Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

06/12/2017

Actualidad

La soñada boda de Floppy Tesouro y Rodrigo Fernández Prieto

“Fue una boda de película”

La noche anterior, admite, no le costó conciliar el sueño. Colgó el vestido de novia, que como buena “Susanita” escondió en otra habitación para que el novio no la viera, acostó temprano a su hija Moorea (1 año y tres meses), que quedó por unas horas al cuidado de la niñera, y con una mezcla entre ansiedad y nervios, ultimó cada detalle previo a la anhelada celebración. “Quería descansar para estar plena y disfrutar a full pero no me relajé hasta el momento de la ceremonia. Me probé la corona de flores varias veces y hasta eché a Rodri del cuarto para probarme el vestido y que no me viera antes”, rememora efusiva Floppy Tesouro (32) quien tras legalizar su unión en el Registro Civil el lunes 27 con Rodrigo Fernández Prieto (40) eligió las costas uruguayas para celebrar con una exclusiva y descontracturada “Summer Fest” de 250 invitados. Rodeados de familia, amigos íntimos y celebridades, que viajaron a Punta del Este el fin de semana y ocuparon cada una de las suites de “Casa Suaya Hotel Boutique”, cumbre del gran festejo, la pareja dio el “sí” en una emotiva pero distendida ceremonia a orillas del mar. Fiel a su deseo de caminar hacia el altar vestida de blanco, ya que el empresario prefería evitar la tradicional boda religiosa por Iglesia, la modelo aseguró que “Como buena ariana, caprichosa e hija única, pensé: si no hay iglesia… ¡me caso en la playa! Por suerte el clima nos ayudó y que haya sido en Punta del Este, donde concebimos a Moore y el lugar en el que me propuso matrimonio, fue mágico”.
Fue así que pasadas las 18, con un soñado atardecer sobrevolando las idílicas y calmas playas de José Ignacio, mientras sonaba “November Rain”, comenzó a gestarse la magia. De la mano de su papá, Ricardo Tesouro, la modelo impactó caminando hacia el altar envuelta en un sensual vestido estilo sirena con espalda profunda de Claudia Arce, que combinó con zapatos “Deattar” a tono y suave Make Up con peinado recogido de Kennys Palacios.
“El diseño fue realizado en tul de pura seda natural, en color ‘off white’ y natural, con trabajos de aplicaciones realizadas a mano de flores y detalles de cristales y con una cola importante. El segundo cambio, cortito, fue un vestido de mi última colección cápsula “Capri”, realizado en gasa de seda natural con guipur de puro algodón. Con aplicaciones y trabajos en 3D de flores en tonos natural, blanco y rosado. Para el tocado, elegimos una corona con flores naturales en los mismos tonos”, detalló su amiga y diseñadora.
La emotividad y el humor, dice Floppy, fueron el ensamble perfecto de una ceremonia inolvidable, presidida por el padrino de Moorea y amigo de la pareja, Hugo Pesano. “Lo elegimos para que nos case porque es muy divertido y no dudó un segundo en aceptar”, explicó Tesouro quien se emocionó hasta las lágrimas frente al cortejo nupcial protagonizado por su bebé, que vistió un “tutú dress”, corte princesa, de tul bordado italiano con aplicaciones de perlas confeccionado por “Noa and Mia Props”, y su incondicional mascota Jack Russell “Indy”. “More llevó los anillos como pudo y a upa. ¡No me lo olvido más! Cuando empecé a decir mis votos, ella gritó: “Bravo, mamá”. ¡Nos morimos todos! Porque con un año y tres meses entendió lo que estaba pasando entre sus padres”, destacó. Culminada la ceremonia, los invitados, entre los que se destacaron Jésica Cirio y Martín Insaurralde; íntimos de la pareja, Ezequiel “El Polaco” y Silvina Luna, Flavio Mendoza, Barbie Franco y Fernando Burlando, Nicole Neumann junto a Facundo Moyano, Claudia Fernández, Virginia Gallardo, Nicolás Repetto y Florencia Raggi, Luly Drozdek y Hernán Nisenbaum, Yanina Screpante y Ezequiel “El Pocho” Lavezzi, ingresaron al amplio deck principal ambientado por “Latin Design & Events”, con detalles florales en tonos rosas y pasteles e “inauguraron” la rústica pero elegante pista de baile. Ausente con aviso, Susana Giménez no pudo asistir al gran evento ya que debía cumplir con compromisos de su programa ese fin de semana.
“Con ‘Charly’ San Martín, mi profe de danza, improvisamos una coreo y todas las chicas nos empezaron a seguir”, destacó la flamante esposa del arquitecto quien, entre risas, reveló que fue su maestro de baile quien agarró el ramo final, “aunque después lo cedió”. La “interminable” tanda de vals, recuerda, fue un momento desopilante.“Fernando Burlando y Martín Insaurralde llegaron juntos a sacarme a bailar y se pelearon entre ellos y terminamos bailando de a tres”, relata y no duda en destacar el gran show de “El Polaco”, como uno de los más aplaudidos y la inesperada sorpresa de un grupo de amigos que le regaló a la pareja un show de fuegos artificiales que inundaron el cielo de “Casa Suaya”. En manos de “Grupo Sarapura” y Mariano Legui, cada pieza musical fue motivo de celebración. “Hubo ‘cachengue’, reggaeton y mucho Maluma. También cantamos nosotros y yo le dediqué a Rodrigo el tema “Gracias a Dios”, de Thalía, una de mis canciones preferidas”, puntualizó la flamante novia. El variado menú, a cargo del servicio de catering de la Chef Alicia Magariños y su equipo, deleitó el paladar de los invitados con exquisitos finger food y una degustación de variadas petit entrantes. Avanzada la noche, los presentes disfrutaron del clásico chivito uruguayo elaborado a la vista con grandes mesas de petit postres, brigadeiros y un final de fiesta con medialunas, sandwiches calientes y chocolatada. Al momento del brindis y hasta última hora de la madrugada, “RF Cia de bares de Ramiro Ferreri”, una de las barras más exclusivas de la Argentina, deleitó a los comensales con bebidas inaugurando su temporada 2018. Una vez más los novios confiaron en “Hobby Studio Creativo”, que aportó su creatividad tanto en la cobertura fotográfica como en la innovadora puesta audiovisual. Con la mirada detallista de Flavio Silva, el “team” Hobby inmortalizó cada movimiento de los novios desde el momento del armado hasta el amanecer.
La maratónica boda, que comenzó el jueves 30 con una íntima cena entre amigos y continuó al día siguiente con una distendida “pool party” seguida de una comida en “La Huella” para 50 invitados y coronó la unión de la pareja con una mega fiesta, se hizo realidad gracias al trabajo y la dedicación de las wedding planners de “Azares Eventos”, Noe y Loli Del Azar. “Fue un continuado increíble de cuatro días. Al domingo siguiente, hicimos unos lomitos a la parrilla, con ensalada en la pileta y almorzamos todos juntos”, sintetizó. Distendida y aún con energía pese al cansancio, desde la pileta del hotel boutique donde continuaron los festejos, Floppy observó con emoción las fotos de la noche anterior y sonrió. “Fue el broche de oro de nuestra historia. Una boda de película”, resumió sin perder jamás la sonrisa.

por Sabrina Galante

Agradecimientos: Wedding Planners: Azares Eventos, Noe y Loli Del Azar, socias de Azares Eventos. Cobertura fotográfica y audiovisual: Hobby Studio Creativo. Catering: Alicia Magariños. Barra: RF Cia de bares de Ramiro Ferreri. Ambientación: Latin Design & Events. DJs: Grupo Sarapura y Mariano Legui. Maquillaje y peinado: Kennys Palacios. Zapatos: Deattar

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *