Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

10/05/2018

Evangelina Anderson donó sus óvulos para que otras mujeres puedan ser madres

Todo sobre la ovodonación, desde el marco médico y legal.

Lo comunicó a través de las redes sociales y definió su decisión como su “pequeño granito de arena” para ayudar a las mujeres con dificultades para concebir. Todo sobre la ovodonación, desde el marco médico y legal.

Evangelina Anderson, la modelo casada con el futbolista Martín Demichelis y madre Bastian (8), Lola (5) y Emma (1) publicó en redes sociales la decisión de donar sus óvulos de forma voluntaria y definió su gesto como su “pequeño granito de arena para hacer feliz a otras mujeres que desean ser mamás” y presentan dificultades para concebir.

La exvedette escribió en su cuenta de Instagram un emotivo mensaje que arrancaba con la frase: “Hoy es un día muy especial y quiero compartir mi enorme felicidad con ustedes que siempre me acompañan en los momentos más importantes de mi vida. Llegó el día,tomé una decisión que venía pensando hace rato y tenía mucha ilusión y ganas” y luego de compartir que ya pasó con éxito exámenes físicos y psicológicos, dijo que estaba en condiciones de iniciar el proceso. Su posteo finalizó con el hashtag #Dando amor.

El doctor Mariano Sasiain, especialista en Medicina Reproductiva, explicó a Caras Salud que la ovodonación es un tratamiento de alta complejidad de fertilización asistida en el cual se utilizan óvulos de una donante joven que ya tiene hijos y se los destina a una receptora que presenta alguna falla en su fertilidad, por ejemplo edad materna muy avanzada o fallo ovárico. En la Argentina se realiza en mujeres de hasta los 50 años en concordancia con convenciones de las sociedades científicas en la materia.

“Unimos los óvulos donados a los espermatozoides y realizamos embriones, que son colocados en el útero de la mujer receptora. Cabe aclarar que este procedimiento se realiza de forma completamente anónima, tanto para la pareja que recibe los óvulos como para la donante”, indicó el profesional del Centro de Medicina Reproductiva FERTILAB, a la par que aclaró que los institutos en donde se ejecuta la técnica deben guardar esa información por cualquier inconveniente médico del hijo por nacer o bien por cuestiones legales, en un marco que fue regulado y legislado a nivel nacional.

El especialista explicó que como se tratan de tratamientos costosos, “se debe pedir autorización a las prepagas y a la  Obra social, a la par que se realizan a los pacientes una serie de estudios que tienen que ver con la salud general de ambos y la salud reproductiva”. En concreto, las receptoras son evaluadas desde el punto de vista ginecológico en forma extensa con mamografías, ecografías mamarias y transvaginales, además de análisis serológicos, y chequeos para valorar la posibilidad de que puedan llevar adelante un embarazo, tanto desde el punto de vista cardiológico como psicológico. A su vez, se constata que el tratamiento sea deseado por ambos integrantes de la pareja.

Son candidatas a receptoras “quienes tienen más de 43 años o bien menores a esa edad pero que presentanfactores asociados que disminuyen en gran medida la calidad o cantidad de ovocitos, por ejemplo aquellas con endometriosis severa que debieron realizarse tres o más cirugías del ovario, perdieron gran parte de la masa ovárica y como consecuencia, muchos de sus óvulos”, indicó.

Por otra parte, Sasiain detalló que “la donante también se realiza múltiples estudios genéticos, cromosómicos,psicológicos, serológicos y hormonales de laboratorio, para evaluar su capacidad de donar en forma adecuada y segura, tanto para ella como para que esos gametos donados (óvulos) no contengan ninguna enfermedad”.Son aptas las mayores de edad entre 21 a 30 años, que tengan fertilidad comprobada (hijos previos) sin enfermedades infecciones (se testea VIH, hepatitis B y C y sífilis, entre otras), sin patologías hereditarias de relevancia (como hipertensión o diabetes) y que, por supuesto, tengan el deseo de donar sin presiones o  coacción de ningún tipo.

Por último el médico especificó que la ley Argentina solicita que, al momento de inscribir al niño, se informe al Registro Civil si nació por procedimientos de fertilización asistida. “Este requisito tiene carácterinformativo y de registro para el Estado, con el fin de que se pueda elaborar estadísticas y llevar un control delos casos” explicó el especialista de FERTILAB y aclaró que para la normativa de nuestro país “el niño nacido de estas técnicas tiene como padres a aquellos que firmaron los consentimientos del tratamiento, es decir quienes determinaron su voluntad de procrear”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *