Caras

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

15/07/2017

Jesica Cirio, embarazada de cinco meses, será mamá de una nena

Cuenta sus secretos, antojos, gym y como la maternidad le cambió el humor.

A lo lejos suena la clásica melodía en la inconfundible voz de Serrat. “Se le hinchan los pies/el cuarto mes le pesa en el vientre/a esa muchacha en flor/por la que anduvo el amor/regalando cimientes. Si la viese Ud/ mirándose feliz al espejo/palpándose el perfil/y trenzando mil nombres…” Jésica Cirio (32) acaricia con ternura su pancita. Que incipiente, redonda y súper movediza asomó de repente. Recién cuando la futura mamá estaba por superar su quinto mes de embarazo. O, como a ella más le gusta llevar la cuenta, su semana 25 de gestación. Está feliz. Una enorme sonrisa permanente ilumina su rostro. También está bella. Radiante en su metro sesenta y siete. Se siente exultante. Orgullosa del ya “quinto mes” que le pesa en el vientre… Más femenina y sexy que nunca. Según confesará más tarde. Está atravesando el mejor momento de la vida de una mujer. En su pancita un nuevo ser cobró forma y, según las últimas ecografías, ya tiene sexo y rostro. Aunque aún no nombre, ya que entre la variedad que barajan, toda la familia vota por uno diferente sin llegar a ponerse de acuerdo. Lo que sucede es que su marido, el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde (47), tiene tres hijos: Martín (22), Rodrigo (19) y Bautista (10), y a esta altura todos se pelean por elegir el nombre de quien será la primera “mujercita” de la familia y, sin ninguna duda, la más mimada. “¡Estoy viviendo el mejor momento de mi vida!”, repite Jésica con una bata de encaje blanco, balanceándose suavemente en una mecedora. Bien como una mamá. Y, aunque su pancita aún es pequeña, la mujer menuda de curvas bien marcadas ya es consciente de que su cuerpo está en un camino de transformaciones y que, a la hora del gym (una de sus grandes pasiones) ya no puede exigirle como antes. “Ya estoy por entrar en la semana 26 de gestación y de repente me salió la panza que hasta ahora no tenía. Sí estaba con las lolas más grandes desde el primer mes de embarazo. “Empechada”, como bromeaba, pero de panza ni hablar. Los síntomas ya son más fuertes. Me despierto varias veces durante la noche y a cada rato tengo ganas de hacer pis…”, cuenta Jésica con una carcajada sinónimo de la gran felicidad que hoy vive.

“Es una nena muy inquieta. Sin dudas sale a la mamá. Además, estoy fanática de las mandarinas y cada que me como una, se pone loca y no deja de moverse. Por eso ya tomé conciencia de que estoy embarazada y traté de frenar un poco la ajetreada rutina que tenía. Además, siento más sueño que antes y mis energías no aguantan tanto. Hasta me levanto mucho más tarde que antes y, si puedo, me duermo una siestita después de almorzar. También el humor me varió. ¡Pero para bien! Estoy todo el día con una sonrisa enorme que nada ni nadie me la quita. No me replanteo nada ni permito que nadie lo haga. Es época sólo de disfrute”, asegura con la plenitud de vivir cada cambio de su maravilloso nuevo estado con felicidad. “No es que cambié mi vida… Intento llevar la misma de antes, lo más normal posible. Pero algunas cosas me superan y lo vivo naturalmente, sin exigencias tontas. Me despierto más tarde y tomo muy tranquila mi desayuno en el que casi siempre incluyo un licuado de bananas con leche, con otra fruta o un yogur. También me gustan los frutos rojos. A media mañana puedo comer un omelette bien sano y sustancioso y en el almuerzo una porción de pollo con verduras o arroz. Por la tarde, repito un omelette, una taza de frutos rojos o un tostado. Si quiero dulces, voy a los helados naturales, con yogur y frutas con miel. Los pongo en la cubetera que va al freezer y después me quedan cuadraditos que los puedo ir consumiendo cada que tengo ansiedad de algo dulce. La gelatina es otro buen recurso para los ataques de hambre. Hoy hay en el mercado una variedad de quesos increíble que son sanos. Todo bien sano pero sin privarme de nada. A la hora de comer no me hago ningún replanteo. Siempre llevé una alimentación muy sana y no me resulta ningún sacrificio hoy cumplirla como antes. Sí desde que estoy embarazada tengo antojo de carnes rojas que antes no entraban en mis comidas. Pero también como mucho salmón y otros pescados, pastas pero con harinas como por ejemplo de quinoa… Me gustan las castañas, las lentejas y las frutas naturales y secas”, cuenta Cirio como parte de su rutina de futura mamá. “Obviamente todo debe ser muy natural por la salud de uno y la del bebé. Yo por eso refuerzo mi alimentación tomando prenatales, minerales y vitaminas. Todo, como se debe hacer, controlado por mi Dr. Alejandro Falco, que es un genio y me tiene una paciencia increíble”, asegura Jésica.
—¿Cómo influyó este maravilloso estado de embarazo en la intimidad de la pareja?
—El embarazo en la pareja influyó de una manera espectacular. Martín todo el tiempo me dice que me ve linda. Que nunca me vio tan radiante. Estamos mejor que nunca. En un momento discutíamos por todo y ahora no lo hacemos más. Y él está recontento porque dice que ya no le contesto más. Este embarazo influyó para bien en todo sentido; hasta potenció la parte sexual. Martín está atento a mí todo el tiempo; es de una melocidad contínua. Estamos a full en todo el sentido de una pareja. Se potenció todo, el amor, la parte sexual, la sensualidad… Cada mañana se despierta, me acaricia y me dice ¡Estás tan linda! Es impresionante cómo sensibilizó todo en nuestra pareja este bebé. No sólo físicamente sino también anímicamente es una etapa muy buena.
—¿Ya tienen definido el nombre de su beba?
—No. Aún no porque los Insaurralde en casa son tres hombres y se pelean porque cada uno elige uno diferente. Esta nena va a ser la malcriada de la familia; rodeada sólo por hombres. Todos tiran nombres diferentes, entonces ahora estamos en la etapa que anotamos las opciones que aportan y vamos descartando en la medida que nos reunimos, hablamos y votamos. Seguramente la decisión final va a ser mía pero está bueno reunirnos y deliberar porque ellos aportaron nombres muy buenos que yo no tenía en mi lista.
—¿Cómo se imagina que va a ser como mamá?
—Uyyy! Ya me imagino como una mamá que va a ser sobreprotectora pero que también va a aprender a delegar cosas. Lo único que tengo bien en claro es que me voy a dar el mayor tiempo posible para estar con mi hija; atenderla, acompañarla y no sentir culpas por dejar algo de lado por estar con ella. Voy a ser una mamá canguro con su hija para todos lados. Cuando nazca no es mi idea parar todo. Eso no entra en mi forma de vida. Sí voy a parar un poquito de cosas los primeros meses pero hay muchas tareas que puedo hacer desde mi casa.
—¿Cuándo de verdad tomó consciencia que estaba esperando un hijo?
—Es una locura para mí porque no tenía panza, sólo lolas pero desde que me salió la panza, la acaricio y siento todo. ¡Cómo se mueve, cómo patea..! ¡La siento! Y en la última ecografía ya se le veía la carita, la nariz, las manitos… Entonces sé que es mi bebé, mi hija. Tengo mucha ropita blanca porque todos me regalaban ese color. Y el cuarto recién ahora lo vamos a comenzar a decorar, calculo que lo vamos a pintar en un gris muy clarito con detalles en blanco y decoraremos con cuadritos y algunos pequeños detalles en rosa.
—¿Qué sueños tiene para su hija?
—Estamos los dos muy ansiosos con Martín. Antes yo soñaba con enamorarme y lo hice. Luego con tener una boda divina y la tuvimos. Ahora ya nos abrazamos y pensamos: “¡Va a tener tu carita y va a hacer tal cosa cuando sea grande..!” Todo cambia en una casa cuando se espera un bebé. Hasta a los perros (que tenemos un montón) tuvimos que enseñarles, porque al principio estaban como locos y dicen que ellos perciben la llegada de un bebé. Entonces tuvimos que enseñarles que no entren a la casa como lo hacían antes y ahora están más tranquilos… Yo ya sueño con ponerle vestiditos y peinarla con colitas y moñitos, todo en rosa… ¡Me va a decir: “Basta mamá”! ¡Siempre soñé con tener una nena para poder compartir todo en la vida con ella! Por eso me es fácil imaginarme bailando, paseando y comprando ropa con ella. Disfrutando de la vida. Esta beba revolucionó la familia. Estamos todos como locos. Lo que se habla o se dice en la casa está relacionado con este bebé. En realidad, mi hija me va a cambiar toda la vida, por eso quiero disfrutar al máximo esta etapa maravillosa y única en la vida de una mujer. ¡Esta beba es mi sueño hecho realidad! Con Martín estamos muy mimetizados.
—¿Existe un entrenamiento especial para una embarazada?
—Entreno todos los días en dos gimnasios, Megatlon y Oxi Pilates. Hago Pilates armado según mis necesidades y gimnasia localizada. Sí,todo tiene una adaptación. Obviamente, primero cada mujer debe consultar con su médico y después ir a sus clases. Yo incluso estoy dando zumba y continuaré hasta agosto también con “Morfi” los domingos por Telefé. También sigo haciendo bicicleta pero dejé boxeo y crossfit porque es más fuerte y con mucho salto. Como estoy segura que me voy a sentir con muchas energías, recién en agosto paro con todo. Tengo fecha de parto para fin de octubre. Yo todos estos consejos o, por lo menos lo que yo hago y como y me hace sentir bien, los subo en una aplicación para que todas las embarazadas puedan consultarla.

por Gaby Balzaretti (Producción Fernanda Vaudagna)

F.DE BARTOLO/PERFIL

Agradecimientos: Make Up Lorena Lio, Pelo Marcelo High, Muebles y Blanquería Infantil La Blancheri. Las Pepas, Vero Far, Cocot, Viví tu Deco (Tortuguitas/Vicente Lopez). Viviana Gargiulo, Gabriel Macias Community Manager. Sathya, The It Dress, Ricky Sarkany, Nikka, Katakali, Escarpines Araceli I.

Edición Nro:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *