Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

04/11/2018

Brenda Asnicar reveló por qué no habla de su marido

Instalada en Cali, la actriz se refirió por primera vez a su matrimonio con Alejandro Angulo.

Brenda Asnicar habló por primera vez de su matrimonio con Alejandro Angulo, con quien se casó en secreto en Croacia durante el año pasado.

Lee también: ¡Sorpresa! Liz Solari se casó en Italia

Instalada en Cali, la joven actriz protagonista de Patito Feo y Cumbia Ninja se refirió a esta “cuidada” relación y dio los motivos de por qué decidió mantener en reserva su romance. “Estoy con alguien que no es de los medios, lo conocí en la casa de una amiga. Es un ser que amo, y por 5 años siempre supe que me queria casar. Esta bueno eso de preservar”, explicó Brenda.

“Decidimos casarnos en otro lugar, porque eramos de países diferentes. Finalmente nos casamos en Croacia. Fue una ceremonia  bajo los cuatro elementos. Fue una unión con una persona frente a las personas que uno quiere”, detalló la joven actriz.

El flamante esposo de Brenda es dueño de un extremado bajo perfil, producto de pertenecer al exclusivo jet set colombiano. En Cali se desempeña como empresario y tiene fama de ser muy acaudalado. De hecho, se lo puede ver normalmente rodeado de varias de las personalidades más influyentes a nivel local y en los eventos más top de la ciudad en la que reside. Y por supuesto que su gran amor lo acompaña en cada velada.

Para su boda, que se realizó en agosto de 2017, los tortolitos viajaron a Croacia, donde  realizaron una íntima ceremonia con sus más allegados para unirse en sagrado matrimonio.  Camille Salazar fue una de los pocos invitados de lujo, la hermana actriz de Luciana, y bajo una imponente luna llena, los novios compartieron con sus familiares y amigos un momento cuya privacidad nadie les logró arrebatar.

Eso sí, según pudo saber este medio, los tortolitos están más que felices de estar atravesando este hermoso presente y ya planean agrandar la familia. Junto a 80 invitados celebraron en un crucero que durará siete días.

Archivado en: