viernes 25 de septiembre de 2020
caras
ACTUALIDAD | 13-09-2020 10:50

Conocé a Sol, la hija artista de Coco Fernández y Virginia Elizalde

La joven asegura: "Hoy valoro mucho lo que tengo" Galería de fotos

Apesar de su corta edad, Sol Fernández tiene una madurez y una simpleza que sorprenden. Físicamente es muy parecida a su padre Eduardo “Coco” Fernández y heredó el estilo elegante de su madre, la ex modelo y deportista, Virginia Elizalde. Estudiante de Diseño Industrial, un día empezó a dibujar con un lápiz negro y su talento la llevó a participar de la primera edición de la exhibición colectiva de artistas emergentes “Mostranos tu Arte”,  en el Museo Quinquela Martin. Hoy, Sol pasa la cuarentena en la casa de sus padres en Nordelta y sigue experimentando en lo artístico y se animó al color en sus obras, mientras toma clases online para continuar con su carrera univesitaria. “Estaba trabajando en Vail, en Colorado, como instructora de esquí de niños chiquitos de tres a seis años y vivía con 12 personas en una casa cuando comenzó esto del coronavirus. Tuve que regresar porque se cerraban las fronteras. Fue un cambio importante. Pasé de vivir y trabajar a full a estar en casa y tener tiempo para un montón de cosas y a la vez, estar encerrada. No hice tanto dibujo en papel aunque si hice bastante en el Ipad que es más trasladable. Y empecé a pintar cuadros y me gusta mucho. Recuerdo que en el último año de colegio había pintado uno y estoy muy feliz de retomar esa nueva fase”, comenta Sol.

Este año Sol se había anotado para cursar dos materias en forma online pero cuando tuvo que cursarlas en foma virtual por la cuarentena, decidió borrarse de algunas materias porque prefería hacerlo en forma presencial. Pero al extenderse tanto el aislamiento hoy debe cursar 7 materias en un cuatrimestre para no atrasarse en su carrera. “Tengo clases virtuales y reconozco que es raro hablar a través de la computadora. Sobre todo en las devoluciones de los trabajos, en los consejos de la profesora cuando ve los trabajos. Nunca creí que iba a durar tanto esta cuarentena. Por otro lado agradezco que esté la posibilidad de hacer las clases online porque no nos atrasamos tanto”, explica

   Sin dudas, Sol heredó de su madre la pasión por la actividad física y es su compañera a la hora de entrenar. Estaban anotadas en varias carreras juntas en el sur pero se pospusieron. Durante la cuarentena, hizo ejercicios aeróbicos, tomó clases virtuales de zumba, aerobox y yoga. “Al principio estaba recopada con los videos. Después empecé con yoga a la mañana porque te despeja la cabeza. Tenemos una bicicleta fija y me gusta el spinning. Aunque tengo épocas. De repente hago todo y después me pasa que no hago nada. Y luego de unos días arranco. Tengo épocas”, confiesa Sol con una frescura propia de su edad. 

Hace un tiempo, Sol dibujó a su cantante preferida Madison Beer y la subió a su cuenta de instagram y la etiquetó para ver si lo veían y le respondieron que les había gustado y la subieron a la cuenta oficial de la estrella. “Estuvo muy bueno eso. No lo podía creer”, cuenta feliz mientras piensa que es lo primero que hará cuando termine la cuarentena: “Quiero ver a mis amigas. Tenía viajes planeados para ir a la costa y cancelé todo. Pero sigue pendiente. Entreno a mi perro Snoop para que haga kite (surf) conmigo pero ahora no lo puedo llevar al río, así que espero que habiliten todo para movernos un poco”, agrega.  

En este tiempo que pasa en la casa familiar de Nordelta, Sol siente que es un buen momento para redescubrirse, para ver las cosas malas y buenas que cada uno tiene, porque siente que antes estaba tan ocupada que no alcanzaba a valorar todo lo que tenía. “Extraño mucho a mis amigas, quisiera juntarnos a tomar mate o charlar, a dormir la siesta. Son los pilares que me mantienen feliz. Tengo muchos tocs: soy exigente con algunas cosas y aprendí a aguantar tanto tiempo sin volverme loca en el camino. Reconozco que al comienzo de esta pandemia sentí miedo. Cuando empezó a brotar estaba en un pueblito de Estados Unidos y conocía a cada persona que se contagiaba. Sentí miedo a quedarme varada allá sin nada para hacer. Aquí en Argentina no tengo miedo. Se que tuve coronavirus porque me hice un testeo pero fui asintomática. Sí, me da miedo por mis papás o la gente de riesgo”, asegura Sol, quien ni bien pase esta etapa correrá a juntarse con amigas, ir a boliches, volver a viajar, recorrer, ver a la gente que no ve desde hace 8 meses cuando viajó al exterior. A la hora de los sueños, asegura que le gustaría mucho poder vivir en Europa, si es posible en Italia y entrar en el área automotriz. Ama la Fórmula Uno. “Crecer en esa área sería lo mejor que me podría pasar. Estudié tres años Ingeniería Mecánica porque me encantan los autos y ver las carreras de Fórmula Uno con mi mamá. Pero descubrí que era mejor seguir Diseño Industrial y estar conectada con esa parte que me apasiona. Cuando sea el momento, quisiera formar una familia y ser feliz”, concluye. 

 

 

 

 

Agradecimiento: Javier Luna Peinados.

Prod Alicia Blanco - fotos Jose Tolomei

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota
Rebeca Peiro

Rebeca Peiro

Comentarios