martes 20 de octubre de 2020
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 03-10-2020 14:20

César Adrián Bonato: en el camino de la música

¡Conoce más ingresando en la nota! Galería de fotos

¿Cuál es tu profesión? ¿Hace cuánto que trabajas de ello?

Músico, artista desde muy pequeña edad, y abogado, especialista en Derecho del Trabajo y Diplomado en Justicia Constitucional y Derechos Humanos por la Universidad de Bolonia, Italia, y mediador del S.T.J.E.R. La abogacía es la que he estado desarrollando en estos últimos años. Y respecto a mi profesión de músico y artista la misma ha estado guardada, en una pausa, un recreo, pero siempre ha estado  íntimamente vinculada a mí. Ahora estoy retomando mi carrera artística con mucha fuerza.

¿Qué o quién te inspiro a perseguir tu sueño con la música?

Para responder a esa pregunta, debo remontarme al mes de Julio del año 1996, fecha en la que un oficial de Prefectura Argentina golpea la puerta de mi casa en la que anoticia a mi padre y hermanos que mi madre Susana Beatriz González había sufrido un trágico accidente de tránsito, a raíz del cual falleció. Ante tal terrible noticia mi actitud fue crecer de golpe, encarar la vida aun con más fuerza y energía. (la anécdota es que en la escuela esperaban un desplome en mis calificaciones, y de ser un estudiante promedio 7 literalmente pase a ser un promedio 9 jaja).

Aproximadamente al mes de esa tragedia cree una nueva agrupación musical en honor y tributo a ella, a mi madre y se llamó “Mama Susana”. Compuesta por jóvenes músicos de mi querida Concordia natal, de la cual surgieron temas de inspiración en el amor (en su más amplio sentido), entre un hijo y su madre, amor de pareja, amor por la vida, los desamores y el reproche al consumo de drogas y sus consecuencias, siendo la más terrible la muerte por sobredosis, la ecología, el medio ambiente. Temas que dejan enseñanzas, tocan y sanan el corazón y están dotados de riqueza musical.

Los temas de dicha agrupación musical gustaron muchísimo en numerosas ciudades, a tal punto que uno de ellos llamado “Perdido en el tiempo”, al que considero un temazo por lo que transmite en su letra y melodía Rock Pop, fue top ten en incontables cantidad de radios de la región. Fue tal el éxito que se abrieron puertas enormes como lo fue tocar en Crónica Musical a principios del año 1997 y a pedido de la audiencia y de la producción del canal (recuerdo que el nombre de uno de ellos era Fernando Juan – hijo de uno de los dueños), fuimos invitados a que tocar en la pantalla grande de la música por segunda vez. Seguidamente, la banda completa se muda a ciudad de Bs. As. para encarar profesionalmente una carrera musical. No podíamos creer que a las pocas semanas de hacer la recorrida por el circuito de pubs y algunos teatros, tengamos dos fans clubs formados por seguidores de ese espíritu musical llamado “Mama Susana”. El próximo paso era ir al programa de Badia y compañía. Pero el malestar emocional en mí pudo más que el camino a la fama. Tenía 16 años, era un niño, aun de duelo por el fallecimiento de mi madre, y comenzando el 4to. Año de la secundaria. A ello sumemos que extrañaba a mi familia (los necesitaba), a mis compañeros de la secundaria, a mis incondicionales amigos de siempre. Me pudo más el amor por todas esas personas que la carrera artística que comenzaba a dar sus primeros frutos. Agobiado por mi malestar, un día me levanté luego de meditarlo y pensarlo una y otra vez, reuní a mis músicos y les informé que regresaría a Concordia. La noticia les pegó fuertísimo, y al cabo de unos meses, literalmente la banda de disolvió.

Terminé la secundaria y me aboqué a mis estudios universitarios. Graduado de abogado comencé a trabajar full time en mi propio estudio jurídico en cuya profesión también tuve mucho éxito, alejándome totalmente de la música. Pero el sueño de hacer música, de hacer llegar a la gente esas canciones que tanta emoción positiva generan, esos hermosos y sanadores temas, quedó muy dentro de mí, como reprimido. Desde que regresé de Bs. As. eso fue una materia pendiente en mi vida y una deuda con el público que nos seguía. Todos estos años lleve esa voz que muy dentro de mí me decía “tenés que regrabar esos temas y hacerlos llegar a las personas, recordarles que el amor es lo más importante que hay en la vida, recordarles sus emociones, movilizar sus sentimientos (que tan tapados están por la frialdad de la sociedad), a través de canciones, algo que lamentablemente hace falta en estos días en la industria musical y en la sociedad en general.

Inesperadamente en el mes de marzo de este año antes de que comience la pandemia reapareció en mi vida, específicamente en mi estudio jurídico, una persona que considero una hermana de distintos padres, una hermana de la vida, del corazón, una gran amiga, de esas que son puro amor, y entrega gran parte del valioso tiempo de su vida para ayudar a las personas sin pensar en recibir nada a cambio. Se llama Flavia Nonino, mi amiga,  “La Torito”, como le suelo decir (porque trabajaba como un Toro sin parar). Flavia es una mente brillante en asesorar a las personas que quieren emprender algo, una genia abismal en la comercialización por redes y en el manejo del marketing.

Iniciamos un dialogo por asuntos de su interés. La conversación se extendió mucho más del tiempo esperado. Nos despedimos y se fue. A los tres días regresó. Ya en la intimidad de mi hogar, puertas adentro, le plantee que necesitaba hacer un cambio de vida. Aflojar un poco con el estudio jurídico y le pedí que me “tire una idea” para emprender algo (en esto le vuela la cabeza, es muy “Crack”). Me miró, se rio, hizo el cumplido de mi carrera como abogado haciendo algunos halagos y me dijo, dame un segundo, paso al baño y continuamos. Cuando se predispone a ingresar al baño, sentí como un haz de luz atravesó mi cabeza, una voz interior que me llevó a visualizar las canciones de “Mama Susana”, las letras, Etc. y en eso a viva voz y con un tono elevado le digo: “¡Ya se Flavia, me vino una brillante idea!”, con emoción y lágrimas en los ojos. Y me pregunta con entusiasmo ¿¡Cuál, contame!? Te veo emocionado, ¿Por qué lloras? A lo que le respondo: Debo regrabar los temas de la banda que armé en honor a mi madre, los temas de “Mama Susana”. Me encantan, tienen contenido, mensajes re lindos y positivos para la gente. Son esperanzadores, te tocan el corazón. Eso quiero hacer, regrabar y llevar a adelante ese sueño que abandoné a los 16 años porque no me sentía bien, era muy chico por entonces. Todos estos años los llevé adentro mío y nunca lo abandoné, es momento de recomenzar. Ella se emocionó, corrió hacia mí y nos abrazamos. Literalmente las lágrimas en los ojos no paraban de correr. Y ahí me recordó que ella y su grupo de amigas eran fans de esa banda “Mama Susana”

Asi que comenzamos a amar el equipo de trabajo poniendo el corazón, decididos a llevar mensajes profundos, de amor, de paz, canciones que nos inspiren a amarnos a nosotros mismos y al prójimo. Canciones con historias que nos dejen algo al escucharlas.

Para cumplir este sueño, nos propusimos que el equipo de trabajo, desde los músicos hasta la producción musical, sean personas de Entre Ríos, ya que es una provincia que ha dado frutos muy talentosos y que han tenido éxito en el mundo, tales como El Indio Solari (Paraná), El Polaco Goyeneche (Urdinarrain), Coti Soroquin, (quien, si bien nació en Rosario, creció y se desarrolló en la ciudad de Concordia). Coti es una persona a quien tengo gran aprecio y admiración como ser humano y colega artístico; quien ha estado ligado a mi padre, acudiendo de joven a su negocio, y a los ensayos que él mismo realizaba en la casa familia con sus amigos, ubicada en calle Uruguay de mi ciudad. Gastón Luna, quien fue el seleccionado por su capacidad, creatividad y profesionalismo para la filmación del video clip musical del primer single que se llama “Perdido en el Tiempo”,  Matías Solanas de apodo “El Larva”, un gran músico y productor musical que tiene años de trayectoria artística, quien ha integrado importantes bandas musicales y ha ido de gira con sus teclados con Coti Soroquin, entre otras personas de gran talento. Luego me presentaron a Claudio Herrera, quien es mi productor artístico (él es de CABA, con más de 15 años de experiencia en el rubro, y es una persona de gran profesionalismo y que sabe muchísimo de producción artística). Claudio a su vez me presentó a Matías Merino que es un Commynity Mannager de gran creatividad.

En fin, asi salió a la luz ese sueño que, por motivos de la vida, guarde en lo más profundo de mi corazón y que hoy con inocultable amor, quiero cumplir y compartir con todas las personas que sea posible y sin límites de fronteras. Ayudar con distintas acciones solidarias con recitales, eso está incluido en mi agenda y todo el equipo de trabajo está muy entusiasmado con esta idea de la solidaridad. Es un sueño que conlleva consigo la impronta del amor, hay muchas horas de entrega y dedicación para que esto sea posible.

De niño ¿Tocaste algún instrumento, tuviste alguna experiencia en algún escenario o con un artista?

Si, principio por contarles que comencé a estudiar guitarra por incentivo de mi padre, Raúl Marcelo Bonato a los 7 años con un gran maestro del blues que se llama Carlos Rossi. Un capo, inspirador. Un educador. Les confieso que mi incursión en la música fue totalmente interesada, esto que les voy a contar es para reinos. Porque resulta que mi padre (percusionista), tenía una batería que a mí me encantaba, de esas súper equipadas y profesionales. De esas batas que son bien caras. A la altura de un músico de su envergadura (mi viejo a quien considero un Crack artístic, “El Pulpo”, “El Gringo”, o “Russo” como solía decirle Pappo cada vez que venía a tocar a Concordia, declarado ciudadano ilustre en la ciudad). En fin, retomando mi relato, resulta que mi viejo sentía una especie de frustración porque ninguno de sus hijos tocaba ningún instrumento. “Casa de herrero cuchillo de palo”. Asi es que, no tuvo mejor ida que comenzar a decirnos que a aquel que empezara a estudiar algún instrumento le regalaría la batería completa, con todo el equipo de percusión, porque en breve se retiraría como músico.

Te imaginas, mis ojitos se pusieron brillosos y ya veía esa gran posibilidad de ganarme la batería, enseguida vender todo y comprarme la Harley Davidson de mis sueños, jajajajajaja

No dudé en levantar la mano y le dije. “Yo quiero estudiar música pa, pero elijo la guitarra, me gusta la guitarra”. Un sanatero el benjamín (era el menor de los hermanos), jamás había tocado una guitarra. La intención era ganar la batería y venderla para comprarme la moto jajaj. Bueno fue asi que comencé a estudiar guitarra. Luego de la primer clase, me di cuenta que había descubierto a una gran pasión en mi vida. Desde ahí no paré y mi viejo tampoco colgó los palillos jaja Fue todo un engaño. Se salió con las suyas.

Mi maestro logró eso que debe lograr cada docente: “inquietar al alumno” para que estudie y motivarlo. No paraba de tocar, llegaba de la escuela, hacia las tareas y en vez de ir a jugar con los pibes del barrio, me quedaba en la casa de mi abuelita “Coca” a tocar.

El asunto es que a las semanas de comenzar guitarra mi primer escenario fue un acto de la escuela primaria en el que participé. De ahí en más, cada acto, “BONATITO” al escenario.

Mi primera integración musical fue a los 11 años en una banda local que se llamó Sonit Negra, formación que compartí junto a Leandro Marzo, Diego Perichón y Martin Landa. Éramos todos niños cuya edad mayor no superaba los 15 años. Yo era el más chico, te imaginas, 11 años. Los adultos que nos escuchaban se agarraban la cabeza, porque no podían creer que chicos tan jóvenes toquen en una banda que se dedica pura y exclusivamente a tocar temas de Vox Dei. Era algo de locos para ellos y que no les entraba en la cabeza.

A los 13 años forme una banda musical que se dedicaba a tocar Rock, Blues y Ritmin & Blues. Sonaba en forma impresionante esa banda, aun la extraño. Con esa banda tocamos en incontable cantidad de festivales regionales. Temas con un sonido propio, pero también hacíamos covers.

LA INFLUENCIA DE PAPPO Y LA NOCHE DE GLORIA.

Personalmente, por influencia de Carlos Rossi – mi maestro de guitarra y de mi padre -, comencé fanáticamente escuchar a Pappo y tocar sus temas. Me eduqué musicalmente escuchando al Carpo. Para mí era lo más. Sabía de memoria sus canciones. Por entonces pensaba “Si alguien quiere saber si es posible tocar el cielo con las manos y que se siente al hacerlo, yo tengo la respuesta jajaja”.

Era una noche del mes de junio del año 1995. Acabada de cumplir el día 7 de mayo 15 años. Un viernes normal, común y corriente. Fui a la escuela como cualquier día y me dedique a mis rutinarias actividades.

Por la tarde me encuentro con mi viejo, a quien siempre iba a verlo a su negocio, y me da la noticia que casi hace que me caiga de espaldas: Me dice “Coto, aprontate porque esta noche tenemos que hacerle el aguante a Pappo. Vino a correr carreras al autódromo  y se pegó una vuelta por acá (por el negocio), hoy a la mañana y me pidió que le arme algo y consiga los músicos, porque dijo que tiene muchas ganas de tocar”. Me reí y no le creía, pero a su vez los ojos se me pusieron brillosos (al escribir lloro por recordar ese momento).  Mi padre me abrazo y me aseguró que era cierto, que iba a cumplir mi sueño de conocer a Pappo y tocar con él. Te imaginas? Exploté en lágrimas.  Apronté mi guitarra, la lustre, busque mis botas de cuero, pantalón negro, una camisa de jean bien fachera y espere que sea la hora (15 años el tipo con esa actitud jajaja).

El encuentro tuvo cita en un famoso pub de la city que se llamaba Parada Soler. Estamos todos como locos esperando que llegara El Carpo. El lugar lleno de gente. Se respiraba un ambiente de fiesta. Cuando lo vi entrar corrí hacia él, lo abrace y le dije “bienvenido, mucho gusto en conocerte”. Al ver que era un niño el me abrazo fuerte, me miró a los ojos, me agarró la cabeza de los pelos con esa manota que tenía y me dijo con su voz ronca y aguda “el gusto también es mío”. Saludó a todos, subió al escenario y se predispuso a empezar el show. Cuando me vio a mi subir con mi guitarra y vio que la enchufé en uno de los equipos, se dio vuelta, lo miró a mi viejo como preocupado porque no entendía nada y le dice “y esto, que onda”, tenemos que empezar, deslizando y dando a entender que había que traer al otro guitarrista, “Y bueno, le dice mi viejo, empecemos, vos tranquilo loco, esta todo bajo control, empeza que te seguimos” (mi viejo en la batería). Me veía tan niño que, confieso, Pappo empezó el show desconfiado y un poco nervioso jajaja. Al finalizar el primer tema otra vez se dio vuelta y le pregunta a mi viejo “¿y este pibe quien es, de donde lo sacaste? Es mi hijo Pappo. Y él le dice, “suena igual a mí…” A lo que mi viejo le dice. “Te sigue y estudia guitarra escuchandote desde que tiene 7 años, ahora tiene 15”. El Carpo estaba como aturdido y confundido. No entendía nada. Yo hacia la vista gorda como que nada y esperaba atento a que comience el próximo tema.

Fue uno noche gloria que jamás olvidaré y que se extendió hasta el amanecer. 

¿De dónde sale tu motivación a la hora de escribir?

Sale de la realidad. Me gusta mucho observar lo que sucede a mí alrededor. En mis seres queridos, amigos, la sociedad en general. No soy el típico charlatan que al componer lo hace vacío de contenidos. Cada renglón que surge, lo hago con un profundo sentido sinceridad y realidad.

¿A qué aspiras artísticamente?

Sueño con llegar con las canciones a cada persona que las necesite. Con hacer una carrera artística que me permita viajar y conocer lugares, personas. Trasmitirles esperanzas, mensajes de amor por uno mismo y por el prójimo. Sueño con hacer recitales solidarios y a beneficio. Sueño con poder vivir de esto que tanto amo y que es la industria musical.

Se viene un lanzamiento. Contanos que estas preparando ¿Cuándo es? ¿Con qué nos vamos a encontrar?

Junto al equipo de trabajo decidimos grabar un video clip musical de elevadísima producción al nivel de Hollywod literalmente del primer single llamado “Perdido en el Tiempo”. Es un tema que a la gente le encanta y atrapa, tiene 22 años y fue regrabado y versionado recientemente.  Vino para quedarse. El video clip va a ser épico, me encanta como está quedando. No se lo pierdan.

El mismo será presentado el día 15 de octubre en mi cuenta de You Tube llamada BONATO OFICIAL y en Instagram @bonato.oficial.

¿Por dónde podemos seguirte y escucharte?

En las cuentas que les acabo de nombrar asi como en Spotify

¿Cuál es tu equipo? ¿Quiénes te acompañan?

Las personas que les nombre antes: Flavia Nonino, Claudio Herrera, Matías Merino, Matías Solanas, Angel Tagliapetra, y mis afectos.

¿Cuáles son las mayores satisfacciones que te da la música?

Me vivifica, me llena de emociones, vibro, sarrío, conozco y ayudo a muchas personas. Caricias para el alma. Pasión. Divesion. Fluyo, soy yo en escencia.

¿Qué planeas en un futuro cercano?

Con el equipo estamos trabajando para hacer un fuerte lanzamiento en todo lo que es México y Estados Unidos. Luego el plan es comenzar la grabación del segundo Single que se llama “Ya es Hora”. Tal vez en algún lugar de Europa o nuevamente en Argentina. Veremos que decide el equipo de producción. Un tema basado en una historia real que te enseña las consecuencias nefastas que traen aparejadas en el consumo de droga. Está muy bueno ese tema y comercialmente va a tener mucha llegada porque es un tema que a la gente que lo conoce le gusta mucho.

Si te concedieran un deseo ¿Qué pedirías?

Que la mayor cantidad de personas apoyen este proyecto musical que es hecho con incalculable amor, y que exista menos maldad en nuestro gran hogar llamado Planeta Tierra.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios