Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

11/06/2017

Jimena Buttigliengo transita la dulce espera en París

“Voy a tener una pareja de mellizos”.

A veces los deseos se postergan, pero cuando se cumplen pueden sorprendernos con condimentos recargados. Ansiosa desde hace un tiempo por ser madre, Jimena Buttigliengo (33) decidió a mediados de 2015 regalarse un tiempo para ella sin que las responsabilidades la condicionen. Fue entonces que en septiembre del año pasado viajó a Paris para inscribirse en un curso de fotografía, mientras en forma casi simultánea le ponía fin a una relación sentimental. Toda una apuesta que comenzó a redituarle cuando conoció en Londres a su actual pareja, el decorador y desarrollador inmobiliario Willy Rizzo (33), hijo del recordado fotógrafo y decorador napolitano del mismo nombre. Hacer lo que le gustaba y engancharse con un “amor a primera vista”, según sus palabras, sembraron las raíces de lo que tanto anhelaba. Y cuando el ginecólogo le dio la noticia, Jime se abrazó al momento más emocionante que recuerde: “No quería pasar por esta vida sin haber sido madre, moría de ganas de tener hijos. Y no sólo estoy embarazada de cinco meses y medio, sino que voy a tener una parejita de mellizos, que se llamarán Willy y Lynda. No lo puedo creer, pero la vida es así, cuando te llega te llega”, le confiesa telefónicamente a CARAS después de hacerse las fotos con un  compañero del curso que realizó en Paris, el joven fotógrafo inglés William Waterworth (20).

Las nuevas buenas que le dio la vida en tan poco tiempo siguen acariciándole el alma. Radicada en la Ciudad Luz, Jimena celebra la naturalidad con la que se lleva en Francia una etapa tan determinante como el embarazo. “Me llama la atención para bien lo relajado que lo viven, acá no tenés que encerrarte ni dejar de hacer las cosas que te gustan, seguís siendo una mujer sin perder tu independencia. Recién la semana pasada dejé de entrenar en el gimnasio y lo reemplacé por yoga. Y ahora que empieza el veranito me encanta salir a caminar por la zona del Grand Palais, que es donde vivimos. Se me pasaron los cinco meses sin darme cuenta”, cuenta Buttigliengo, quien no deja detalles al azar para el momento que tanto esperó: “Mi madre, María Eleonora, vino un mes a visitarme, y acá se estila recibir durante ocho sesiones a lo que llaman la sage-fermme, una especie de mujer sabia que te acompaña y te va preparando para el parto. La fecha técnica es el 10 de octubre, pero los médicos nos dijeron que por ser mellizos seguro van a adelantarse. Ellos creen que para el 25 de septiembre deberían nacer”.

Cuando se mira al espejo, la modelo se alegra, atónita, por los pocos kilos que engordó. “Serán unos 5 o 6, acá insisiten en que una mujer embarazada no debe sobrealimentarse, sino que debe nutrirse. Por eso como lo necesario, rico y sano, y tomo mucho líquido para hidratarme la piel”, relata. Y tan despreocupada está que en breve se irá de vacaciones con su pareja al Sur de Francia, convencida de que todo estará bajo control: “Por las dudas te pasan los datos de clínicas cercanas a los lugares donde vamos a estar. Ya tengo todo elegido en cuanto al sanatorio en Paris, pero si se adelanta no descarto dar a luz en otro lado”, explica entusiasmada.

por Carlos Cervetto

Agradecimientos: Maquilló y peinó Lisa Chicheportiche Bereks (@lisamakeuphair).
Fotos: William Waterworth (@willwaterworth; williamwaterworth.com).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *