Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

05/12/2018

Espacio de Publicidad - Caras Like

Dr. Fernando Guillermo Troilo: avances en cirugía del juanete

A pesar de su género masculino, el juanete o “hallux valgus” afecta más a las mujeres que a los hombres. Esta patología tiene carga genética y se desarrolla como una prominencia en el metatarso donde comienza el dedo gordo que se inflama, duele y muchas veces se infecta. Esto, en general, se agrava por el uso […]

pesar de su género masculino, el juanete o “hallux valgus” afecta más a las mujeres que a los hombres. Esta patología tiene carga genética y se desarrolla como una prominencia en el metatarso donde comienza el dedo gordo que se inflama, duele y muchas veces se infecta.

Esto, en general, se agrava por el uso del calzado de moda, de horma angosta y tacos altos. Muchas veces un zapato más ancho y de taco hasta cuatro centímetros mejora los síntomas.

Sin embargo, la solución definitiva es la cirugía. Si no había dolor o complicaciones, antiguamente el juanete no se operaba. Esto
era debido a lo cruento de las técnicas quirúrgicas y el reposo prolongado, muchas veces con colocación de yesos u otros
inmovilizadores.

En la actualidad, la posibilidad de retirarse del sanatorio caminando, los analgésicos de última generación y el retorno precoz a la tarea laboral, sumado a las técnicas menos invasivas con cicatrices estéticas, han superado esa indicación.

Para ello hay varios procedimientos de vanguardia y es el cirujano el que debe adaptar cada uno de ellos a los distintos pacientes, según el tipo de patología y las expectativas del mismo.

Sin embargo, pese a los avances en la cirugía M.I.S (Mini Invasive Surgery) y otros procedimientos asociados, no existe en
traumatología el uso del bisturí láser.

Por lo tanto, dicha promoción y aquella que se refiere al uso de férulas o aditamentos curativos “mágicos” entran dentro del capítulo de la medicina legal referido a la charlatanería y el
curanderismo, siendo solamente un engaño.

Con respecto a la anestesia, solemos usar las regionales que permiten una recuperación más rápida sumado al bloqueo del dolor. Al retirarse la misma, el paciente puede parase y caminar apoyando toda la superficie de su pie.

El paciente “debe” caminar ya que esto es la base de una recuperación precoz y efectiva. El éxito de la cirugía depende de un equipo entrenado y la colaboración del paciente, confiado en su curación.

El uso de tacos luego de la cirugía tiene las mismas recomendaciones que para cualquier otra situación. No se recomienda el uso
permanente de los mismos ni las hormas angostas. Sí se recomiendan los ejercicios de elongación periódicos de la pantorrilla y el pie, para mitigar los trastornos que éstos ocasionan.

En síntesis, los métodos que se emplean actualmente son poco invasivos, con un correcto manejo del dolor y estéticamente deseables.

Asesoró el Dr. Fernando G Troilo (MN: 91.741 y M.P: 39.771), Médico cirujano Especialista en Ortopedia y Traumatología. Miembro titular de la “Sociedad Argentina de Medicina
y Cirugía del pie y la pierna”.

Director de “Buenos Aires Pie”.

Conoce mas sobre el doctor y sus tratamientos en www.buenosairespie.com