálido encuentro.

Él habla con velocidad pero piensa bien cada respuesta antes de contestar. Ella,“polvorita”, retruca las preguntas con picardía y sonríe. Mientras Federico Amador (41) asegura que el physique du role de galán es solo “un papel más” y se sonroja ante ciertas preguntas que indagan sobre su universo más íntimo, Eleonora Wexler (43) admite: “Fede es el hombre más tranquilo del mundo”. Entre risas, Amador asiente y destaca la “alegría y buena onda” de su compañera de elenco. Además, revela que en el set, sobre todo en las escenas eróticas, todo fluyó de manera orgánica y natural. “La actuación es como un partido de tenis. Cuanto mejor es el que tenés enfrente, mejor sale el partido. Cuando me enteré que sería pareja de Eleonora, supe que íbamos a hacer unos lindos peloteos”, explica el actor y ella, entusiasmada, irrumpe: “¡Me tocó un galanazo! Nunca nos habíamos visto ni cruzado antes. Pero hubo mucha confianza de entrada. ¡Fue re loco! A la semana de empezar grabar ya teníamos nuestra primera escena hot ¡Fuimos directo a los bifes!”.

En la recta final de la ficción de Telefé que sacudió el termómetro del rating, la dupla de actores revive anécdotas, comparte vivencias personales y celebra el éxito de una historia que entrelaza pasión, traición e infidelidad. “Muchas mujeres me dicen en la calle: ‘¡Mi historia es como la tuya en la novela, yo sé lo que siente Carolina!’. Otras me gritan: ‘Traicionera’ o ‘Te odio, aunque quiero saber quién te mató”, relata Wexler y Amador, refuerza: “Todos tenemos un costado romántico muy fuerte y es un gran cuento de amor a pesar de todo. Durante los 6 meses de grabación nos subimos al mismo barco y remamos para el mismo lado”.

—Antes de comenzar con las grabaciones de “ADDA” tomaron un par de clases de tango juntos en la casa de Eleonora.
—Eleonora: Sí, Carolina es profesora de tango y yo lo había bailado solo dos veces en mi vida así que le propuse a Fede tomar algunas conmigo. Lo llamé, prácticamente sin conocerlo, sólo nos habíamos visto en la reunión que nos presentaron y le propuse que viniera a casa. Y él respondió súper predispuesto. Vino y estuvo buenísimo. Le agarró la mano enseguida.
—Federico: No sé, ja. Yo soy más duro para esas cosas…

—Era la segunda vez que se veían. ¿Hubo química desde el comienzo o se fue gestando con el tiempo durante las grabaciones?
—F: Desde el primer día hubo entendimiento a pesar de no conocernos. Fue una fluidez ya desde la primera escena. Tenía la vara muy alta con semejante actriz…
—E: ¡Fue una química espectacular! Fuimos muy compañeros y eso en algún lugar traspasa…. Enseguida enganchamos y es algo que no pasa eso con todo el mundo, sucedió naturalmente. Fede fue un gran gran compañero, es un pibe que conecta todo el tiempo con el tema de la naturaleza, los animales, el campo… ¡Y nunca se enojó por nada, es muy tranquilo!

—¿Y usted?
—E: ¿Si me enojé por algo?
—Claro.
—E: Alguna que otra vez, seguro… (Se ríe)

—¿Es así Federico….?
—Yo no tengo recuerdos de verla a ella de mal humor o súper enojada… Es una mina súper positiva, alegre, buena onda. Es cierto que yo soy muy relajado pero no por naturaleza sino porque que trabajo para serlo. Soy bastante ansioso e inquieto en realidad. Pero hago un trabajo constante para bajar esa inquietud.

—¿También se mantenía “relajado” cuando le tocaban escenas de cierta carga erótica o subidas de tono?
—F: No son situaciones que me tensen o me generen nervios. Se grababan dentro de un clima de respeto y de seriedad total. Mi rol era hacer que ella estuviera cómoda en todo momento. Eleonora es muy laburante, profesional y quizás había cosas que incomodaban pero al momento de la escena ella dejaba todo de lado y lo resolvía lo mejor posible.

—¿Qué cosas la incomodaban, Eleonora?
—¡Sentía pudor! Todavía lo siento cada vez que me tocan escenas jugadas. No son las más agradables para hacer y me cuesta porque son difíciles, complejas, delicadas. Tenés que generar una intimidad, una pasión loca con alguien que no la tenés. Y encima están los cámaras, el director, los micrófonos… Pero rescato que Fede fue uN señor, realmente.

—¿La desnudez fue un obstáculo más para contar esta historia de amor prohibido?
—E: Yo no tengo rollos porque el cuerpo me parece bello. A lo que sí le tengo miedo es a lo grotesco, a lo burdo y a hacer algo que me daría mucha vergüenza que viera mi hija Miranda (13). Reconozco que el contenido era bastante fuerte y seguro le deben haber comentado algo en el colegio sus compañeras.“Tu mamá…  las escenas que hace”. Ella obviamente no mira la novela porque no es un contenido apropiado para su edad pero las en las redes sociales sale todo.

—¿Y usted las mira o prefiere hacer zapping?
—E: Me da un poquito de vergüenza de mí misma verlas. No son las que te digo ¡Wow! cómo disfruto esto. No me encanta verme….
—F: A mí me es indiferente, no les pongo demasiada carga. No las agarré al aire tampoco pero sí las chequeamos en el momento de grabarlas.

—A su pareja, Florencia Bertotti. ¿También le es indiferente?
—Flor es actriz y entiende mejor que nadie de qué se trata esto. Esta profesión tiene esta particularidad y para el que lo está actuando no hay ningún fantasma, aunque no dejamos de ser personas de carne y hueso y obviamente al que le toca mirar seguramente algo se le mueve adentro.

