Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

19/10/2017

Camila Cavallo & Alma Martínez

“Ser madre joven fue mi mejor elección”

Hace un año y dos meses Camila Cavallo (23) vivía en Palermo con sus gatos “Lolo” y “Mila”, y su deseo de ser madre joven era sólo una fantasía. “Todo lo que me pasó en este último tiempo fue intenso pero hermoso. Nunca dejé de tener los pies sobre la tierra. En cada decisión que tomé, desde que me mudé de mi Santa Fe natal a Buenos Aires, actué con la misma responsabilidad”, asegura Camila. Así llegó su mudanza a Nordelta con sus mascotas al poco tiempo de comenzar la relación con Mariano Martínez (38) y hace tres meses nació Alma, la primera beba de la modelo con el actor. La pareja, que también comparte sus días con los hijos que el galán tuvo con Juliana Giambroni (28), Olivia (8) y Milo (4), siempre fue consciente de lo que quería. “Mariano es mi gran amor, construimos un vínculo muy fuerte. Con él logré armar la familia que soñé. La diferencia de edad jamás se notó entre nosotros, es anecdótica. Si bien las relaciones se conservan día a día, creo en el amor para toda la vida”, manifiesta emocionada. Mientras la boyero “Mía” que ambos le regalaron a los chicos corre por la casa, Camila amamanta a la beba. “Es una santa, me deja descansar a la noche ya que se duerme tipo 23 y se levanta al otro día a las 8. Lo único que le pasa es que, como hacemos colecho, si no toca a nadie al costado suyo, llora. Tiene que sentir algún contacto para dormirse. Es re mimosa, simpática y sociable: interactúa con todos los que se le acercan. Pero al que más le sonríe es al padre, está enamorada”, cuenta. Y agrega: “Es la bebota y princesa de Milo y Olivia: la hacen jugar, la besan y la abrazan. Los mínimos celos que ‘Oli’ evidenció durante el embarazo, hoy no existen”.
Pocos minutos pasaron de las dos de la tarde. Bajo un sol radiante que traspasa la ventana, la inmensa sonrisa de Alma hacen más achinados sus ojos celestes y delatan la llegada de Mariano a la casa.“Lo reconoce inmediatamente, tienen una gran conexión. Cuando me voy a entrenar, le dejo leche en la mamadera y Alma se queda chocha con el papá. Me ayuda un montón, la bañamos juntos. Él me cuenta que con cada hijo transitás una etapa diferente”,comparte la mujer que celebró por primera vez el Día de la Madre y que conserva intacta su escultural figura. “Estoy yendo tres veces por semana a Figurella, donde adentro de una cápsula que tiene cierta temperatura para quemar las grasas hago actividad física. Me falta adelgazar tres kilos. Mariano va por su parte al gimnasio porque ambos nos dimos todos los gustos durante el embarazo y tenemos que recuperar el peso”, aclara entre risas. En cuanto a la alimentación, Cavallo detalla:“Me gustan las frutas y verduras pero, cuando las tengo en la heladera, me olvido de comerlas. Como sano pero no soy obsesiva. Adoro hacer budines de avena, banana y frutilla. Cocinar, limpiar y pintar cuadros para mí es terapéutico”. Y si bien tratan de compartir cada comida del día, el desayuno con todos los integrantes de la familia es sagrado. Tanto, como salir a caminar o ir al cine juntos. “Vivo la maternidad con mucho disfrute. Alma me realizó como persona, era mi mayor anhelo. No me imagino una vida sin ella. Más allá de que comencé a hacer algunos trabajos, priorizo la crianza de mi hija. Ser madre joven fue mi mejor elección”, concluye mientras la beba duerme plácida entre sus brazos.

Por Naiara Vecchio
(Producción: Alicia Blanco)

Agradecimientos: Fotos: Sole Rubio (Instagram: @solerubio. www.solerubio.com). Ropa: Rimmel.
Cipitria. Mimo. Maquilló: Tati Coronel (@taticoronelok). Peinó: Mar Troanes (@martroanes).

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *