Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

17/12/2017

Vicky Xipolitakis, prepara la navidad en New York

“Le pedí a Papá a Papá Noel un bebé”.

Dicen que es la época más bella para caminar por las calles de Nueva York. Un viento helado se cuela por cada sendero y el espíritu navideño, del “Christmas Day” se respira a lo largo de una de las avenidas más importantes de la ciudad. Las tiendas más prestigiosas, Macy´s (que es famosa por sus decoraciones desde principios del siglo 20), Barneys, Tiffany, Winston, Victoria’s Sccret, Vuitton, Bvlgari, Guess, Bloomingdale’s, Saks Fith Avenue, compiten ornamentando sus escaparates como los más mágicos cuentos. Lujo y excentricidad. Magia, frío y nieve. “Jingle Bells”, angelitos navideños con trompetas, muñecos, instalaciones, villancicos, cascabeles, renos, Santas Claus y magia. A esa magia se sumó Victoria Jesús “Vicky” Xipolitakis (30) en su primera Navidad en Nueva York, donde vive junto a su novio Javier Naselli (52).
“¡Amo la Navidad! Es una fecha muy fuerte para mí. Siento que en diciembre los ángeles están más en el plano terrenal revoloteando por todos lados. En estas fechas me siento más buena. Es mágica. Diciembre es mi mes. Justamente me pusieron de segundo nombre Jesús porque nací un día antes de la Navidad. Todo diciembre ya empiezo con el espíritu navideño. Me visto con ropa o accesorios con colores de Navidad. Celebro mucho la Navidad y me voy preparando para el 25 en todo el mes. Soy como las calles de Nueva York. Todo preparado con luces de colores, gorros de Papa Noel. Amo sentirla. Es una época del año que me hace feliz… “, cuenta la bella mujer rubia con su original traje de “Mamá Noel”, como aclara, con una taza de té caliente entre sus manos, en el luminoso living que habita la pareja en Manhattan. Afuera la temperatura no supera un grado. Adentro, en el piso con una espectacular vista a la ciudad todo es calidez y alegría.

Lee también: La millonaria vida de reina de Vicky Xipolitakis y su novio


“Decoré toda mi casa para esperar la fiesta. Esta vez me tocó preparar el arbolito en Nueva York. Me ayudó Javier porque el árbol era enorme. Después lo decoré solita y a la mañana ya estaba toda la casa decorada de Navidad. Yo elegí todo. Compré y decoré todo. El árbol es gigante y blanco, como nevado, con muchas luces y brillos, con adornos blancos y plata, Swarovski, y mucha luz. Adorné también la chimenea con tres botitas de Papá Noel. Una es la mía, otra de Javier y la que tiene las bolitas pequeñitas, que está en el medio, es del tercer integrante que ya está revoloteando y muy cerca. Así lo siento. Y creo que en cualquier momento llega para quedarse. En casa ya lo incluimos en todo lo que hacemos; fue una idea mía. Todavía no estoy embarazada pero siento que en cualquier momento se viene…“, anuncia Vicky con una sonrisa que le ilumina el alma.
“Este año pido a Dios por mis padres que amo y mi especial deseo navideño es por el amor y si es real será para siempre y que mande el bebé cuando él lo desee que nosotros lo estamos esperando con todo nuestro amor. En realidad nosotros ya lo incluimos pero igual lo puse en la cartita que le escribí.” cuenta Vicky emocionada.
“Los regalos este año los compré en la 5ta.Avenida de Nueva York. Por eso vamos a festejar dos ó tres veces la Navidad. Ya me compré hasta la ropa que me voy a poner el 24 a la noche. Estoy muy ansiosa. Ahora ando con el traje de Papa Noel que también me compré en una tienda navideña.Tengo ya armados los regalitos para mamá, papá, Stefy, su novio, Nico, Javi, abuelos y amigos. Compré ropa, perfumes, zapatos, maquillajes, cosas de polo. Amo ver a la gente después abriendo sus regalitos, con alegría, y ver sus rostros de sorpresa. Sé que vine a este mundo a dar felicidad. Fui y soy muy Mamá Noel y eso me llena el alma” agrega.
Victoria viajará a Buenos Aires el 21 de diciembre ya que el 22 es el cumpleaños de su madre y el 23 el de ella.”Es el primer año que lo vamos a celebrar con Javier y toda la familia unidad. Porque para mí una Navidad sin familia no es Navidad. Como ya es tradición, la pasamos en el salón de fiestas de mi casa, en Lanús. Que estará todo decorado y con la comida riquísima que hacen en mi familia. El 8 se debe armar el arbolito pero como yo estoy en Nueva York lo armé acá y el día que llego a Buenos Aires, los cinco de la familia, todos juntos, con todas las manos unidas, ponemos el pico final, la estrella, al arbolito…”

Por Gaby Balzaretti

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *