Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

13/05/2018

Lucía Pedraza, la novia de Nacho Viale, muestra su lado más fashionista

La modelo se confesó con Caras y afirmó que "Nacho siempre es el mismo y confío plenamente en él" ¡Mira la súper nota!

Es uno de los últimos descubrimientos de “Pancho” Dotto (62), y el dato la lleva a recordar esos comienzos en el modelaje en plena adolescencia. “Tenía quince años y ellos me llamaron por unas fotos que mandé a la web de la agencia. Después lograron convencer a mi papá de venirme a vivir a Buenos Aires, con la condición de encontrar un colegio para terminar el secundario. Así pude seguir estudiando, y a principios de 2009 arranqué a full a trabajar”, cuenta Lucía Pedraza (24), la modelo cordobesa que dejó Río Segundo para hacer valer su metro ochenta en las pasarelas internacionales: “Trabajé y viví en distintas partes del mundo, pero en Nueva York fue donde mejor rendí. Sobre todo económicamente, ya que los impuestos que te descuentan en Europa te obligan a instalarte durante mucho tiempo para que te convenga. Mi altura fue clave para hacer muchos Fashion Weeks”, explica la integrante de “Multitalent Agency” y novia de “Nacho” Viale (37), con quien lleva un año y cuatro meses de relación: “Por ahora no convivimos, cada uno en su casa y en su lugar porque nos gusta así. Creemos que es lo mejor, y en el momento que los dos nos sintamos listos para convivir, se dará”.

Lee también: Lucía Pedraza, la novia de Nacho Viale, abrió la intimidad de la casa familiar de Punta del Este

En plena reorganización de su carrera, ya que en su nueva agencia desea explotar más su costado comercial y porqué no incursionar en la televisión, Lucía fue elegida por Louis Vuitton en la Argentina para mostrar la última colección de primavera-verano, inspirada en el glamour-chic despreocupado de la mujer parisiense. Fascinada con los diseños y la calidad de la sastrería, renovada con el sello del director creativo de la casa, Nicolas Ghesquiere (46), la modelo lució sofisticados vestidos de seda estampada, remeras rockeras en sisas anchas y suaves hombreras combinadas con faldas de cuero a la cintura, siluetas clásicas modernizadas con cruces y vuelos irregulares, y prendas de latex adherentes que reinterpretan al corset.

“De chiquita siempre buscaba en las revistas los desfiles de Vuitton, y cuando trabajé afuera una siempre quería hacer ese desfile. Nunca me voy a olvidar del primer artículo que me compré con mi plata y del primer regalito que me hicieron de una Vuitton”, recuerda sobre la icónica etiqueta francesa. Consciente de la importancia de su altura a la hora de modelar, encontró en el box una disciplina ideal para tornear su físico y descargar energías: “De chica me encantaba ir al gimnasio y practiqué mucho patín y voley. Después pasé por el taekwondo, pero definitivamente me encantó el box. Sí o sí lo hago dos veces por semana, complementado con una rutina aeróbica”, decribió.

Adaptada a los avatares mediáticos a partir de su romance con el nieto de Mirtha Legrand, Lucía no oculta su predilección por los hombres mayores que ella a la hora de enamorarse. “No se porqué será, pero me atraen los de treinta para arriba y también que sean altos. Siento que uno de esa edad me va a proteger más y me inspira seguridad. ‘Nacho’, de hecho, me lleva doce años”.

Admiradora de la trayectoria de Mirtha y de lo que le parece ella como persona (“la conocí el año pasado en su cumpleaños, es una ídola”), dice que con todos los integrantes de su nueva familia se lleva “recíprocamente muy bien”. De sus experiencias viajeras quedó encandilada con California, un lugar que, de presentársele la oportunidad, no dudaría en irse a vivir. “Esas playas de Venice, de Santa Mónica… Acompañada por una pareja me iría tranquilamente a vivir en el exterior, sobre todo a un lugar así. No lo pensaría dos veces”.

Lee también: Nacho Viale y Lucía Pedraza super enamorados

Y sostiene que, más allá de la repercusión que genere la relación, con el productor televisivo logró forjar un vínculo absolutamente natural. “Al principio notaba que se sentía más cómodo en ciertos lugares que en otros, y capaz me costó un poquito entrar en su circuito. Pero todo se fue dando cuando se tenía que dar, yo entiendo el mundo en el que se mueve porque con ‘Pancho’ (Dotto) lo fui viendo desde chiquita. Lo más importante es que confió mucho en él y me gusta que siempre es el mismo, nunca esta subido a un personaje”, reveló.

por Carlos Cervetto
(producción: Lucía Uriburu)

F.DE BARTOLO/PERFIL

Agradecimientos: Galería Maman; Mishka; Sergio Ferreira; Brandy; peinó Gaby León para Bside Hair con productos Morrocanoil; maquilló Ximena Vargas para Regina Cosmetics. Asistente de fotografía: Ernesto Pagés.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *