Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

08/11/2018

¡En su mejor momento! Verónica Castro celebra trece años de soltería

Por Delfina Ortega Nodar | La icónica actriz afirma : "No busco volver a enamorarme". ¡Mirá la fabulosa nota a la diva!

Para un actor recibir un nuevo guión es siempre una buena noticia, aún cuando el proyecto en cuestión lo obligue a dar un giro de 360º en su carrera. Con un protagónico que implicaba todo un desafío, pasó varias noches en vela pensando en los pro y los contras del personaje que, como por arte de magia, había caído en sus manos. Su gran temor era que el protagónico que le ofrecían tuviera un impacto negativo en su extensa trayectoria. Con los miedos propios ante lo desconocido, sus hijos le pidieron que aceptara y Verónica Castro (65) saltó sus prejuicios, salió de la zona de confort y se embarcó en una aventura que hoy es un éxito. Protagonista de la serie de Netflix, “La Casa de las Flores”, la actriz demuestra que no hay edad para los desafíos.

“Me costó un poco entender que iba a hacer otro tipo de historia. Como actriz estoy preparada para hacer personajes buenos, malos, difíciles, sencillos o simpáticos. Mi problema ante el guión de Manolo Caro era que yo aceptara la idea de que quienes me conocen me vieran en otro tipo de roles. Cristián y Michel fueron los que me obligaron a decir que sí. Me sentaron y me dijeron: ‘Brinca la barrera de lo que fue y lo que fuiste. Es tiempo de que conozcas otra forma de trabajar y de relacionarte con el público’”, dice.

Lee también: Verónica Castro habló de su ex, Jorge Martínez, y lo destrozó

Sorprendida por la respuesta de la audiencia, Véronica no descarta que la historia de la familia De La Mora tenga una segunda temporada. “Fue tan fuerte la respuesta del público que creo que ni Netflix ni ninguno de nosotros estaba preparado para una continuación. Fue tan fuerte lo que pasó con el proyecto que ya se habló de una segunda parte con el mismo equipo. Yo no sé que haré todavía. Todo depende de la historia. Como actriz no se para donde jalarían a mi personaje. Creo que mucho más ya no le podría pasar…”, asegura, dejando entrever, que podría volver para la nueva temporada.

Con el exigente consumidor de Netflix en la palma de su mano, la actriz aún sueña con un protagónico en cine y coronar así más de cincuenta años de trayectoria. “Me gustaría hacer una muy buena película. Queda ese pequeño huequito en mi carrera artística. Hice cine pero no tengo el sabor de boca que me ha quedado con lo que ha pasado con las telenovelas, la serie y el teatro. No me ha conmovido mi paso por la gran pantalla como para decir: ‘Esa cinta la hice yo’”, revela.

Lee también: Cristian Castro se casó en México por tercera vez

Enfocada en su trabajo, Verónica confiesa que le gusta que la llamen“la mamá de Cristián Castro” y que es una abuela “muy consentidora”. “Como artista y como persona mis hijos y mis nietos pueden estar orgullosos de mí. En casa soy la mamá o la abuela, no la actriz famosa que sale en televisión o en revistas. Soy una madre como cualquier otra y una abuela enamorada de sus nietos. Los consiento y los apapacho. Hago lo que quieran porque soy de ellos”, agrega.

Si bien se considera una abuela muy presente, sólo ve con asiduidad a Rafaela, fruto de la relación de Cristián con la colombiana Paola Erazo; aunque reconoce que daría hasta lo que no tiene por reencontrarse con sus nietos mayores: Simone y Mikhail Zaratustra, hijos de Cristián y la argentina Valeria Liberman.“Me gustaría que fuera diferente y creo que va a ser diferente. Ya están creciendo y va a llegar una edad en la que van a poder decidir y hacer por ellos mismos su camino. Ojalá que esté en sus planes acercarse un poquito a mí porque tengo muchas ganas de abrazarlos”, revela con melancolía.

Madre, abuela y artista, el único mote que le falta a Verónica Castro es el de esposa que, según ella, jamás le quitó el sueño.“Hace trece años que no tengo pareja ni sexo. Soy una mujer mayor que ha pasado por todas. Estoy cansada de sufrir y me volví precavida. Ya no quiero ser lastimada. Voy con tanto cuidado que ya no me doy la oportunidad de volver a enamorarme. No sé si lo que hago está bien o mal. En este momento yo me siento bien. No me hace falta nada ni nadie”, concluye.

Fotos: Gentiliza Prensa Danna y Netflix.