Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

Barby Franco, recordó su infancia en su barrio gracias al Gobierno de la Ciudad.
14/08/2018

Barby Franco volvió a su barrio gracias al Pink Soccer

La modelo se lució en "La Clínica de fútbol" de la mano del Gobierno de la Ciudad en su natal Barrio 21/24. Detalles en la nota

Dicen que no hay ser humano que se olvide se sus raíces, y que cuando un adulto se reencuentra con el hábitat y las costumbres que signaron su infancia las emociones se profundizan. Eso fue lo que le pasó por dentro el sábado a Barby Franco (26), cuando acompañada por su fiel pareja, el abogado Fernando Burlando (53), volvió al Barrio 21-24, una de las zonas carenciadas más emblemáticas de la Capital Federal.

Allí, donde la modelo y actriz nació, se crió y alimentó sus sueños de humilde adolescente, la recibieron como no podía ser de otra manera: con los brazos abiertos. Convocada por la Revista CARAS y el Gobierno de la Ciudad a ser parte de una clínica y un partido de fútbol femenino organizados por Pink Soccer, a “Barby” se le entremezclaron los sentimientos cuando llegó al polideportivo de las calles Luna e Iriarte, a cuatro cuadras de donde supo vivir.

Los encuentros con vecinos de antaño que la “marcaron” en su niñez se fueron dando a medida que se internaba en la cancha de césped sintético que los soñadores de barrio supieron conseguir. “Estoy muy emocionada y contenta. Ayudar me encanta, y más si se trata del lugar donde nací. Veo a las chicas ilusionadas, con su sueño a cumplir, y me acuerdo de mi infancia. Estar donde estoy hoy me costó mucho trabajo, pero valió la pena. Mi único consejo para ellas es que nunca pierdan esa esperanza y sueñen en grande. Si realmente lo desean se cumplirá”, dijo la morocha, ataviada con un conjunto deportivo negro y botines flúo.

Entusiasmadas con la presencia de una hija pródiga del barrio, las chicas también se pellizcaron entre sí cuando descubrieron al “marginal” Ignacio Sureda (28), quien gracias a su papel de “Pantera” saltó a la fama en la exitosa tira de Telefe que produce Sebastián Ortega (44). Rodeado de jóvenes seguidoras de la serie, el actor se conmovió ante semejante experiencia. “Que vengan las nenas contentas a pedir una foto está buenísimo. Para muchos puede parecer una pavada, pero para ellas tener una foto con el personaje de la serie que les gusta es todo. Es un placer poder dejar un grato recuerdo”, dijo el oriundo de Escobar. Y se sentó a contemplar, como un espectador más, la clínica de fútbol que coordinó el Subsecretario de Deportes de la Ciudad, Luis Lobo (47), acompañado por otras autoridades como Eduardo Gullo (Director General de Deporte Social y Desarrollo Deportivo), Edgardo Massa (Gerente Operativo), Mariano Mailhe (Coordinador Núcleos Deportivo) y Mariana Stellato (Relaciones Institucionales).

Pink Soccer capitaneado por Gaby Bukmaier junto al coordinador Mariano Cannellotto, y el equipo conformado por Mariana Blanco y Elena Diblasio, ambas de la Academia de Fútbol Femenino (AFF); y tres jugadoras del seleccionado femenino de fútbol, la arquera Laurina Oliveros (24), Adriana Sachs (24) y Belén Potassa (29), la freestyler y entrenadora de fútbol, Bárbara Roskin, Pamela Ponce, Marcela Bukmaier, Tevi Salgado, Romina Giunta y Camila Scaramuzzino, todos ellos activaron las distintas estaciones de la clínica, donde unas ochenta chicas de entre 10 y 15 años, provenientes de los barrios 21-24, 20, 31 y Cildañez, fueron instruidas y perfeccionadas en el deporte que ya dejo de ser parte exclusiva del universo masculino.

Con todo el barrio pendiente de la movida, los partidos de fútbol no se hicieron esperar.  Primero enfrentaron a un equipo del Gobierno de la Ciudad, imponiéndose 1 a 0 con un golazo de Potassa. Pero la perlita del día ocurrió después, cuando al Team CARAS le tocó medir fuerzas con un seleccionado de los cuatro barrios participantes, todas niñas de entre 10 y 16 años que, lejos de apichonarse por la diferencia física, se aferraron a lo que mejor saben hacer: jugar, jugar y jugar.

“Trabajamos mucho la parte social, un laburo agradable porque le cambias la vida a mucha gente. A través del deporte atravesás circunstancias que no podrías atravesar de otra manera. Tenemos 24 sedes como éstas en toda la ciudad, donde le damos a los chicos las herramientas para que puedan salir de situaciones complejas”, remarcó Luis Lobo, el ex tenista que pasa sus horas enfocado en abrirle a los chicos las puertas de un futuro mejor.

Fotos: F. De Bártolo/Perfil y Ernesto Pagés.