Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

07/07/2018

Paris Hilton, Kate Moss y Michelle Obama padecen la misma enfermedad

Ocurre cuando existe una desviación de uno o los dos ojos y lo presentan varias estrellas de Hollywood. Todo sobre sus tratamientos.

Paris Hilton, Kate Moss y Michelle Obama son solo algunas de las famosas que presentan estrabismo, un trastorno en el que los dos ojos no miran en la misma dirección de forma simultánea. Cuando se desvían hacia adentro, se habla de convergencia, mientras que si lo hacen hacia afuera, este fenómeno se conoce como divergencia.

La doctora María Ximena González, médica de la sección de Oftalmopediatría y Estrabismo del Hospital Italiano, explicó a Caras Salud que se trata de una enfermedad neurológica y que el paciente nace con la predisposición a presentarla al no lograr coordinación y el trabajo conjunto entre los dos ojos. Y agregó que esta dolencia, que por lo general se presenta en los primeros meses de la vida, “tiene incidencia familiar y su aparición puede aumentar en bebés prematuros”.

En concreto, seis músculos que rodean los ojos trabajan “en equipo” para que ambos se enfoquen en un mismo objeto, pero en alguien con la afección, ellos no se mueven juntos.

Lee también: Cómo fue la operación de Chano Charpentier y cuándo podrá volver a los escenarios

Según explicó la oftalmóloga, “hasta los dos o tres meses de vida, el estrabismo es normal, pero después de esa edad comienza a ser patológico, salvo en casos de desviación voluntaria, en el que el bebé junta los ojos porque les muestran un objeto muy de cerca”. Y aclaró que cuando este problema se presenta en gente joven, por lo general se trata de un estrabismo infantil que no se terminó de corregir.

Pero también aclaró que “existen estrabismos que pueden aparecer a lo largo de la vida, ya sea por falta de visión de un ojo o por parálisis de algún músculo y si bien es más frecuente en adultos mayores diabéticos e hipertensos, puede aparecer en personas jóvenes a causa de parálisis causadas por virus, o bien después de un traumatismo”, indicó.

González explicó que la mayoría de los casos son quirúrgicos. “La consiste en corregir el estrabismo. En Argentina se hace con anestesia general, mientras que en otros países optan por la local. También hay dos técnicas. Por un lado está la convencional, que es la que se le practica a los niños. A su vez existe una más moderna, la técnica de suturas ajustables, reservada para los adultos y se hace en dos etapas. La primera, con anestesia general en la que se deja una suerte de hilo no del todo cerrado. Y entre 24 a 48 horas después se lo termina de cerrar con el paciente despierto”. En ambos casos, la intervención es ambulatoria, y el paciente presentará los ojos rojos por una semana.

Más allá de que se cree lo contrario, la operación no se realiza sólo por estética, sino que con ella existe un 20% de mejora funcional. “Si bien la vista puede mejorar en algún aspecto con la cirugía, lo que no se revierte es que el hecho de que el paciente estrábico no tiene visión en tres dimensiones”, detalló.

Lee también: ¿Qué es el síndrome de Hakim-Adams, la enfermedad que presenta Carlos bilardo?

Con todo, la médica indicó que existen pocos estrabismos que no requieren operación y que se resuelven con ejercicios ortópticos, pero si el ángulo de desviación es importante, la resolución es quirúrgica.

Por último, indicó que si el estrabismo en los niños no se trata, puede provocar pérdida en la visión, como por ejemplo la ambliopía conocida también como “ojo vago”. Por ende, ante la sospecha, la consulta con el oftalmólogo es fundamental para el acceso a un tratamiento temprano.