Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

06/02/2018

Endoscopía digestiva alta: el estudio que se realizó Débora Pérez Volpin

La periodista falleció tras realizarse esta técnica diagnóstica de rutina que requiere una sedación para realizarla.

Falleció tras realizarse esta técnica diagnóstica de rutina que requiere una sedación para realizarla.
Expertos explicaron a Caras Salud los detalles del procedimiento.
Conmoción y sorpresa causó la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, quien falleció por un paro cardiorrespiratorio luego de haberse realizado una videoendoscopía
digestiva alta (VEDA), un procedimiento de rutina que requiere de una sedación. Según trascendió, la exconductora de Arriba Argentinos había ingresado al Sanatorio de la Trinidad por dolores
abdominales y quería estudiar valores hepáticos alterados.
¿Pero qué es exactamente una endoscopía digestiva alta? El doctor Luis Caro, médico gastroenterólogo y director general de Gedyt, explicó a Caras Salud que esta técnica diagnóstica consta en “la colocación de una sonda con una cámara en su extremo que ingresa por la boca, y pasa por el esófago, el estómago y el duodeno para revisar la mucosa que recubre estas tres estructuras”.

Lee también: Débora Pérez Volpin en familia, abre su hogar

La cámara o lente transmite las imágenes a un monitor para comprobar las causas de dolores, molestias, acidez o ardor, por ejemplo, las úlceras y las gastritis.
Caro explicó que para realizar una endoscopía no se necesita anestesia general, sino que se utiliza la llamada neuroleptoanalgesia, por lo general con una droga llamada propofol. “Se trata de una
sedación con riesgos mínimos para pacientes ambulatorios”, indicó. Aunque los peligros pueden ser mayores en individuos “que estén sangrando o con úlceras perforadas”.
Por su parte el doctor Marcelo Campos, secretario Científico de la Asociación de Anestesia, Analgesia y Reanimación de Buenos Aires, explicó se suelen utilizar para los procedimientos de
este tipo “hipnóticos de acción corta, que conllevan a una sedación consciente pero profunda”. “El efecto de esta sedación dura mientras se administra, porque cuando se corta el paciente se
despierta”, indicó Campos y agregó que si bien pueden surgir complicaciones, tranquilizó a la población al decir que son eventos “de muy baja frecuencia”.
Ambos especialistas enfatizaron en que se debe conocer la situación previa del paciente para determinar si factores predisponentes pueden llevar a complicaciones en procedimientos de rutina. Incluso Caro recordó que pueden presentarse infartos con síntomas fácilmente confundibles con los de una gastritis, como ardor en la boca de estómago.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *