Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

11/04/2018

Felipe de Edimburgo se recupera tras un reemplazo de cadera a sus 96 años

Fuentes del palacio de Buckingham compartieron que su evolución es buena. Un experto señaló a Caras Salud que las cirugías a pacientes añosos son cada vez más frecuentes por nuevas técnicas y recaudos especiales.

El príncipe Felipe de Edimburgo, marido de la reina Isabel II, se recupera de un reemplazo de cadera realizado con éxito a sus 96 años. Según informó un portavoz del palacio de Buckingham, progresa “de forma satisfactoria en esta etapa temprana” y se encuentra “cómodo y de buen ánimo”.

La intervención programada fue para terminar con el dolor que el consorte de la soberana británica sufría después de haber presentado problemas en el área desde hace cerca de un mes, y se prevé una recuperación hospitalaria de varios días.

El doctor Jorge Ortega Traverso, director de Hip Center y médico del Sanatorio Finochietto, explicó a Caras Salud que el reemplazo de cadera “se realiza por situaciones que ocurren tras una fractura o por artrosis de la articulación” y detalló que en este procedimiento “se cambian la parte hembra de la articulación (acetabular) y la cabeza del fémur”.

Lee también Las 37 reglas que Meghan Markle deberá aprender antes de casarse con el Príncipe Harry

En síntesis se reemplazan las áreas afectadas por prótesis, que se implantan “en la parte del ilíaco superior y en el canal femoral, que es como el ‘caracú’ del fémur” y con ellas “se arma una nueva articulación, con resultados excelentes”.

Ortega Traverso explicó que cada vez más se dan estas operaciones en personas muy añosas para aliviar los fuertes dolores y recuperar hasta donde sea posible la movilidad. Y si bien reconoce que los adultos mayores son más lábiles que los pacientes más jóvenes, hoy se toman todo tipo de recaudos tanto antes como durante la intervención.

“Los riesgos en las personas añosas están relacionados a sus problemas de base y, por supuesto, antes de la cirugía, el paciente debe tener una autorización clínica y cardiológica. Si bien los familiares de los afectados suelen pensar que un procedimiento quirúrgico en esta etapa de la vida no es la mejor opción, se debe escuchar al paciente que está convencido de operarse para terminar con el dolor crónico y mejorar su calidad de vida. Además, hoy se utilizan nuevas técnicas que permiten una recuperación acelerada”, remarcó el especialista en cadera.

Lee también ¡Para la historia! La reina Isabel II asistió al London Fashion Week

De hecho, Ortega Traverso destacó que en la actualidad se realizan incisiones reducidas donde se tocan menos músculos, con menos pérdida de sangre. Así, las intervenciones duran una hora mientras que antes eran de tres. Por otra parte, se evita la anestesia general  y se opta por un ”bloqueo” (se duermen las piernas), a la par que se seda al paciente de forma liviana para evitar una futura desorientación.

Los tiempos de recuperación, en palabras de Ortega Traverso, varían según cada individuo, pero se busca que al día siguiente de la cirugía el paciente ya pueda sentarse al borde de la cama y, si tiene la fuerza muscular suficiente, pararse y dar sus primeros pasos.

Por último, el especialista en cadera destacó que el buen ánimo en esta etapa es clave y que incluso existe literatura médica compartida entre traumatólogos y psicólogos que relatan que los intervenidos con personalidad positiva presentan menos complicaciones durante el posoperatorio.

Archivado en: