Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

12/01/2018

Actualidad

Luciano Castro y Sabrina Rojas: “Surf & Love”

En Mar del Plata con sus hijos.

No cumplen horarios ni siguen rutinas cuando están de vacaciones, aunque sí una premisa: sin importar el pronóstico del tiempo Sabrina Rojas (37) y Luciano Castro (42) pasan sus días en el mar y en compañía de sus hijos, Fausto (2) y Esperanza (4) y el heredero mayor del actor, Mateo (16). La pareja, habitué de Mar del Plata, ciudad en la que vive la familia de él, llegó el 27 de diciembre para, como ya es tradición, recibir el Año Nuevo junto a sus afectos más íntimos y quedarse durante todo enero. Sin compromisos laborales, ya que ambos terminaron sus respectivas tiras de 2017, pasan sus tardes junto a amigos y familiares, en el balneario “South Beach”, en la zona del Faro. Los inagotables juegos con baldes en la arena, los “chapuzones” en el mar para apaciguar el calor y los almuerzos a la sombra, forman parte del itinerario habitual de la familia.

“¡Ahora que ninguno de los dos está trabajando somos libres! Me gustó mucho formar parte del elenco de “Golpe al Corazón” este año pero está bueno compensar ahora con la familia y pasar tiempo con ellos. Extrañaba mucho estar en casa todos juntos. Venimos todos los veranos a Mar del Plata y acá tenemos familia y amigos, así es que siempre la pasamos bárbaro. Si bien nuestros hijos se copan con el mar, son más pileteros”, contó Sabrina a CARAS mientras armaba castillos de arena con sus hijos. Además, aseguró que aunque aún no recibió propuestas para el 2018 anhela volver pronto a la TV.

Lee también: Luciano Castro empezó a ensayar para el Bailando con Peter como coach

Lejos del bullicio y ritmo acelerado de la ciudad, cada jornada en la costa es un disfrute. Los días comienzan muy temprano y culminan cuando el sol se esconde. Sobre todo para el galán de “Las Estrellas”, quien desde hace años practica surf, una de sus grandes pasiones además de la actuación y el boxeo. Asegura sentirse un privilegiado de poder despuntar el vicio a diario desafiando las grandes olas marplatenses. Conocido por su dedicación por el cuidado de su trabajado físico (el año pasado le confesó a Tinelli que realizaba mil abdominales por día) y por los tatuajes en la espalda (un gran dragón) y brazos (donde están los nombres de sus hijos, la palabra amor y siempre), su metro ochenta y cinco no pasa inadvertido. “Hubo años en los que me enganchaba con el surf y lo acompañaba a Luciano. Pero ahora él practica y yo me quedo mirándolo en la orilla. A veces nos metemos juntos, muy de vez en cuando, pero ambos en una misma tabla”, señala Rojas. Mientras Luciano, entre risas, le comenta a su mujer en voz baja: “Cuando me pongo el traje de surf me siento Patrick Swayze en la película Punto Límite”.

Lee también: Sabrina Rojas le pegó un palito a Siciliani por blanquear su affaire con Castro

El jueves 4 por la tarde, con la complicidad de Fausto, a quien Castro denomina su “mejor ayudante”, aprovechó para practicar la apasionante disciplina acuática y demostró, durante más de media hora, su destreza sobre la tabla. Promediando las 17, tras compartir un almuerzo familiar en la carpa del balneario, mientras Sabrina se bronceaba en la reposera junto a su hija mayor, el actor optó por una última zambullida en el mar junto a su heredero Mateo, fruto de la relación con su primera mujer. Cómplices y divertidos, hicieron “piruetas” en el agua y sorprendieron por su notable parecido físico. Como es habitual, el galán lució sus trabajados abdominales y cuerpo cubierto de tatuajes, aunque su hijo adolescente no se quedó atrás. Tiene 16 años, practica boxeo y dejó al descubierto su también marcada “tabla de lavar” despertando los suspiros de las chicas.
Una vez más, la sólida pareja que en diciembre celebró su primer aniversario de casados, cumplió con su tradición de arrancar el año en Mar del Plata, disfrutando sus días de vacaciones, en el mismo escenario donde, en 2010, escribieron los primeros capítulos de su historia de amor.

por Sabrina Galante
(desde Mar del Plata)

MAXIMO GOMEZ

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *