Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

12/10/2017

Descompensación diabética, el motivo de internación de Aníbal Pachano

Qué es lo que puede desatar este cuadro si no se trata. Aquí, un experto habló sobre los principales síntomas.

Poco más de una semana atrás, el coreógrafo Aníbal Pachano había sido internado de urgencia en la Clínica Fleni tras haber sufrido un “pico de diabetes”, según trascendidos, y se eligió ese centro porque había presentado algunos problemas de coordinación. ¿Pero de qué se trata este cuadro?

El doctor León Litwak, miembro del servicio de Endocrinología y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de Buenos Aires aclaró que “pico de diabetes” no es un término médico, pero se lo usa para referirse a una descompensación por la enfermedad, que ocurre generalmente en los pacientes con diabetes tipo 1 o insulinodependientes.

“Estas descompensaciones pueden aparecer cuando el paciente con diabetes tipo 1 no se cuidó en la comida; se aplicó menos insulina o se olvidó de administrársela;  tomó algún medicamento que tienda a subir el azúcar, por ejemplo, los corticoides; cursa alguna enfermedad como una gripe fuerte o bien se encuentra en una situación de gran estrés, que hace subir mucho el azúcar aunque no necesariamente descompensa”, explicó Litwak, quien es también profesor titular del Instituto universitario del Hospital Italiano.

El experto aclaró que “estas descompensaciones no son tan frecuentes en quienes presentan diabetes tipo 2, enfermedad en la que los pacientes no responden a la insulina, pero sí la producen”. Si bien las manifestaciones pueden presentarse, no lo hacen de una manera tan intensa y, salvo excepciones (como que el paciente curse una enfermedad intercurrente como una neumonía o un problema cardíaco, por ejemplo), no ameritan una internación.

Litwak explicó que los síntomas típicos de una descompensación diabética constan en que la persona comienza a orinar mucho, toma gran cantidad de líquido, pierde peso y presenta un cuadro de rechazo a las comidas, que puede estar acompañado de vómitos.

“En este caso, como no puede comer nada, la persona piensa que al no ingerir alimentos no se tiene que administrar la insulina, lo cual agrava el cuadro, y entonces se produce la llamada cetoacidosis diabética (una complicación grave de la diabetes en la que el cuerpo produce un exceso de ácidos en la sangre)”, indicó.

“En general los síntomas no se perciben de un minuto a otro, porque la instalación de una descompensación puede llevar entre 12 a 36 horas, dependiendo de la causa. Si por una gripe fuerte, el paciente percibe que empieza a subir su azúcar, se aplica más insulina y evita la descompensación. Ahora si la persona no toma conciencia y tarda en ir al médico, puede ocurrir más rápido”, detalló Litwak.

Agregó que el cuadro puede acarrear complicaciones porque si el paciente no recibe una hidratación inmediata y una cifra importante insulina, puede entrar en lo que se llama una acidosis metabólica, un cuadro que hoy se trata pero que hace 30 años era causal de muerte.

´”Si la cetoacidosis diabética no se trata pueden presentarse también síntomas neurológicos como problemas de coordinación y pérdida del sensorio, además de coma y muerte. Pero hoy con sólo ver al paciente y si se reconocen los síntomas característicos, ya se puede hacer una aproximación al diagnóstico, que se termina por confirmar con un análisis de glucemia y otro llamado ‘estado ácido base’ que mide el grado de acidez de la sangre”.

Por último, el experto destacó que como en la actualidad los médicos están muy bien entrenados, es poco frecuente que se presente una cetoacidosis diabética. Sin embargo, puede ocurrir si el paciente no consulta de inmediato, por lo que es importante “no dejarse estar”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *