lunes 14 de junio de 2021
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 30-07-2020 14:27

Ganar salud bajando de peso

Cambiar el estilo de vida, es fundamental para crear hábitos comiendo sano y rico. El resultado es óptimo: salud y peso ideal.

La cuarentena nos ha llevado, entre otras cosas, a darle importancia a lo que es verdaderamente prioritario: nuestra salud. Mucho se habla de cuidar el sistema inmunitario, aunque la información que se brinda, en algunos casos, es sesgada. Por ello, Mariela Timarchi, Health Keto Coach certificada, propone “simples pasos para cuidarte y llevar tu salud a un nivel óptimo, que no es lo mismo que, salud promedio. Adelanto que solo es necesaria comida real. Mi propuesta es volver a la carnicería, a la pescadería, a la pollería y a la verdulería”, asegura.

- ¿Cuáles son esos pasos simples que recomienda?

Primero, comer cuando se tenga hambre. El ser humano no ha sido diseñado para comer cada cuatro horas. Imaginate a nuestros ancestros -hace millones de años- haciéndolo. Imposible, ya que solo se alimentaban de lo obtenido de la caza, la pesca y los frutos que pudieran encontrar, según la estación. Cuando había escasez, ayunaban, y sobrevivieron con salud optima, motivo por el cual, nosotros llegamos hasta acá.

- ¿Cómo se hace para poner en práctica este primer paso?

Simple. Solo comer cuando se tenga hambre hasta quedar saciado, priorizando alimentos reales, un concepto que voy a repetir constantemente. Pasar hambre no enseña nuevos hábitos, solo genera ansiedad por la próxima comida. Hay que escuchar al cuerpo. Si el instinto te indica comer galletitas empaquetadas o un paquete de papas fritas, es solo que tenés un desbalance de sodio-potasio; ¿tenés una adicción por lo dulce?, comé algo grasoso como aceitunas o un puñado de frutos secos.

Los alimentos más nutritivos y saciantes son las proteínas de origen animal junto a las grasas saludables como aceite de oliva primera presión en frío, aceite de coco, palta, aceite de palma, aceite de palta, frutos secos, crema de leche, manteca y ghee, que es manteca clarificada.

- Y verduras, ¿cuáles?

Las verduras que se recomiendan son todas aquellas de hojas verdes que crecen por arriba de la tierra. También se incluyen las crucíferas, que proveen nutrientes indispensables como el azufre, por ejemplo. Aunque crecen por arriba de la tierra, conviene evitar el choclo y el zapallo, por lo menos hasta adaptarse a este estilo de alimentación y vida. Estos vegetales, como los que crecen por debajo de la tierra, están compuestos de almidones y azúcar que pueden invitar a excederse en las ingestas.

- El segundo paso, ¿cuál sería?

Planificar y ordenar las compras. Lo ideal es preparar y cocinar una vez, para comer dos o tres. No se necesita ser chef ni tener un freezer enorme. Y fundamental, privilegiar los alimentos frescos, que son los verdaderamente nutritivos. Siempre recomiendo armar semanalmente un plan de comidas, de acuerdo a los gustos, comprar los ingredientes y pre preparar los alimentos para tenerlos listos para el momento de la cocción.

 Envasados, enlatados o empaquetados tienen conservantes, colorantes, azúcares agregados y diferentes químicos que, además de no proveer saciedad, dañan la flora intestinal o microbiota y que, inevitablemente, llevan a sufrir enfermedades crónicas como diabetes, síndrome metabólico, obesidad, enfermedades neurodegenerativas y cardiovasculares, entre otras.

- ¿Qué otros buenos tips nos puede ofrecer?

Mineralizate bien consumiendo agua y agregándole jengibre, menta, cúrcuma -un excelente desinflamante- o jugo de limón para dejar atrás la adicción a las gaseosas, llenas de azúcar y químicos, incluso las light o las zero. Cuanto más dulce le agregues a tus ingestas, más antojos tendrás, más enfermedades aparecerán. Armá un plato completamente nutritivo.

No es aburrido ni restrictivo ya que se puede comer un pastel de papa falsa con el solo hecho de reemplazar el puré de papas por puré de coliflor, por ejemplo, o una paella preparada con arroz de coliflor. ¿Querés sushi? En lugar de arroz, utlizá una pasta de semillas de girasol o repollo macerado. Es fundamental eliminar de plano el azúcar. No solo me refiero a azúcar blanco, también al orgánico, mascabo, de coco y todas las variantes que la industria alimenticia encontró para que no reconozcas que el producto la posee. La mejor elección son los frutos rojos enteros y no disecados, que son los que poseen menos azúcar, aunque mayor cantidad de vitaminas y antioxidantes.

Este consejo también incluye desterrar los edulcorantes que poseen químicos nocivos para la flora intestinal provocando necesidad de más dulce, además de un aumento de las bacterias nocivas. Sí se puede consumir una infusión de stevia en hojas o xilitol, ya que ninguno de los dos eleva la glucosa tanto como para que la insulina se eleve y se convierta en grasa acumulada.

Por último, y no menos importante, hay que prestarle atención al descanso, que suele minimizarse.  Sin embargo, está científicamente comprobado que la deprivación de sueño es acumulativa y produce impacto en nuestro metabolismo. Mal dormir o dormir menos puede implicar malas elecciones al día siguiente.

Conoce más en su perfil de Instagram.

Para contacto[email protected] - +54 9 11 3186-8415.

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios