Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

14/05/2018

“Lo que nos une”: Una obra que lastima y busca la sanación

Una de las obras en donde se resalta el talento y la esperanza ¡Mirá la critica semanal de las opciones teatrales!

Hay dolores que interrumpen la vida para permanecer en la quietud de una tristeza que parece no despedirse jamás. Hay dolores que estallan en el cuerpo y se ramifican por cada gota de sangre. La muerte de un hijo es un quiebre medular sin retorno.

¿Cómo nos paramos frente a esta nueva realidad que nos toca transitar? ¿Se supera la ausencia de ese ser tan amado? ¿Se puede seguir? ¿Cómo se sigue? Preguntas sin respuestas. Respuestas que sólo se responden transitando la vida. “Lo Que Nos Une” es un planteo, profundo, mordaz, de una familia sacudida por el abismo.

Lee también: El ocaso en la perfección teatral “Sunset Boulevard”: excelente y conmovedora

Pero el drama, como centro neurálgico del autor americano David Lindsay-Abaire, se tiñe de esperanza y el humor – ese que aparece en las situaciones más límites y desbordadas– acciona como un gran disparador de luz en un escenario sombrío. Artesanalmente dirigida y adaptada por Carlos Rivas, un hombre que sabe tanto de teatro como de dirección integral de actores, la presencia en escena de Gabriela Toscano es la columna vertebral de esta delicada pieza escénica. La actriz asume con valentía su madurez actoral y,con desmesura y extraordinaria sensibilidad, compone un personaje tan profundo como difícil. Quizás se trate de uno de sus trabajos más comprometidos y mejores logrados. En ella está el dolor, la bronca, la culpa y el remordimiento. Su mirada tiene verdad. Sus palabras son auténticas.

A su lado, y sosteniendo una atmósfera de profunda tristeza, Germán Palacios se pone a la altura de la excelencia. Su vulnerabilidad esta expuesta y su presencia escénica tiene el dolor – y la credibilidad – del quien se lastima en carne viva. En un rol menos protagónico pero no por eso menos inquietante, Soledad Silveyra logra momentos en el que la risa permite un respiro al espectador. Su presencia en el escenario siempre es agradecida. Ella sabe navegar por mares turbulentos y dosificar el llanto. La escena en la que trata de explicarle a su hija que el dolor por la pérdida de un hijo jamás la va a abandonar es una de esas “perlitas” que quedarán en la retina de quien escribe.

En su debut teatral, Tomás Kirzner sobrevuela el peso de su responsabilidad demostrando que tiene integridad artística y respeto escénico. Nadie que no sepa trasmitir genuinas emociones podría permanecer inmune dentro de un elenco tan compacto y lineal. De la misma manera, Maida Andrenacci le aporta gratitud a un personaje que debe lidiar entre luces y sombras. La escenografia de Jorge Ferrari no deslumbra pero tampoco desentona y las luces de Gonzalo Córdova pintan los matices y los colores de este drama, ganador de un premio Pulizer. La música compuesta especialmente para la obra, es una reliquia de Bruno Rivas Toscano, un actor y compositor, que a pesar de su juventud, logró un atractivo posicionamiento en la industria del cine y el teatro.

En definitiva, estamos frente a una historia que nos propone sumergirnos en el dolor que más duele, pero también, frente a las diferentes maneras de transitarlo, y por sobre todo, de atravesarlo con dignidad, entendiendo que la reconstrucción de las emociones, es una arteria por donde uno puede encontrar la luz y por sobre todo, la calma.

Por Héctor Maugeri

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *