Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

morena rial
Morena Rial, camino a ser madre.
23/08/2018

Morena Rial : ¿Es riesgoso el embarazo tras un bypass gástrico?

La joven estaría en la primer etapa de gestación, y aquí te contamos cuales son los estrictos cuidados que deberá tener debido a su cirugía bariátrica. Mirá

Confusión y revuelo hubo tras la noticia y  posterior desmentida del embazo de Morena Rial. Pero lo cierto es el que el  rumor planteó un interrogante médico: ¿cuáles son los riesgos del embarazo tras una operación de bypass gástrico?

Consultado por el doctor Guillermo Capuya, responsable de Caras Salud, el doctor Oscar Brasesco,, explicó que si bien no todos los casos son iguales y cada uno puede tener sus tiempos, los especialistas coinciden en que “después del año de la operación la paciente puede buscar un embarazo sin problema, por supuesto con un control prolijo y una buena suplementación de vitaminas”. Incluso el experto, quien es Director Médico de OCMI, Centro Quirúrgico-Ambulatorio y Centro de Excelencia en Cirugía Bariátrica y Metabólica, indicó que si se cumplen con todos los recaudos “es más saludable que una mujer se embarace tras la cirugía que en tiempos de obesidad”.

Además de los controles prenatales, Brasesco indicó que lo ideal es que la gestante tenga un buen seguimiento por parte de su equipo en cirugía bariática. “Contamos con una médica que se dedica a embarazo post bariático, quien acompaña a la paciente y a su obstetra. El objetivo es estar atentos y realizar controles de laboratorio, con el equipo médico y la nutricionista. Enfatizamos en que la mujer tome adecuadamente los suplementos vitamínicos sin saltearlos, y en muchos casos, los cambiamos a las versiones prenalates, con más hierro y otros nutrientes fundamentales en esta etapa”, indicó.

Lee también: Embarazo confirmado: tal como lo anticipó CARAS, Morena Rial espera su primer hijo

Por su parte, la doctora Liliana Voto, quien es profesora titular del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Barceló, indicó también en diálogo con el doctor Capuya que si bien no pasaron suficientes años para evaluar los peligros del embarazo tras la cirugía bariática (ya que los primeros procedimientos se realizaron a personas más añosas), “sí se tratan de un embarazos de alto riesgo, debido a que la mujeres, antes de recibir la cirugía, presentaban obesidad, asociada a patologías como hipertensión, diabetes e hiperlipidemias”, que pueden complicar el embarazo.

“Lo que se suponía es que tras estas intervenciones, la hipertensión, la diabetes y la hiperlipidemia iban a bajar totalmente con la reducción de peso. Pero con el tiempo se vio que si bien disminuyen los niveles, no lo hacen en un 100%. Los perfiles metabólicos no se corrigen de la noche a la mañana, ya que el cuerpo posee memoria génica”, remarcó.

La experta en ginecología y obstetricia aseguró que si de embarazo se habla, son menos agresivas las cirugías de cinturón y manga gástrica “que mantienen la estructura del aparato gastrointestinal, por más que en el segundo caso se reduzca el estómago” que las derivaciones por bypass gástrico, donde los alimentos “pasan directo al intestino delgado salteando al estómago, lo que cambia mucho la absorción de las vitaminas y los oligoelementos, y obliga a la paciente a tomar suplementos para no cursar un embarazo en carencia”.

Los resultados en la literatura médica si de cirugía bariática se habla  son “un 100% de cesáreas, pocas complicaciones de la intervención de cirugía bariática, disminución de hipertensión y diabetes aunque no en su totalidad, y disminución del número de chicos de tamaño aumentado (macrosómicos), aunque aumento en la cantidad de niños de bajo peso al nacer”.

Con todo, la médica enfatizó en que cuando hay obesidad y no se realiza ninguna cirugía, “el embarazo es de alto riesgo, por lo tanto, si una mujer con un índice de masa corporal superior a 30 quiere ser madre, debe consultar primero al médico, ya que deberá hacer un ajuste en su dieta y prevenir complicaciones”, indicó Voto.

Y especificó que en estos casos, los controles son mucho más frecuentes que en un embarazo sin riesgos, ya que la mujer no sólo va más al médico, sino que ella se vuelve su “controller” en el hogar. “La futura madre tiene que aprender a hacer sus controles domiciliarios de hipertensión arterial y de glucemia, para que ajuste conductas”, detalló.

Lee también:  Amor intacto: nuevos guiños entre Morena Rial y Loly Antoniale

Para concluir, la médica remarcó que del total de los embarazos, “entre un 10 y un 15% son de alto riesgo”, lo que implica un riesgo de vida tanto para la madre, como para el niño por nacer. Por ende, estas gestaciones deben ser manejadas por profesionales de la obstetricia y la perinatología capacitados en  este tipo de embarazos.