martes 16 de agosto del 2022
ACTUALIDAD 08-03-2016 10:35

El escandaloso divorcio de Alé y Maria del Mar

Matias esta muy triste y ella intento quitarse la vida Galería de fotosGalería de fotos

Luego de 154 días de matrimonio, es decir, menos de medio año, finalmente la historia de amor, por la que casi nadie apostaba, salvo los novios, llegó a su fin. Matías Alé (38) y María del Mar Cuello Molar (23) firmaron conjuntamente la petición de divorcio y ahora sólo falta que el juez interviniente los declare oficialmente divorciados para que ambos continúen con sus vidas. ¿Qué sucedió para que la pareja que hace tres semanas reafirmaba su amor en Carlos Paz, durante una nota exclusiva de CARAS, hoy esté separada?

El detonante de la separación habría sido el sorpresivo pedido de “Nulidad del matrimonio” que María del Mar le solicitó a su abogado Fernando Burlando. La noticia no se la comunicó ella a Matías, sino que el actor se enteró luego de ver al letrado contándolo por televisión, el miércoles 2 de marzo. En ese momento, con lágrimas en sus ojos y destruído emocionalmente, Alé tomó su teléfono y llamó a su abogado, Guillermo “Pelo” Pelozatto. El pedido fue claro y contundente: “¡Pelo! Listo, ya está, terminemos con esta locura de una vez. ¿Qué es ésto de que pidió la nulidad del matrimonio? ¿Qué es esta locura que estoy escuchando? Firmemos el divorcio y enterremos esta historia. Necesito paz para estar bien”. Pelozatto, amigo de la infancia de Matías, ya tenía los papeles listos, y según confesó, el documento estaba preparado desde enero.

Lejos de tratar de reconciliarse con su esposa Matías reveló que intentó perder todo contacto con ella y reconoció que los audios y las imágenes que mostraban a María del Mar junto a otro hombre, cerca de un hotel alojamiento, le abrieron los ojos: “¡No me importa si fue infiel! ¡No me importa qué hizo o qué no hizo? No tengo ningún interés en averiguar, en investigar ni en hablar del tema. No sé qué le pasó a esta chica pero no quiero decir nada porque no le quiero dar letra a nadie para que después salga a hablar. Si me preguntan cómo me siento, obviamente que me siento mal, triste, golpeado... Porque yo me había casado para toda la vida. Por eso lo mejor para mi ahora es divorciarme y cortar todo vínculo con ella”, contó el actor a CARAS, el sábado 5 de marzo, mientras disfrutaba de una tarde de sol tomando una gaseosa junto a su amigo “Pelo”, en una heladería de Bella Vista.

Aunque María del Mar quería la “Nulidad del matrimonio”, rápidamente se dio cuenta que el divorcio era la mejor opción para los dos y Burlando y Pelozatto acordaron los términos de esta separación en apenas minutos: “Matías y María vinieron a mi casa de Barrio Parque de forma separada y firmaron el petitorio en conjunto. María no quiere nada de Matías y lo único que busca es el divorcio porque tanto ella como yo creemos que es lo mejor para que dejen de lastimarse”, contó Burlando. Mientras que el amigo del actor relató con dolor: “Me duele ver al cabezón —así lo llamamos a Matías— triste, pero fue lo mejor. María no puede reclamar nada porque además Mati no generó ninguna ganancia mientras estuvieron juntos. Igualmente, ni ella nos pidió nada a nosotros ni nosotros a ella. Si María quiere ser feliz, triunfar en el medio o hacer lo que sea, bien por ella y nos alegramos... Pero para Matías, ésto ya está terminado”.

Desde hace una semana María del Mar volvió a refugiarse en Córdoba, también triste y desolada. Intentando reponerse ante tanto dolor por su frustrada experiencia matrimonial llegó a develar un terrible secreto: “Tuve un intento de suicidio y él ni siquiera me llamó. Yo traté de darle lo mejor y de acompañarlo pero tuve un límite. Hoy no sé cómo volver a empezar. Lo intento todos los días”, repitió con voz baja y apesadumbrada. Por su parte, a Matías ya le han retirado casi toda la medicación y hoy pasa sus días leyendo libretos de obras de teatro (dicen que diariamente recibe ofertas para hacer presencias en discotecas y se rumorea que Ideas del Sur lo quiere tener en “Bailando por un sueño 2016”), mientras aguarda que le den el alta médica definitiva. Siempre cerca de sus amigos, Matías, Luciano, con quien suele almorzar, “Pelo”, su abogado y “el Turu”, con quien juega al tenis, Mati también dedica sus mañanas a realizar paseos en bicicleta, natación y hasta sale a trotar algunas tardes. Siente que ya recuperó su figura y que le volvió la gracia natural al hablar que había perdido. Matías está contento por saber que día a día avanza un escalón en su recuperación.

Por su parte, María, hoy asegura que encontró la contención en su familia y el apoyo incondicional que señala Ale no le dio. “Siento que él no me contuvo a pesar de todo y no le interesa lo que me pasa”, repitió la joven. Mientras que Nancy Molar, su madre, fue contundente a la hora de hablar de su hija. “María del Mar intentó suicidarse, flagelarse y dañarse de la peor manera, superada por la situación”, reveló. Acompañada también por su hermano Fabricio, su cuñada Marina y su sobrino Francis, quien nació hace poco más de un mes, la joven pasa sus días tratando de olvidar tanto dolor, paseando a su pequeño sobrino. “Estoy pasando un momento muy complicado”, murmura con su voz quebrada. Mientras a cientos de kilómetros Matías Alé muestra día a día su gran mejoría. “¿Si me arrepiento de haberme casado con María? —repite el actor una pregunta que parece surgida de su propia reflexión— ¡No! ¡Ni loco; de ninguna manera! Lo que hice fue por amor. Pero ahora ésto ya se terminó. Por eso a ella le deseo lo mejor. ¡Hoy yo estoy en paz y casi recuperado”. La gente lo reconoce en la calle y él vuelve a sonreir orgulloso de no haber perdido su magia. Firma autógrafos y accede a todas las fotos que sus fans le piden. Al despedirse, promete que 2016 será su año de total consagración.

Galería de imágenes
En esta Nota