jueves 2 de abril de 2020
caras
ESPECTáCULOS | 24-02-2020 06:08

Izan Llunas, el Luis Miguel pequeño en la serie, revela qué lo apasiona de la Argentina

El nieto de Dyango pasó por Buenos Aires donde tuvo dos presentaciones y habló de todo con CARAS. Galería de fotos

Ojos claros, cabello rubio y una sonrisa compradora. Niño prodigio y protagonista de una de las series más vistas del 2018, dice que lo que más disfruta es ser un “chico común y corriente”. Toca el piano y la guitarra, sabe bailar y posee una angelical voz que lo llevó al estrellato desde la primera vez que pisó un escenario en la audición a ciegas de “La Voz Kids” que le cambiaría la vida para siempre. Luego, México, donde le dio vida al joven Luis Miguel (49) en la serie homónima que el popular cantante produjo junto a Netflix y que este año estrenará segunda temporada. De paso por la Argentina, donde se presentará el 19 en “Espacio Clarín” en Mar del Plata y el 21 en “La Trastienda”, Izan Llunas (15) recibe a CARAS en el Hotel Meliá Buenos Aires, su casa lejos de casa, a pocos días de comenzar su primera gran gira como cantante solista.

Para mí la serie ha sido un trampolín. Un impulso enorme para mi carrera. Siempre la voy a recordar con cariño. Desde pequeño supe que este era mi camino. Yo canté antes de hablar, pero recién a los 10 años lo senté a mi padre y le dije que quería ser artista, y el resto es historia”, dice.

De familia de artistas, es nieto de Dyango (79) e hijo de Marcos Llunas (48), hace oídos sordos a las comparaciones que, tras el éxito de “Luis Miguel: La Serie”, se realizaron entre su padre y Luis Rey, el déspota progenitor de “El Sol de México”. “La gente empezó a decir eso porque quería más espectáculo. De pronto se acabó la serie y ‘pum’, no pasó nada. Se buscaban más cosas por hablar y cayó mi padre. Para mí nada, nada, nada que ver con Luis Rey; lo único en que se parecen es que cantan. Mi padre es de las personas más amables que conozco. Cuando le planteé que quería ser cantante su respuesta fue: ‘Si tú quieres hacerlo, tú lo haces. Yo no te voy a obligar para nada’”, confiesa.

Radicado en Puebla (México), Izan lanzó su primer sencillo, “Decídite”, junto al colombiano RK. El video ya supera el millón de views y promete convertirse en el tema del verano europeo. “Decidí hacer algo más latin pop, medio urbano, porque es lo que a la gente de mi edad le gusta. Actualmente es lo que más se lleva y la verdad es que a la gente le ha gustado mucho. Durante el año voy a lanzar más sencillos de los que no puedo contar mucho, pero de los que sólo diré que os van a encantar”, agrega.

Toma clases de canto, baile, piano y guitarra; sueña con componer su propio material junto a su padre y fantasea con convertirse en un artista todo terreno como Bruno Mars (34). “Ojalá que alguna de mis canciones se convierta en hit. Voy a trabajar mucho para que así sea”, expresa con ilusión.

El show que vengo a presentar en Argentina, y que ya pasó por Perú y Chile, es muy diferente a los que venía haciendo. Anteriormente, hacía media hora yo solo, ahora es un concierto mucho más grande. Hay bailarinas y banda que me acompañan. Va a sorprender y mis fans lo van a amar”, asegura.

Soltero y amante de la carne argentina, las empanadas y el chimichurri, Izan espera poder volver a la Argentina tras sus presentaciones. “Tanto a mi abuelo, como a mi padre y a mí, nos han tratado siempre bien aquí. Es un placer visitarlos y ojalá que sea muy pronto”, dice.

Aún en plena gira, el joven no descuida sus estudios y solo piensa en ponerse al día cuando regrese a su hogar. “Mientras mis amigos están por allá haciendo tareas y yendo al colegio, yo estoy aquí haciendo presentaciones y yendo a entrevistas.Cuando vuelva, pase lo que pase, tengo que recuperar. No quiero perder el curso. Me quedan, exactamente, dos años de colegio. ¡Nada!”, revela.

Con tan solo 15 años, ya logró muchos de sus sueños. Su rostro se convirtió en rentable merchandising y su voz cantando “La Malagueña” en un sello de la serie que lo catapultó a la fama. Sabe que su vida fue un antes y un después de ponerse en los zapatos de Luis Miguel y, sabe, que, como él, tiene todo lo que se necesita para ser un gran artista.

Luis Miguel es una persona muy respetable. Yo creo que todos lo respetamos. Es uno de los artistas latinos que más ha impactado y, para mucha gente, es un gran ídolo. Es un gran artista que canta muy bien y que se ha dedicado mucho a su carrera. Ha tenido mucha disciplina desde pequeño. Ojalá yo pueda tener una carrera como la suya”, concluye.

Por Delfina Ortega Nodar

Galería de imágenes

Comentarios