Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

06/03/2018

Fabián Cubero: “Mis hijas quieren conocer a Mica”

El futbolista, tras superar la separación de Nicole Neumann, vive su mejor momento y confiesa que sus niñas aceptaron su nueva relación.

No sólo es un futbolista de elite, capitán y emblema de Vélez Sarsfield, y un cotizado modelo, sino que también Fabián “Poroto” Cubero (38) es un padre dedicado y amoroso con sus hijas, frutos de su relación con Nicole Neumann (37). Convertido en uno de los hombres más deseados desde que se separó de la top model, el deportista no se sube a la cresta de la ola y disfruta de Indiana (7), Allegra (5) y Sienna (3) todo el tiempo posible. Soltero codiciado ahora parece que el amor tocó su puerta y está inmerso en una relación con la ‘chica’ “Combate”, Micaela Viciconte (28), aunque él prefiere utilizar el término “amigos” para definir su vínculo.
En un encuentro exclusivo con CARAS, el futbolista abrió su corazón y compartió parte de su intimidad. Fabián se define como un papá “full time”, que ama cocinarle a sus hijas y estar presente en todos los momentos de sus vidas: “Soy un padre que continuamente está en el día a día de sus pequeñas. Mi vida son ellas y el fútbol. Son mis grandes amores”, confiesa.

—¿Cómo se evalúa como padre?
—Me defino como un padre muy presente que disfruta el minuto a minuto de estar con sus hijas y soy una persona que sufre mucho cuando ellas no están. Desde que nacieron siempre les dediqué todo mi tiempo; son mi prioridad. Cuando nació Indiana yo fui el que le cambió su primer pañal… Ellas son mi vida. Me siento en un estado de amor total y profundo.

Lee también: La palabra de Nicole, tras el blanqueo de Cubero y Mica Viciconte

—¿Tiene más trabajo como papá desde que se separó de Nicole?
—No, la verdad es que no; por esto mismo que recién contaba. Siempre me gustó participar en la crianza de las nenas. Hoy en día todo lo que hago ya lo hacía antes cuando estaba casado. Mi rol de padre es muy participativo. Cuando las chicas están conmigo, me ocupo de todo sin ningún problema. No soy el típico papá que se pone a ver un partido de fútbol y se olvida de sus hijos. Si estoy viendo algo en la tele y viene una de las chicas y quiere tomar la leche, por citar un ejemplo, dejo lo que estoy viendo y me ocupo.
—Hace unos instantes dijo que cuando no está con sus hijas sufre, ¿Qué hace para dejar de sufrir?
—Me refugio en mis amigos. Cuando no estoy con ellas me falta algo y entonces disparo. Salgo a comer o me voy a la casa de algún amigo a tomar unos mates y charlar. Lo peor que uno puede hacer es quedarse en la cama mirando el techo. Hay que despertarse y activar. Mis hijas son el gran sostén de mi vida.
—¿Es un padre de poner límites o antes de ponerlos se sienta a conversar con sus hijas?
—Soy más de conversar las cosas e ir viendo cómo le encontramos una solución al problema que se presente. No soy de los que cuando las chicas hacen alguna macana les pongo un castigo. Primero charlamos. No tengo el reto fácil y el enojo tampoco. Por supuesto que hay momentos en los que uno debe poner límites pero trato de no llegar a esa instancia. Entiendo que son chicas y que a veces revolucionan todo.
—¿Siente que es un mejor padre que cuando estaba casado con Nicole y vivían los cinco juntos? Dicen que a veces cuando una pareja se separa los roles se potencian…
—Sí, lo he escuchado de gente conocida, de amigos, de allegados, pero yo no, no me siento mejor padre o que hago algo mejor que antes. Me siento igual que cuando estuve en pareja.
—¿Cuál es su mayor virtud como papá?
—Ser todo cuando las nenas están conmigo —no quiero que se malinterprete por eso aclaré, cuando están conmigo—. Me dedico a hacer todo. Les cocino, las baño, las peino, les juego… Mi mayor virtud es estar presente. Les hago pastas, milanesas, lomo a la mostaza, hamburguesas caseras, puré de papas… Me gusta mucho cocinar. Ellas miran tele y papá cocina.
—¿Con cuál de sus tres hijas tiene más afinidad en este momento?
—Y… Con Sienna, la más chiquita, porque justamente es la más “peque” de todas. Tiene tres años y es muy pegota. Es muy “papera”. A las otras dos les cuesta encontrar el lugar para compartir, pero igual yo siempre tengo tiempo para divertirme con cada una de ellas.
—¿Cómo define a cada una de sus hijas?
—La más chiquita es un pegote a la que le encanta agarrarme las orejas. Está todo el día encima de mí. (Risas). Allegra es más extrovertida, tiene sus momentos. Es muy cariñosa y a veces se ve desplazada por Sienna. Quizás ella viene a darme un abrazo y enseguida “Sienni” la quiere sacar. Yo trato de explicarle a la “peque” que tiene que dejar a sus hermanas poder estar con su papá pero para ella, yo soy exclusivo. “Indi” es muy cariñosa también. En realidad las tres son muy afectivas. Indiana, como es la mayor, es la más independiente de todas. Por suerte se llevan bárbaro y juegan mucho juntas.
—¿Le gustaría volver a estar en pareja y quizás ensamblar a su familia?
—Eso es algo que realmente no lo pienso hoy en día. Imagino que en un futuro sí lo pensaré o me gustaría. Hoy no lo veo cercano. Siempre fui una persona de estar muy pegada a la familia, así es que en un futuro sí me gustaría volver a estar en pareja.
—Ahora está en pareja con Mica Viciconte, después de muchas idas y vueltas ya se mostraron juntos varias veces…
—(Risas, se tienta, duda y piensa qué responder). Es mi amiga (otra vez se ríe). Es muy temprano para hablar de noviazgo o pareja. Estamos juntos y nos estamos conociendo.
—¿Qué es lo que más le gusta de ella?
—Que es una chica sencilla, bella y que no tiene vueltas. Pero sobre todo porque pegamos muy buena onda desde el primer momento. Es una gran compañera.
—Fueron fotografiados en un bowling, saliendo de la casa de ella… ¿Va a seguir negando que son novios?
—Vos poné amigos. Somos amigos. Paso a paso.

Lee también: Las 40 fotos que confirman el romance de Fabián Cubero y Mica Viciconte

—¿Ya pensó en presentarle sus hijas a Micaela? Nicole, su ex, dijo que ella no tiene problema en que las chicas la conozcan…
—Sí, ya está hablado con “Mica” y sobre todo con las nenas. Se las presentaría como amiga. Para empezar… como amiga. Es más, ya tengo programado cuándo se las voy a presentar. Va a ser con una pareja amiga así no estamos solos, algo que quizás sería muy fuerte. De a poco, a “Mica” la voy a ir integrando a la familia.
—¿Las nenas la quieren conocer?
—Sí, por supuesto. Ellas ya me dijeron que tienen ganas de conocerla. Pero como dije antes, en un principio la voy a presentar como amiga.
—Volviendo a su ex matrimonio, ¿Extraña algo de cuando vivía con Nicole y las nenas?
—Y… No, la verdad es que no. Todas las cosas que hacíamos con ellas y Nicole yo las sigo haciendo solo con las nenas. No extraño nada. Disfruto todo. Sí me dolió que se haya roto la mesa familiar pero acá seguimos siendo una familia de padre e hijas. Ya la separación se superó hace mucho tiempo y es parte del pasado. Hoy me siento muy cómodo como estoy, lo pasado pisado. Estoy muy feliz hoy en día.
—¿Sus hijas no le piden que vuelva a estar con su madre?
—No, en absoluto. No dicen nada y entendieron que sus papás se separaron y que siempre van a estar para ellas a pesar de no estar más en pareja. Jamás me hicieron un planteo de ese tipo.
—¿Y qué es lo que más le piden sus hijas?
—Indiana siempre me pide que invite amigas a dormir a casa o si vamos a comer afuera que también lo haga. Sienna siempre quiere que la lleve a la plaza, a los juegos y Allegra está mucho con el tema de mirar tele, siempre me pide de ver algo juntos.
—¿Sus hijas tienen asumida la separación de sus padres?
—Sí, la tienen súper clara y no presentan ningún conflicto.
—A pesar de estar con Micaela, ¿En algún momento se planteó volver con Nicole?
—No, no, para nada. No hay chances. Ya se terminó todo lo que hubo en su momento. Se cortó. Pasaron muchas cosas en el medio y ya no hay chances. Hoy en día tengo bien en claro que con Nicole no hay vuelta atrás.
—¿Qué opina de las idas y vueltas que tuvo su ex mujer con Facundo Moyano (32)?
—Prefiero no opinar del tema. Yo hablo de todo y una vez me sacaron de contexto y no me gustó, así es que prefiero no hablar ni de Nicole ni de ninguna otra persona. Cada uno con su historia.
—Hace poco Nicole dijo: “La promo minuto de fama de este año ya la cerré, no me interesa hablar de nadie. Voy a abrir un libro de agradecimientos…”, y muchos no sólo consideraron que fue un mensaje hacía Facundo Moyano, sino que también lo fue para usted, ¿Se siente aludido o tocado por los dichos de su ex esposa?
—No para nada, no me siento aludido. Si bien tuve una exposición mediática más grande cuando estuve con ella, primero no fue algo que busqué, y después yo ya era un tipo conocido por mi rol de futbolista. Siempre fui popular en el ambiente del fútbol. Al empezar una relación con ella esa popularidad aumentó pero fue de forma natural no por algo que yo hubiese buscado. Así es que lo que dijo a mí ni me roza. Yo creo que la gente me reconoce por méritos míos y por quién soy y fui en una cancha de fútbol. A mí nunca me intereso ni me interesa la fama. Sí me gusta y me enorgullecen los comentarios de la gente, de los desconocidos, de los conocidos que dicen que soy un buen tipo, un gran padre… Eso me hace feliz porque quiere decir que uno está haciendo las cosas bien. Yo no recibo malos comentarios de la gente y siempre tengo un trato extraordinario con todo el mundo. Ven en mí un buen tipo y eso es lo único importante que tiene la fama o ser conocido. Yo siento que a la gente le llegué por cómo soy.
—¿Qué siente que tienen sus hijas de usted?
—De mi heredaron el amor por la familia. Son muy familieras las tres. Siempre le inculcamos con Nicole el amor a la familia. Mueren por sus abuelos, por sus primas y sus tías. Es algo en lo cual yo siempre trabajé; en bajarles el mensaje de que la familia es algo maravilloso y que hay que cuidarla. La verdad estoy muy orgulloso y contento de que hayan heredado eso de mí. Me emociona el amor por la familia que tienen. Yo toda la vida estuve rodeado por mi familia y ellas viven de la misma forma.
—Mirando hacia atrás y habiendo superado hace mucho su separación de Nicole, ¿Qué piensa que ganó?
—Tener la libertad de tiempos y horarios que antes cuando uno convive en familia no tiene. Estando soltero uno maneja sus tiempos y toma decisiones en soledad. Otra cosa no le veo realmente. Hoy no negocio con nadie. Manejo mis días. Con Nicole estamos muy bien organizados con las nenas. Ella las tiene tres días y yo dos y los fines de semana vemos cómo hacemos porque yo juego al fútbol y no siempre lo hago los domingos.
—¿Tiene buena relación con ella?
—Sí, tenemos excelente relación y la buena onda que hace que todo sea más fácil y llevadero. Mantenemos mucho diálogo.

Por Federico Levin

Fotos Produccion: Federico De Bártolo
Fotos: Maximo Gomez y Movilpress