—¿Alguna vez “Flor”le comentó algo al respecto?
—¿De las escenas? Jamás me hizo un comentario. Y si me los hiciera…. ¡No te lo contaría!
—E: Para mí es diferente porque no tengo pareja y nunca salí con un actor. Pero imagino que no será lo más lindo del mundo ver esas escenitas con tu marido o mujer. No sé como serán los códigos de la pareja de Fede y de Florencia pero jamás lo vi condicionado a contar ninguna escena. “Flor” me parece una mina súper piola.

¿Hay códigos implícitos entre actores antes de realizar una toma “hot”? Por ejemplo, para besar… ¿Existen condiciones, reglas?
—F: Nosotros no hablamos ni arreglamos nada de antemano. Ella, pobre, tenía que tomar lo que yo le daba, ja. Y eso que soy medio bruto y medio tosco… Pero pobrecita se la bancó y jamás me dijo nada.
—E: Siempre hay pastillita y chicle de por medio a la hora del beso. Yo no puedo quejar porque me tocaron dos galanazos. ¡Qué suerte tuvo Eleonora en esta novela!

—¿Alguna vez no tuvo suerte?
—E:¿Con los hombres que me tocaron para trabajar? ¿O con los besos?

—Ambos…
—E: Siempre me tocaron buenos compañeros. Ahora voy a trabajar con Sebastián Estevanez en una nueva tira. ¡Otro recontra galán!
—¿Y con los besos?
—E: ¡Mis amigas me lo preguntan siempre! No me quejo. Te juro que nunca me tocó nadie que tuviera mal aliento por ejemplo. Siempre fueron muy limpitos todos, ja.

—¿Cuál es el límite o la barrera que jamás cruzarían?
—E: El límite para mi tiene que ver con algo que no me avergüence o que cuando lo mire no diga ¡Ay, ay, ay…!
—F: Yo no haría cualquier cosa por hacer. No es que me dicen “ponete desnudo” y lo hago, no, para nada. En esta historia se justificaba cada escena.

—Dicen que pasados los 40 tanto la mujer como el hombre, debido a la experiencia y la madurez adquirida, alcanzan la plenitud sexual. ¿Sus experiencias lo confirman?
—E: No sé si la plenitud sexual pero sí me siento mejor ahora y disfrutando, más que a los 20. También tiene que ver con el autoconocimiento y con saber qué te gusta y qué no. También con tu propia madurez para todo y no solo lo sexual. Lo sexual es una parte de tu maduración, de conocerte.

—¿Y usted, Federico? ¿Piensa que el hombre es mejor amante a su edad?
—¡Totalmente! (Se ríe) La experiencia es la experiencia…. Me parece que en todos los aspectos es mejor. ¡Es una edad muy linda! Ya no te tomas las cosas igual y no te dejas llevar tanto por la locura. Y a la vez tenés la misma energía que antes, yo estoy muy contento con mis 41.

—¿Han vivido una historia de amor prohibida como la de Damián y Carolina?
—E: Yo tuve un amor prohibido a los 21, cuando estaba soltera y no está muy bueno. Quizás al principio sí pero después no la pasas bien, por lo general no prosperan esas relaciones. Fue antes de conocer a Leo, el papá de mi hija Miranda.
—F: A mi nunca me pasó.

—¿La pasión es un motor que los mueve en sus relaciones de pareja?
—F: Sí , toda la vida fui un apasionado de la naturaleza, del deporte, con los amigos y con mis parejas, claro. En la intimidad soy de agarrar y morder y retorcer. Bueno de retorcer no, ja. Pero sí de abrazar y toquetear y manosear.
—E: Coincido totalmente. Si estoy con alguien me gusta darlo todo. ¡Soy intensa! Y una apasionada de la vida.
-Federico: No se da por aludido cuando lo llaman “galán” aunque existe un público femenino que se amplió para usted en los últimos meses… ¿Se considera un seductor nato?
—¡Me dejas anonadado con la pregunta! No es algo en lo que esté pensando ni preocupado. Trato de ser lo más natural posible. Ser yo mismo sin “caretear” ni aparentar ser nada que no soy. Me parece que estar en pose seductora todo el tiempo sería una boludez. Por lo menos yo no estoy parado en ese lugar.

—Eleonora… ¿Federico es un galán?
—E: ¡Fede es una bomba! Un galanazo.
—F: (Sonríe)
—E: Es un sex symbol en este momento…. ¿qué te puedo decir?
—F: Soy bastante rústico yo. Creo que son roles que te tocan y nada más… Tiene mucho que ver la historia y lo que uno está contando.
—Sigue sin hacerse cargo de lo que genera en las mujeres…
—Es que insisto… Pegó mucho en el público femenino pero es mérito de los directores y de todo el equipo de trabajo. Yo soy solo el instrumento.

-¿Son la pareja del año?.
—E: Tuvimos muy buena química con Fede y eso se notó porque traspasó la pantalla… no te podría decir que somos “la pareja del año” pero nos complementamos.

-¿Volverían a compartir set?
—F: Me encantaría. Eleonora es una muy buena persona, responsable, divertida.
—E: Sin ninguna duda…. ¡Lo quiero mucho y nos divertimos mucho grabando! Ojalá se dé muy pronto.

por Sabrina Galante

Fotos: Gabriel Machado para estudio
Machado, Cicala y Morassut.

 

 

2 pensamientos en “Eleonora Wexler y Federico Amador: la pareja hot de ADDA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *