Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

16/09/2018

Nacho Sureda, el nuevo galán del “Marginal 2”

El actor disfruta a pleno de su éxito y se confiesa sin prejuicios en Caras. Mira la espectacular nota.

La segunda temporada de “El Marginal” no sólo enloqueció a sus fans, sino que sumó nuevos personajes, de gran repercusión. Y uno de ellos fue “El Pantera”, el violento guardaespaldas de “El Sapo” —mandamás entre los presidiarios, interpretado por Roly Serrano— que generó un antes y un después para Nacho Sureda (29), el actor que se puso en la piel del musculoso recluso.

Lee también: Abel Ayala, disfruta a pleno el éxito de “El Marginal”

“Fue la gran oportunidad para mostrarme como actor. Me cambió la vida”, dice, quien el año pasado, ante la falta de oportunidades, decidió irse a México. “Vendí todas mis cosas y hasta un auto que tenía para juntar plata. Y en el medio del proceso me llamaron para los casting de “El Marginal”. Fui a los primeros pero ya tenía el pasaje y me fui. A los 15 días, estando en la Isla Mujeres, me llegó un mensaje diciéndome que había quedado seleccionado. Fue un momento muy especial y emotivo. Tenía que volver…”, agrega el actor, oriundo de Escobar, en la provincia de Buenos Aires.

Sobre la composición de “El Pantera”, que siempre lo mostró con el torso trabajado, cuenta: “¡Lo loco es que en los castings jamás me saqué la remera! En el primero me probé como cantante de cumbia y en el segundo, Adrián Caetano (director de la ficción) me habló de otro personaje,: la mano derecha de Roly y un tartamudo… ¡Algo que nunca había hecho! Ahí nomás improvisé. Me dijeron que hiciera algo felino y me puse en cuclillas sobre la mesa, respondiendo un interrogatorio tipo preso. El personaje no se llamaba ¨Pantera¨ al comienzo, eso apareció después de que se me ocurrió llamarlo una vez así. Y tenía mi propio vestuario, pero en la primera escena Caetano me dijo, ¨¡No, vos sos un salvaje! Sacate la remera, las’ zapas’ y arremangate el pantalón. Vas así¨…”, describe Nacho.

Para lucir el trabajado cuerpo que caracteriza a su rol, Sureda realizó una dieta “casi de fisicoculturista” y entrenó seis días a la semana.
Ahora, Nacho disfruta de una popularidad que lo hace feliz. “Para el actor no hay nada mejor que el reconocimiento. La gente está copada con el laburo que hice y eso me gusta. ¡Tanto las chicas como los flacos! Estoy viviendo algo loco y divertido. Todavía no puedo decir nada, pero ya tuve reuniones para nuevas ficciones”, concluye Nacho, hoy solterísimo, pero con incontables invitaciones, algunas muy “hot”, que le llegan a su teléfono.

por Kary López

F. DE BARTOLO/PERFIL