jueves 29 de julio de 2021
caras
CELEBRIDADES | 03-05-2020 20:50

Los secretos de Valeria Mazza para superar la convivencia de la pareja en cuarentena

La top model confesó los tips de amor con Alejandro Gravier durante el aislamiento.

Se acerca la fecha para celebrar sus 22 años de casada, con el padre de sus hijos Balthazar (21), Tiziano (18), Benicio (15) y Taína (12),  pero para Valeria Mazza y Alejandro Gravier cuentan como 30. “Porque fueron 8 años más de novios. Con Ale nos elegimos bien, crecimos juntos, nos acompañamos mucho y tuvimos siempre objetivos en común como pareja más allá de nuestras profesiones.  Yo creo que el secreto es que lo pasamos bien y que elijo todos los días de mi vida seguir estando donde estoy. Soñamos juntos con esta familia que hoy disfrutamos tanto”, relató la top model en un mano a mano con Héctor Maugeri, Vicedirector de CARAS, tras abrir las puertas de su hogar vía Instagram Live.

Entre otras cuestiones conyugales que se magnifican durante la cuarentena, como el TOC de su marido al que reconoce como un obsesivo del orden, la conductora y empresaria revisó sus inicios en la relación y contó su experiencia personal para evitar llegar al punto de una crisis matrimonial. “Hay un límite del respeto que nunca se pasa. Creo que es importante largar todo en el momento, si es que hay una discusión, y nunca pasar ese límite. Y reconciliarte lo mas pronto posible.  Nunca irse a dormir disgustado, es preferible que todo termine el mismo día”, aseguró y agregó:  “En nuestra pareja no hay diferencias de base. Hay que aprender a amar también. Y eso es nunca esperar nada del otro ni pretender que el otro cambie. Es muy importante tener proyectos en común, tener sueños y es algo que se mantiene entre nosotros. Todos los días me levanto y me da a un placer enorme verlo al lado mío. Hasta que empieza con el TOC del orden y ya lo quiero matar pero es así”.

Aún en las familias más numerosas, el aislamiento obligatorio invita, tarde o temprano, a que se genere una división equitativa de las tareas diarias de la casa. Premisa que en el hogar de los Mazza, se cumple a rajatabla. “Hacemos todo para mantener el orden, la limpieza. Los chicos ayudan un montón, cada uno arregla su cuarto y se ocupa de su cama. Esto de la solidaridad y de pensar en el otro es un muy buen ejercicio. También lo pasamos muy bien. Hoy dormimos sin despertador y a las 2.30 de la tarde hicimos un desayuno-almuerzo, Taína preparó unos pancakes de avena, mientras otro tiende la mesa, otro lava. Hacemos todo entre todos”, asumIó con orgullo una de las modelos más icónicas de nuestro país, que además reconoce su propia exigencia para con la educación de sus herederos. “Cuando sos chico tener límites te da seguridad. Los chicos intentan romperlos y por eso uno tiene que adaptar los límites a las edades. Pero porque me importa, me ocupo y se los pongo. Un límite es también una demostración de amor, y para mí es necesario”, concluyó.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios