Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

19/04/2018

“La Chipi”, más sensual que nunca, reveló la particular terapia que salvó su matrimonio

La bailarina develó el método para mantener la pasión, tras 14 años de matrimonio. "No me separaría por una infidelidad", dijo.

Desde que se reencontró con su faceta como bailarina y asumió un perfil más mediático, Mariela “La Chipi” Anchipi (40) tuvo que afrontar todo lo que viene con la exposición y un agenda llena de trabajo y compromisos. Pero lejos de arrepentirse de su faceta más mediática y demandante, y una que la mantiene más tiempo fuera de casa, la coach y mujer de Dady Brieva (59) dice que el cambio lejos de afectar el vínculo de pareja lo fortaleció.

Lee también: El descargo de Dady Brieva por las fotos súper sensuales de su mujer

Pese a que, tiempo atrás y en pleno destape de la “Chipi”, como se la conoce a la ex coach y participante de “Bailando por un Sueño”, contó que el comediante trabajaba con una psicóloga para superar los celos.
“No pensé que a los 40 años me iba a encontrar con contrato renovado como bailarina. Fue como reencontrarme con un viejo amor, pero ahora sintiéndome más fuerte. Y Dady asimiló todo lo que me pasó y pasa y se hizo súper compañero. No sólo me acompaña, sino que me ayuda con los contratos y para mí es fundamental su opinión. El siempre tiene una palabra que hace despertar en mí una vibra diferente. Para poder cerrar necesito su orientación. Él es y va a ser siempre muy celoso, los dos lo somos, porque Dady era celoso hasta de que yo invirtiera mucho tiempo en mi trabajo, pero eso es algo que pudo revertir”, confiesa Mariela, quien ensaya hasta los fines de semana para “Striptease”, la obra con coreografía de Carlos Trunsqui que la tendrá como protagonista del último de cuatro segmentos, en el teatro de la Rivera, y con la que debutará el 27 de este mes.

La terapia ha sido, según la bailarina—también al frente de “Thriller”, show que reestrenó los sábado en el teatro Hasta Trilce tras coronarse Mejor Espectáculo en los Premios Tango 2018—un gran aliado para la vida en pareja.

Lee también: El “Permitido” de Mariela Anchipi la mujer de Dady Brieva

“Nosotros hacemos una terapia que no es la tradicional, que se llama “Código Propio”. Vamos cada vez que surge algún disparador, que son como pequeñas alarmas que vemos que no podemos manejar. Estamos pendientes de esas cosas. Íbamos de forma individual y luego nuestra terapeuta nos sugirió ésto. Y la terapia nos ayudó un montón como pareja, pero nunca estuvimos en rojo. Ni parecido. Nuestro problema era el desencuentro, el no poder tener mucho tiempo juntos. Entonces nos propusimos este año pactar a principios de 2018 cuatro vacaciones en el año. Y en base a eso organizamos el trabajo”, cuenta Anchipi, quien luego de 14 años de amor con Dady se atreve a dar su “fómula”: “Nosotros éramos muy muy apasionados y ahora tenemos una pasión media. Necesitábamos estar mucho tiempo juntos. Hay una admiración y un deseo muy grande, porque lo nuestro fue algo mágico, muy alucinante, fue fuerte encontrarnos. Y ahora que tenemos chicos y hacemos colecho, nos ponemos el despertador de madrugada y nos escapamos a alguno de los otros tres cuartos que tenemos en la casa. Ellos se quedan dormidos y nosotros no vamos a jugar a las escondidas, a portarnos mal (risas) Además, un día a la semana tenemos una noche para nosotros en la que salimos y los chicos ya saben que sus padres van a a tener un noche de novios, y se quedan re contentos. También lo hacemos durante las vacaciones. Somos como amantes. Estamos súper bien como pareja, en un muy lindo momento”, sintetiza.

Al igual que su esposo, quien recientemente confesó que “No te separás por un infidelidad. Te separás si se acabo el amor”, Mariela asegura que un affaire puede no ser concluyente en la vida de a dos. “Comparto ese pensamiento, sí, a pleno. Me parece que la gente primero deja de amar y después trata de buscar la excusa para salir de un lugar y en el proceso va lastimando a mucha gente. Creo que es algo que decanta. Es algo que hasta podría perdonar. Si hay amor, si lo amo, no me importa lo que digan, voy a tratar de no perderlo, de cualquier forma”, concluye Anchipi, quien junto a su esposo mantiene vivo un sueño: “Nos queremos volver a casar porque Rosario (5), nuestra hija (también tienen a Felipe, 7 ) quiere estar y llevar el ramo y los anillos. Es una idea que está y casi concretamos el año pasado. Lo vamos a organizar con tiempo. Queremos una ceremonia católica, pero él ya se casó por iglesia y hoy es imposible. Por ahí en algún momento se de el indulto papal y las parejas que quieran casarse puedan hacerlo”.

por Kary Lopez

GABRIEL MACHADO

Agradecimientos: Maquillaje Celeste Uría.
Peinado Marcela Amarilla. Estilismo Mariano Caprarola. Ropa Ana Pugliesi. Suki Cohen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *