miércoles 8 de abril de 2020
caras
EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 14-02-2020 17:38

Dalia López: "El dinero no es todo en la vida"

Solidaria. Su filosofía busca el equilibrio entre la ganancia y lo espiritual. En su tierra, Paraguay, disfruta tanto de los negocios como de ayudar al prójimo.

No teme decir que su filosofía como empresaria busca equilibrar la renta económica con la riqueza espiritual. “La ética en el trabajo es ganar dinero. Sin embargo, la utilidad es vacía si no tiene una mirada social. La suerte de un país es una responsabilidad compartida entre gobernantes y gobernados”, asegura Dalia López, la empresaria y benefactora paraguaya que se destaca tanto por la tarea social que realiza de manera anónima, como por la elegancia y refinamiento que la caracterizan y a los que no renuncia.

“Soy agradecida a la vida. Doy gracias por todo al Creador. También reconozco a esa mano que auxilia en momentos difíciles. No estamos en la vida para hacer sufrir, ni para padecer. Es gratificante ser agradecida”, agrega la mujer de negocios, cuya mayor preocupación remite al ámbito de la salud de las personas. “Y en asistir, dentro de las posibilidades, a madres solteras, a niños y a personas de la tercera edad”, admite. Razones que la llevaron, entre otras acciones solidarias, a poner en marcha móviles de salud que en varias regiones de su país dan contención y atención médica gratuita para personas y familias en situación de vulnerabilidad.   “El ‘Móvil de la Mujer’ recorrerá todos los departamentos del país. La atención médica es mi prioridad y por eso ofrecemos los servicios de laboratorio, mamografías, ecografías y análisis y control para detectar el cáncer a tiempo. Todo conlleva atenciones gratuitas, seguimiento en los tratamientos y también medicamentos gratis.

Por su parte, el ‘Móvil de Salud para los Niños’  contará con atención de tecnología de punta para verificar la vista y la audición de los chicos y pone énfasis en el control odontológico y la buena nutrición, al igual que la entrega de medicamentos, anteojos y audífonos gratis. Los casos de cataratas son cubiertos por el ‘Móvil de la Tercera Edad’, que ofrece cirugías”, puntualiza Dalia, a quien también preocupa la situación de los pueblos originarios.

“La raza guaraní nace con nuestros ancestros. Ellos tendrán una atención muy especial. Los hermanos indígenas necesitan auxilio en todos los asentamientos que tenemos en las regiones oriental y occidental. Ultimamente estuvimos con nuestros hermanos de ‘San Juan Bautista del Ñeembucú’, que la han pasado muy mal por las inundaciones. Allí llevamos los camiones de salud móvil e hicimos cirugías de cataratas”, afirma la empresaria, quien también se aboca con el mismo esfuerzo a su rol como madre, sin dejar de lado sus espacios personales.  

—¿Cómo hace para cumplir con tantos roles en el día?    

—Todo pasa por la organización. De la convicción en el bien nace la disciplina que ordena las horas del día. Esta vida es, posiblemente, la única que tenemos. Por eso es sano tener una metodología diaria. ¡Nada es fácil en la vida! Lo cómodo no siempre es beneficioso y peremne en el tiempo. La responsabilidad se inicia con uno mismo. No es justo pedir a otro lo que no se entrega.  

—¿Siempre fue tan ordenada en su rutina?  

—Es un hábito que, por repetición, se vuelve casi automático. Eso no significa ser aburrida ni perder el brillo y menos los sentimientos. Al contrario, es una práctica que ayuda a gozar la vida en todo su esplendor.    

—¿Qué lugar ocupa el dinero en la vida?  

—Cada persona es diferente. Cada quien es feliz como quiere o cree serlo. El dinero es importante, pero no es todo. Ayuda a comprar una casa pero no el hogar. Además, no hay datos sobre la persona que haya salido de este mundo con su ganancia económica a cuesta.    

—A muchos le llama la atención que conserve su estilo glamoroso a la par de sus acciones benéficas...  

—¿Por qué debería renunciar a ser yo misma? Me gusta el buen vestir, los ricos perfumes, la gastronomía exquisita, el auto de marca, pero también me satisface dar la mano solidaria. Para mí debe ser indisoluble el glamour, como decís y el sentir al prójimo. El mundo precisa de calidad de vida que pasa igualmente por la relación armónica con el entorno.    

—¿No se agota con una agenda tan cargada?  

—Por suerte tengo el respaldo de los amigos brasileños y del presidente del Frente Parlamentario Paraguay-Brasil, el senador Eduardo Gómez. También está la mano de Adriana Mendoza y Paula Oliveira Lira, grandes amigas.  

—¿Cuál es su meta como mujer y empresaria?    

—Continuar haciendo lo que hago. De ser posible, dar mayor volumen de organización a las ayudas sociales. Trabajar, siempre en silencio, por mi amado Paraguay. Promocionar el trabajo como la mejor vacuna contra la pobreza y mantener con orgullo mi esencia de mujer. Pero no sólo quiero ayudar en la salud. También deseo dar alegría. En breve viene al Paraguay Ronaldiño, uno de los más grandes futbolistas del mundo. Con él y con otros famosos vamos a recorrer la tierra guaraní con el “Móvil del Crack”. El lanzará su libro “La vida de un crack”.  

—¿Cuál es su postura respecto a lo que debería hacer el Estado con la ayuda social?  

—Yo ratifico mi visión de un país en el que debe haber una responsabilidad compartida entre el sector público y el privado. Los electos tienen que crear las condiciones para el trabajo y los electores deben saber que hay derechos y también obligaciones. La democracia es una eterna simbiosis entre gobernantes y gobernados. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios