Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

26/09/2018

Espacio de Publicidad - Caras Like

Nails Truck: un nuevo modelo de negocio

El local de estética posee los mejores servicios para un cuidado óptimo de sus clientes. Además, nos cuentan las mejores estrategias para posicionarse en este mercado. ¡Mirá!

El truck, es una nueva tendencia en alza para potenciar la creación de empresas, comenzó en el mercado de la comida rápida para extrapolarse a sectores como la moda o la belleza. El principio que han seguido es simple: presentar la gama de productos de la marca, proponer la posibilidad de probarlos y aconsejar sobre los mismos.

Con 10 años en el mercado de la estética, cuentan con todo el material para uñas, cejas, pestañas, barbería, etc. Además, siguen con la venta mayorista y a distribuidores de productos. El personal de Nails Truck hace trabajos de estilismo avanzado y servicios exprés y asegura dos cosas: el cliente quedará a gusto con lo que se haga y volverá para satisfacer su necesidad en un periodo estipulado por la propia marca.

“Hemos elaborado este show-room itinerante con la finalidad de ir al encuentro de los clientes y presentarles la colección de productos nuevos”, explica Alberto Abadi. El objetivo, es dar a conocer la marca a una clientela menos influenciada por la comunicación. “Nuestro impacto es menor sobre la clientela masculina que sobre la femenina”.

El sector de cosmética y perfumería ha adoptado una estrategia análoga. La operación, que tuvo resultados exitosos, se concibió como una manera de aumentar la notoriedad de la marca, atraer clientes y lograr una mayor fidelización en tienda. Es por ello por lo que la empresa no descarta mantener los trucks en futuras campañas.

“Este soporte se ha convertido en una manera innovadora de crear franquicias para personas con perfiles adaptados, pero que carecen de financiación”, aseguran. Anabella Scarsi, de Nails Truck, ha puesto en marcha un sistema de micro-franquicias con camiones que requieren una inversión pequeña. De esta manera, el truck se está convirtiendo en una nueva manera de crear empresas y de reforzar la red de tiendas de la compañía en zonas diferentes.

El primer paso fue anticipar la relación del consumidor con los servicios de belleza. “Ahí descubrimos que peluquerías y maquilladores a las que acuden personal ejecutivo y funcionarias, cumplen con la condición emocional de hacer sentir especiales a los clientes. Sin embargo, los negocios están al margen del estilo de vida de quienes trabajan en horarios pesados: carecen de empatía con lo que sucede allá afuera a nivel económico y de los tiempos reales en oficina”.

Las soluciones personalizadas a domicilio cobran caro, casi inaccesibles e invasivas para un empleado promedio, pues la manicura utiliza los espacios comunes de la casa a la que acude. De ahí que Alberto considere inviables estas opciones: “Cuando lo ves desde otra perspectiva, parece que, incluso en los salones más sencillos, se trata de un lujo de tiempo, esfuerzo y dinero, y el estrés, en lugar de disminuir, se acumula”.

“Mantenemos la satisfacción emocional de un modelo tradicional y una relación adaptada a las personas”, asegura por su parte Anabella.

Nails Truck, tiene precios competitivos no baratos, pero ahorra tiempo y esfuerzo a los clientes, además de contar con membresías acorde a los servicios más populares. “El riesgo es claro, puedes restar fuerza a tu propuesta de valor cuando el peso de tu marca recae en las recompensas (a menos que esto esté integrado al modelo de negocio)”.

“Cuando hablamos de disponibilidad, nos referimos a los canales en los que se puede localizar y que tanto desplazamiento involucra para el cliente adquirirlo y pagarlo”. La ubicación y el cobro son definitivos en este punto. “Facilitar que se pueda pagar en línea es parte de este mecanismo: te gusta, lo deseas, tenés tu tarjeta a mano y necesitás que la lógica de cobro responda a tu impulso, pero si no tienen cómo cobrarte según tus dinámicas financieras, te pierden de inmediato o pospones la adquisición indefinidamente”, afirman.

La atención al cliente funge como el canal para una buena experiencia en la comunicación. “La experiencia de consumo te satisface, te reconforta, te hace sentir bien. En la experiencia de compra se brindan argumentos, se afianza la decisión por medio de ideas, datos y recompensas”.

Por último, remarcan donde está la diferencia para lograr los resultados esperados. “Las emociones mueven al mundo, aunque también es cierto que, en ocasiones, sobre todo en momentos donde la economía se encuentra apretada, la mejor manera de garantizar la compra es jugar con todos los factores racionales a favor, por pequeños que sean”.

Conoce mas de ellos ingresando en su perfil de Facebook