Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

20/06/2017

La soñada boda de Cecilia Milone y Nito Artaza

La previa y los preparativos del casamiento

Parada frente al espejo, con su vestido blanco, largo, etéreo, con el cabello recogido, aunque no se reconoce sentimental ni de lágrima fácil, Cecilia Milone (47) no puede evitar emocionarse. Su historia de amor con Eugenio “Nito” Artaza (56) atravesó todos los estadios. Fue secreta, jugó con la adrenalina de lo prohibido, afrontó un gran escándalo y una larga y dolorosa separación. La pareja se había conocido en 1999 cuando compartían el escenario de la comedia “Boeing Boeing”.  Vivieron 7 años de “amor escondido”  y una gran pelea pública que terminó distanciándolos. Sin embargo, en enero de 2016 el destino los volvió a cruzar y bastó una mirada para comprender que el amor era el mismo. Por eso hoy en su participación matrimonial se lee “El amor no pasará jamás”. 1 Corintios. San Pablo. “¡Ceci me cuida, me ama, me supera..!”, confiesa el hoy candidato a gobernador por la provincia de Corrientes. Desde que apostaron por una “prueba de convivencia” que resultó muy buena, decidieron comenzar a planificar su gran y muy especial boda para el 25 de junio, en la tierra natal de él: la ciudad correntina de Bella Vista. “El año pasado estábamos en Bella Vista celebrando el Día del Padre y allí tomamos la decisión de irnos a vivir a esa ciudad por lo entrañable que es para Nito. Porque ahí solía llevarlo de chico su padre. El olor a azahares, los paisajes tan bellos, sus barrancas y bancos de arena, sus plantaciones cítricas, todo… Le trae recuerdos imborrables. Por eso allá estamos construyendo nuestro hogar. Y una noche estábamos caminando en ese entorno maravilloso, hablando mucho y tomamos la decisión de casarnos allí, en la histórica casona familiar de los Artaza, de construir nuestra propia casa e irnos a vivir”, cuenta la novia. Mientras realiza una de las últimas pruebas de su traje, en el atelier de IARA, junto a los diseñadores Edgardo Coton y Mario Vidal, también el coiffure Leo Cosenza aprovecha para hacer un ensayo más del peinado que lucirá en su boda. “El vestido será sencillo pero muy importante; manteniendo el estilo y la gran personalidad de la novia”,  revela Mario, su creador. Tarde, casi como si se tratara de uno de sus tantos estrenos teatrales, llega el novio a la cita de prueba. “¡Es que para mí es como un estreno! Lo estoy viviendo con los mismos nervios de un debut. Me siento pleno de sentimientos y con gran emoción. ¡Hay que pensar que a pesar de haber estado casado algunas veces ya, ésta será mi primera boda por la iglesia! Y encima nos va a casar el diácono Hugo Martínez, que fue mi compañero y amigo de la secundaria en Bella Vista. Además, el casamiento Civil se va a realizar en la gran galería de la casa familiar en la que pasé toda mi infancia…”, cuenta con entusiasmo Artaza. El sábado 25 firmarán el Acta de casamiento ante el juez y los padrinos: Moria Casán (por quien se conocieron), el sobrino de Nito, Roque Pinzetta, y sus amigos Raúl Carballo y Daniel Gauna. Para esa ceremonia Cecilia lucirá un vestido diseñado por Gabo Barbereau, confeccionado con la tela del vestido de novia de su mama Lydia (recientemente fallecida). Ese mismo día, a las 17.30, en un carruaje tirado por un caballo (regalo de su amigo Diego Pellegrini), la novia llegará a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen –que estará íntegramente ornamentada con flores de María Olivetti de “Florería Las Marías”– junto a su padrino, Pepe Cibrián. En el altar la esperará Nito junto a su hermana, Amelia. Un tradicional cortejo, “a la vieja usanza con mujeres solteras cercanas a la novia”, estará integrado por Rita y Angelina (dos sobrinas de Nito), Daniela Inglese (amiga de la novia y bailarina de tango), Talía y Stefy (hijas de Ana Acosta) y como Dama de Honor, estará Mariana Milone (hermana de la novia). Mientras los testigos de la iglesia serán José “Tocino” González (amigo de Nito) y Tolentina Carbonel (la “niñera” del novio que hoy tiene 90 años). No se tratará de una boda muy común, ya que la gran fiesta está planificada para la noche anterior. El sábado24 organizaron la “Vigilia” esperando el gran día, en el Club Social de la ciudad. Hasta allí llegarán los casi 300 invitados (muchos de los que viajan desde Buenos Aires en un micro especial). Habrá empanadas y vino. Un catering a cargo del bellavistense Pato” Villagra, con sonido de Freddy Fernández; ambientación de Marcelo Giménez y Emanuel Acosta como Wedding Planner. “La idea es esperar el momento de la boda rodeados por todos nuestros amigos. Hacer una vigilia. Yo estoy muy nervioso porque son días demasiado intensos. Trabajo hasta un fin de semana antes de la boda, haciendo un show en Calafate; mientras también estoy en plena campaña política. Pero este momento tan especial de nuestras vidas, de nuestra particular historia, es el broche de oro para nuestro amor. Por eso lo queremos compartir con todos los que amamos”, cuenta Nito. Mientras la novia devela que cumplirá con todos los ritos que manda la tradición. “Además del genial vestido de los Iara, voy a llevar un anillo que me regaló Pepe Cibrián y le perteneció a Ana María Campoy. Un rosario de Rosita Arial, mi gran amiga y profesora de Castellano en la secundaria. Las alianzas de oro blanco son de Jean Pierre y los aros divinos que luciré son con los que se casó Amelia, la abuela paterna de Nito y, para algo usado, ya lo tengo al novio…” Artaza lucirá un traje de Daniel Casalnovo tanto en el Civil como en la Iglesia con zapatos de Micheluzzi al igual que Cecilia. Entre los invitados están Nacha Guevara, Miguel Angel
Cherutti, Julia Zenko, Nora Cárpena, Carmen Barbieri (quien leerá un texto de San Pablo), Dany Mañas, el transformista Costa, Leticia Carossella, Javier Faroni, Daniel Scioli, Sergio Massa y Malena Galmarini, el gobernador de Corrientes Ricardo Colombi y varios intendentes y senadores. Al finalizar la ceremonia religiosa los flamantes esposos cruzarán a la plaza de Bella Vista donde recibirán el amor de todo el pueblo correntino. Luego del brindis, partirán de luna de miel a los Esteros del Iberá, donde en las cabañas de “La Alondra” disfrutarán de cuatro días de relax en contacto con la naturaleza y la belleza del lugar.

Por Gaby Balzaretti

E.GIMENEZ/PERFIL

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *