Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

25/07/2017

Toto, el hijo de Araceli y Suar: “Si hay algo que odio es ver sufrir a mi madre”

El joven habló de su excelente relación con Fabián Mazzei, el fuerte vínculo con sus padres y la pasión que heredó por la actuación.

Lo escucho hablar y pienso en su historia y en mi propia historia profesional. En realidad, lo que quiero y pretendo compartir, es que cuando nos sentamos con Tomas “Toto” Kirzner González a tomar un café con leche, luego de su primera producción gráfica – o sea su debut en los medios- no pude dejar de pensar que cuando su padre, Adrián Suar, tenía su misma edad, 18 años, yo lo entrevistaba por primera vez. También se me cruzo el momento en que conocí a su madre, Araceli González, hace 25 años atrás, cuando CARAS salía al mercado y ella se consagraba como una de las modelos mas rutilantes de la Argentina, devenida a actriz en “La Banda del Golden Rocket”, tira en la que ambos se enamoraron e iniciaron su romance.

Verlo y escucharlo a Toto es una delicada simbiosis de los dos, tiene la mirada celeste del padre – también cierto humor y algunos gestos– y la sensibilidad y la formación que le dio su madre. Su personalidad es la de un hombre educado, sincero y humilde. Es apasionado cuando habla y responde imponiendo su propio estilo. Tiene respeto por la familia, por el trabajo y siente un gran agradecimiento por la vida que le dieron.

Su madre – con quien vive- es su gran pilar a la que ama entrañablemente. No le importa que le digan que es un “mamero”. El se ríe de esos comentarios porque sabe del amor, del poder de los vínculos familiares y del esfuerzo para lograr los sueños. Entrevistarlo fue reconocer que los años pasan y rápido. Pero por sobre todo, entender que la vida – y no solo hablo desde lo profesional- nos da el privilegio de encontrarnos con seres luminosos que nos recuerdan quienes alguna vez fuimos y nos permiten sentir que el tiempo – como en el caso de Toto – nos forman y nos abrazan con el amparo de la nobleza y las ganas de ser más humanos.

— ¿Cuándo comenzó a sentir las ganas de actuar?
—Desde muy chico, creo que desde que desde que tengo cuatro o cinco años empece a sentir la pasión por esta carrera. Miraba las películas e imitaba a los actores. Lo que recuerdo es que le pedía a mi familia que se juntaran en la casa para verme actuar.

— ¿No tenía ningún tipo de pudor?
—Nada, me encantaba. Y así fue durante un largo período de mi vida. Luego, y a partir de mi amor por los animales, sentí que podía llegar a ser biólogo marino. (Se ríe) A los 14 años empecé a estudiar teatro y jamás paré.

-¿Qué es lo que rescata de sus padres a nivel actoral?
—Fundamentalmente que los dos son muy pasionales con su trabajo. Y extremadamente profesionales, y eso esta muy bueno. Aprendo de esa actitud. Ver a mi mamá en teatro es alucinante. Me conmueve. Para mí, lo que esta haciendo en “Los Puentes de Madison”, es lo mejor que le vi hacer en mi vida. Ella es una actriz del carajo, pero me conmovió como tomó al personaje e hizo de él una obra de arte, literalmente hablando. Su sensibilidad es profunda, intensa, y esto se deja ver en el escenario.

—¿Y de su padre que puede decir, profesionalmente hablando?
—Que es un actor muy versátil. Que es simpático. Su arma letal es la comedia. Mi padre por instinto es así. También lo veo muy relajado a la hora de actuar y eso está buenísimo…Es un actor que no le teme a los desafíos y no deja de trabajar y probar cosas nuevas.

—¿Qué opinión recibe de sus padres con respecto a la profesión?
—Que ser actor es una montaña rusa, que tiene altos y bajos. Y hay que tener perseverancia y sobre todo, humildad.

—Entendiendo que su padre es el dueño de la productora Pol–Ka y Director de Programación de El Trece, ¿Por qué decidió iniciar su carrera con Underground y en Telefe?
—Muchos me preguntaron si tenía algo en contra de mi padre, y yo les contento que absolutamente nada. Al contrario, por mi papá siento orgullo y respeto por su trayectoria. Pero decidí hacer mi propio camino, independientemente de mi padre. Y ambos me apoyan porque saben que yo quiero abordar esta profesión con tranquilidad y no ser de un día para el otro el protagonista de una telenovela. Creo que es la mejor manera de crecer y aprender.

—¿Quién lo educó para que no se sienta tentado por el protagonismo y no lo invada la ansiedad de ser y parecer?
—Los dos, pero yo tengo con mi vieja charlas muy profundas. Ella es muy pasional y siempre tuve conversaciones muy fuertes con mi mamá acerca de como voy a ser yo como persona y como trabajador. Y mi viejo, por su parte, me dice siempre que no me desanime, que siga adelante. Mis padres son dos influencias muy fuertes. Cuando yo le comenté a mi padre que me iba a trabajar con Underground me respetó.

—¿Quién es el responsable de su educación y de que usted, a los 18 años, piense, hable y se maneje con una notable maduración y sensibilidad afectiva? ¿Quíen lo convirtió en el hombre que es hoy?
—Mi madre.

—¿En qué siente que es el hijo de Suar?
—En la simpatía, en ser conquistador, en el mejor de los sentidos…Yo tengo los genes de él y me causa mucha gracia..

—¿Por qué cuando habla de su padre se sonríe?
—Porque me causa gracia su sentido del humor. Con mi padre nos conectamos a través del humor.

—¿Y con qué otras cosas se conectan?
—Soy parecido a mi papá en las cosas más simples y chistosas que te puedas imaginar. Por ejemplo, la ansiedad. También algunas reacciones que tengo, unos gestos que tengo…

—¿Cómo vivió en su infancia tener como madre a la mujer mas sexy y deseada de la Argentina?
—Muy celoso…Era y sigo siendo muy celoso. Mi madre es una dama y siempre se mostró de manera muy sutil. Ella me explicó que era parte de su trabajo…pero no me gustaba para nada. Te confieso, hasta el día de hoy no me gusta para nada. Porque soy celoso de mi vieja y de mi hermana.

—¿Cómo vivió la separación de sus padres?
—Era muy chico, no lo recuerdo como algo terrible, la primera vez que se separaron tenía cuatro años, después seis…No me impactó. Tampoco me dejé influenciar por eso. Acepté las cosas como eran.

—¿De la misma manera aceptó la presencia de Fabián Mazzei en el vínculo familiar?
—La llegada de Fabián fue una de las mejores cosas que me pasó en la vida. Ese hombre es maravilloso. Mis amigos lo adoran. Un tipo super presente, super compañero, consejero, te escucha, te apoya. Te digo la verdad, es una de las mejores personas que conocí en mi vida

—¿No sintió celos cuando su madre lo presentó oficialmente como su pareja?
—Para nada. Desde el día cero me transmitió una confianza que era imposible tenerle celos. Eso sí, le tuve miedo.

—¿Le tuvo miedo?
—Sí, porque lo veía alto…Siempre lo jodo recordándole que cuando lo conocí lo vi alto, con una campera de cuero y un cigarillo.

—Claro, para usted fue todo un descubrimiento conocer a alguien con semejante altura…( En referencia, y con humor, a su padre)
—Claro, nunca en mi vida había visto a alguien tan alto (Se ríe) Y desde el primer día tengo una relación de amistad y de padre. Padre, amigo, compañero. Es lo que vos quieras. El está, es eso, es lo que es. Es un hombre puro, genuino. Podría hablarte horas

—Que fuerte y que emotivo…
— Si, es fuerte por todo lo que me genera. Es precioso. Compartió conmigo casi toda mi vida. Desde que tengo ocho años… Diez años juntos…

—¿Fue usted el que le pidió a su madre que se casara con Mazzei?
—Sí, yo le dije.

—¿Usted con quien vive?
—Vivo con mi vieja. Y con Fabián comparto charlas, momentos de llanto, de alegría, comparto muchos momentos en la diaria que valoro un montón. Porque él es genuino y todo lo hace desde el corazón y se nota. Yo soy una persona muy perceptiva y lo que transmite él me relaja. Saber que siempre va a estar ahí es buenísimo…

—¿ Cómo es su relación con la ex mujer de su padre, Griselda Siciliani?
—Es una relación correcta.

—¿Que opinión le merece la confrontación mediática que vivió su familia en esta última semana?

—Innecesaria. Si hay algo que odio en la vida es ver sufrir a mi madre. Me vuelvo loco, pierdo los estribos.

—¿Cómo acompaña a su madre en los momentos de mayor dolor?
—La apoyo como puedo desde mi rol de hijo. Mi madre es una mujer muy fuerte pero cuando se siente vulnerable se deja ayudar. Yo siempre trato de acompañarla desde la palabra, el cariño y la contención.

—¿Se reconoce un hombre mamero?
—Soy muy mamero. Si hay algo con que me jode mi papá, siempre con buena onda, es que soy muy mamero. Si tenés una madre como mi vieja, siempre vas a ser un hombre mamero. Y a mi viejo lo vas a tener como un amigo.

—¿Su madre es controladora y territorial?
—Es muy cuida…(se ríe)Ahora que tengo auto, ella no puede dormir hasta que la llamo por teléfono desde la casa de un amigo y le digo que llegué. Ella me dice que la perdone, pero que no puede, que va en contra de su instinto. Por más que a veces me queje, yo prefiero que sea así . Me siento cuidado y lo valoro.

por Héctor Maugeri
(Estilismo: Tere del Valle)

 

Agradecimientos : Maria Jimena Sol para mabbypromakeup.Luciano Aparicio para Mala peluqueria.Stylismo Tere Del Valle @tvtrendy.Photographer : Gabriel Machado para estudio MCM
Raphael Steffens calzado de hombre.Converse.Herencia y Key Biscayne Argentina

 

 

7 pensamientos en “Toto, el hijo de Araceli y Suar: “Si hay algo que odio es ver sufrir a mi madre””

  1. Excelente nota, y que bellas palabras para con su madre y pareja, se nota lo bien criado que es este hombrecito Araceli siempre se mostró como una gran señora, con humildad, respetuosa,amable y agradecida de la vida, te felicito Araceli tenés un hijo que te tiene bien en lo alto,

  2. Tomas me parece un chico que se abre camino solo sin hacer portacion’ de apellido.
    Es inteligente , generoso y buena persona.
    Felicitaciones Araceli sos una gran madre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *