Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

05/05/2018

Actualidad

Raúl Lavié cuenta todos los detalles sobre su protagónico en “El Violinista en el tejado”

En exclusiva con CARAS el protagonista afirma que es un gran honor realizar este musical, que brilla en la calle Corrientes ¡Mirá!

Tiene ese tipo de presencia que solo se consigue tras una intensa vida, por una carrera extensa alimentada por éxitos, y por haber fundado una familia numerosa llena de amor. Se nota cuando Raúl Lavié (80) ocupa un espacio frente a nosotros, porque es dueño de aura inconfundible. Con un impecable esmoking, juega a ser James Bond y hace reír a todos, mientras se prepara para posar para CARAS en la previa de lo que será el gran estreno de “El Violinista en el Tejado”, el famoso Musical de Joseph Stein, con música de Jerry Bock y letras de canciones de Sheldon Harnick.

Lavié acomoda su moño y celebra ser el cantante y actor protagónico de este emblemático Musical, con la confianza que le da haber brillado en otras joyas del género como “El Hombre de la Mancha”, “Hello Dolly”, “Zorba, El Griego”, “Annie”, “Gotan”, “Víctor Victoria”, “Jekyll & Hyde”, entre otros. “Los clásicos tienen el poder del éxito inmediato y de lo que se ha mantenido en el gusto del público. Nosotros con el ‘Violinista en el Tejado’ no esperamos saber lo que va a pasar, sino que ya sabemos que es un éxito. A tal punto que antes de estrenar ya tenemos vendidas varias funciones a diferentes entidades, por el interés que despiertan los clásicos”, afirma el icónico actor que encarnará a Tevye, el célebre lechero de la obra que se presentó a partir del 20 de abril, en el Teatro Astral, con un gran elenco de reconocidos actores y cantantes.

Lee también: Raúl Lavié y Laura Lavié se casan por tercera vez

“El Violinista en el Tejado” se estrenó en Broadway en 1965 y recibió 9 premios Tony, incluyendo Mejor Musical. Ésta, su tercera producción en la Argentina (la primera versión la protagonizó Raúl Rossi, y la segunda, Pepe Soriano), volverá a narrar la historia de una comunidad judía asentada en la Rusia de principios del siglo XX. “Debuté en teatro hace 53 años. Lo hice en una Comedia Musical adaptada llamada ‘Locos de Verano’, con un elenco maravilloso. Eran actores que cantaban. Yo era co-protagonista siendo un cantante que debutaba como actor. Después empecé todo lo que se puede hacer en teatro. Comedia, Comedia Dramática, Comedia Musical, Vodevil, Sainetes, Unipersonales, etcétera. El teatro para mí es la madre de todas las artes actorales”, agrega Lavié, mientras acaricia su tupida barba blanca.

En la producción de CARAS, realizada en el Hotel Savoy (donde los artistas fueron agasajados), participan también quienes interpretan a las hijas del personaje de Raúl Lavié: Sabrina Garciarena (34), Florencia Otero (28), Manuela Del Campo (21) y Julia Tozzi (23), todas engamadas en el colorado para la foto principal. Entre ellas hay una mezcla de orgullo y agradecimiento, ya que tan icónica obra era un sueño en sus carreras, sumado a la hermosa oportunidad de compartir el escenario con un grande como Raúl Lavié. “El director Gustavo Zajac me propuso este personaje llamado Tzeitel, que constituye un trabajo actoral fuerte y un desafío enorme —explica Garciarena—. Esta es la primera vez que hago una Comedia Musical y estoy feliz”. Sabrina hace una sesión fotográfica tan profesional como emotiva con Lavié, y continúa explicando: “Tzeitel es la hija mayor, viven en Rusia en 1902, es a las que la casamenteras en cualquier momento le van a encontrar un marido. Trabajar con Lavié es un placer, es un señor maravilloso, con un carácter espectacular y un talento inigualable. Una voz única, creo que nunca se va a volver a ver un Tevye con esta voz”, agrega.

Flor Otero, con una amplia trayectoria en Musicales, festeja también su inclusión en este elenco de lujo.“Estoy acostumbrada a hacer obras más rockeras, de otro estilo. La primera que hice fue un clásico como ‘Los Miserables’, esta es el segundo clásico que hago después de tantos años. Es hermoso volver a las raíces de lo que es el género, además enfocándonos en esta cultura y tradición tan linda que propone ‘El Violinista…’, y encima con este elencazo. Mi personaje es la segunda hija, Iodel, que se termina enamorando de un profesor que llega a su casa, para darle clases a su familia a cambio de comida. Es un personaje hermoso —afirma Otero, antes de referirse a Lavié—. Con Raúl habíamos compartido shows, pero es la primera vez que actuamos juntos. Hace que todo sea más fácil, una siente un apoyo genial, arriba y abajo del escenario. Es un gran compañero, un ejemplo. Un dato curioso: Marisol, mi hermana, había hecho mi mismo personaje cuando de Tevye hizo Pepe Soriano”, dice.

Por su parte, Manuela Del Campo (Actriz de Multitalent) afirma que es su primer Musical con un elenco tan grande.“Es una obra que soñaba hacer desde hace mucho tiempo, porque me sé todos los temas desde que soy una niña. Crecí con las canciones de ‘El Violinista…’, los cantaba en las clases de teatro y de canto. Cuando me lo propusieron, pude tacharlo de mi lista de sueños. Mi personaje es Chava, la tercera hija, es una chica muy introspectiva, la oveja negra de la familia, le gusta mucho leer, es muy intelectual, y no se siente identificada con la forma de pensar del resto de los integrantes. Raúl es perfecto para este rol. Es un honor compartir el escenario con una figura como él”, confiesa.

Julia Tozi tampoco oculta su fascinación por participar en esta obra.“Representa un desafío grandísimo. Mi personaje es Sprintze, la más chiquitita de las cuatro hermanas. No piensa en casarse como las demás, es muy alegre y juguetona, la que le da alegría a la familia. Es grosísimo laburar con Lavié,y todo el elenco está conformado por profesionales de la hostia”, agrega.

Raúl Lavié posa con un violín, en un aceitado duelo entre su carisma y la lente del fotógrafo. “A esta edad es mucho más exigente subir al escenario, pero me siento joven: ¡Inmediatamente me aprendí de memoria un libro bastante extenso! Mi personaje es muy afín a lo que yo soy como padre de familia, como abuelo, como esposo, porque es un patriarca de un hogar”, afirma el actor que hace 35 años vive enamorado de su mujer, Laura Basualdo, y que es padre de Dolly (55), fruto de su relación con Lidia Labarque; de Leonardo (53) y Gastón (48), que tuvo con Lidia “Pinky” Satragno; además de Manuela (36) y Agustina (34), que tuvo con Laura. También es abuelo de 10 nietos: Facundo (34), Mauro (33), Luli (25), Simón (21), Isidoro (18), Miranda (16), Juana (6), Felipe (4), Joaquín (3) y Rafael (dos meses).

Lee también: Juliana Awada y Mauricio Macri en la boda de Raúl y Laura Lavié

—A los ochenta, con tanta experiencia y camino recorrido, ¿cómo vive los temas que hoy discute la sociedad, relacionados con el empoderamiento de la mujer?
—Yo creo en las féminas, no en las feministas. El dicho popular afirma que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Yo digo que no es así, yo afirmo que al lado de un hombre hay una mujer importante. Porque la mujer es la que en definitiva nos ayuda a crecer son sólo en nuestra profesión, sino en lo que somos como hombres. Por eso yo respeto y amo muchísimo a las mujeres. Tengo hijas y nietas, y me gusta verlas crecer independientes.

—Precisamente en esta obra, el protagonista tiene una relación muy especial con las mujeres…
—Las chicas del elenco, que hacen de mis hijas en la obra, hasta también podrían ser mis nietas. Son mis hijas como personajes, pero abajo del escenario las siento también como si lo fueran. La verdad es que es un elenco de chicas maravillosas. La pasamos muy bien, soy un señor adulto, que puede ser su papá o su abuelo, pero compartimos afecto, cariño y respeto.

—¿Cómo hace para mantenerse tan vital?
—Cuando decidimos que iba a hacer “El Violinista…”, sabía que tenía que estar dos horas sobre un escenario, actuando, cantando, moviéndome, y por eso sentí que debía prepararme para dar lo mejor. Por suerte, la cabecita me anda muy bien. Tengo algunos achaques de cuando jugaba al fútbol, lesiones que no fueron tratadas. A mí me atiende una masajista desde hace diez años, y ella también es profesora de Yoga. Así que empecé con ella a hacer Asanas dos veces por semana, durante una hora y media, y termino reventado. Pero siento que me está solucionando mis problemas motrices.

—¿Qué sabor diferente encuentra en subir a un escenario en esta etapa de su vida?
—Yo quise que Gustavo Zajac sea el director de “El Violinista…”, confío plenamente en él. Me dirigió en “El Hombre de la Mancha”, obra con la que recibí muchísimos premios. Su forma de trabajar es un lujo. Hacer esta obra en esta etapa de mi vida es un Don del Cielo, para seguir creciendo. Cuando uno piensa: “Hasta aquí llegué”, es porque no tiene nada para dar. Pero cuando uno tiene todavía la posibilidad, ya que estoy bien física y mentalmente, entonces quién sabe lo que me deparará el futuro. Eso es lo hermoso que tiene mi profesión.

por Fabián Cataldo
(Produción: Alejandro Luciani)

Alejandro Palacios

Agradecimientos: Asistente de fotografia: Cecilia Berardinelli, Alejandro Caminero.
MakeUp/Peinado Elvira Hasenclever
@Hasen_mkandhair.
Julia Hopp @julihoppmakeup. Ana Ayala Estilista. Hotel Savoy www.savoyhotel.com.ar. Agustino Collezioni www.agustino.com.ar. Claudia Arce
@claudiaarceok. Claudio Cosano @claudiocosano. Por Garciarena: Justa Petra/Las Pepas/Ricky Sarkany. Est. Maite Irazu. Pelo: Carmen da Silva/MakeUp: Micky Nazar para Frumboli con Lancome.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *