viernes 27 de noviembre de 2020
caras
ESPACIO NO EDITORIAL - CARAS LIKE | 17-10-2020 16:29

Salud mental y emocional en perros y gatos

¡Conoce más ingresando en la nota! Galería de fotos

En el día de hoy conversamos con la Dra. Marina Snitcofsky, veterinaria y doctora en Cs. Veterinarias FCV-UBA, Diplomada en Etología CLEVe, especialista en Etología CPMV y Magíster en Psiconeuroinmunoendocrinologia Universidad Favaloro, quien se presenta ante CARAS y nos brinda información de calidad sobre la salud de nuestros animales. “La salud de los animales tiene varios aspectos que deben ser atendidos con igual importancia: salud física, salud mental (funciones cognitivas) y salud emocional (comportamiento y bienestar)”, destaca la profesional.

Marina nos explica más sobre la Etología Clínica Veterinaria o Medicina Veterinaria del Comportamiento, que es la especialidad de la medicina veterinaria que aborda los problemas de conducta, tanto en su diagnóstico, como en la prevención y tratamiento. “Estos problemas suelen ser multicausales, incluyendo factores heredados, orgánicos, y ambientales o de crianza. Algunos corresponden a un trastorno de conducta que, como cualquier otra enfermedad, debe ser atendida por un veterinario, quien es el único debidamente formado y habilitado para realizar el diagnóstico, pronóstico, y tratamiento apropiado de la patología”, afirma.

¿Qué herramientas comprenden los tratamientos?

Los tratamientos comprenden múltiples herramientas y recursos, como: terapia de modificación de conducta, modificación ambiental, medicamentos, feromonas, entre otros. Para ponerlos en práctica, el grupo familiar juega un rol fundamental, participando activamente e implementando las pautas indicadas. En ocasiones, intervienen también adiestradores o paseadores caninos que complementan la terapéutica, supervisados por el veterinario actuante.

¿Cuándo se debe consultar a un especialista en Etología Clínica? 

Cuando aparecen comportamientos alterados, inapropiados o inaceptables, como destructividad de muebles y objetos, eliminación fuera de lugar, agresión hacia personas o animales, vocalización excesiva, miedo excesivo, conductas repetitivas (como persecución de la cola) o autolesivas (autolamido, mordida o rascado excesivo), conductas rebeldes (saltar sobre personas o muebles, tirar de la correa, etc.), entre otros.

También al adoptar un cachorro o gatito, para educarlo y criarlo adecuadamente evitando problemas futuros. Incluso, idealmente, antes de adoptarlo, para definir qué especie, raza, sexo e individuo es más apropiado para esa familia. 

Manejo emocional de perros y gatos durante la cuarentena

Por la cuarentena muchas rutinas han cambiado, afectando emocionalmente aperros y gatos, por lo que es recomendable consultar oportunamente para prevenir problemas futuros. Algunos perros salen menos a pasear, y a algunos gatos se le ha impedido la salida al exterior. Esto disminuye, además del ejercicio físico, también la actividad exploratoria y social, pudiendo redundar en un embotamiento de los sentidos y un aumento del estrés. 

Para evitarlo, además de intentar mantener los paseos, es recomendable establecer sesiones diarias de juego interactivo (varias veces por día, breves, con juego controlado), rotar los juguetes para generar novedad y aumentar la exploración, enriquecer el ambiente con estímulos sensoriales y, a los gatos, proveerles zonas de refugio en altura o escondites.

Además, la "hiper-convivencia" con los humanos puede generar un apego exagerado (especialmente en perros), que puedeocasionar problemas relacionados con la separación cuando la persona se ausenta (ansiedad, destructividad, vocalizaciones, eliminación inadecuada). Para que no suceda, debemos re-habituar a los animales a quedarse solos, iniciar un "desapego" gradual, fomentar la independencia, cerrar puertas y generar distancias, realizar "simulacros" de partidas y algunas salidas breves. En las salidas (reales o simuladas), es importante ignorar al animal desde antes de salir, y al regresar, evitar reforzar el saludo efusivo, y sólo darle atención cuando esté tranquilo.   

Para algunos gatos, la presencia constante de personas en casa, los cambios de rutinas o de distribución de espacios y mobiliario, pueden generar irritabilidad, agresividad y ansiedad. Es fundamental proveerles un área de aislamiento, y respetarla.

La respuesta constante a las demandas de atención puede reforzar conductas indeseables. El tutor debería iniciarlas interacciones cuando el animal no lo esté solicitando, proveerles juguetes, entretenimiento y enriquecimiento ambiental para evitar esta demanda excesiva.Siempre es recomendable buscar asesoramiento profesional para un adecuado manejo de cada caso.

Datos de contactowww.marinasnitcofsky.com.ar  - info@marinasnitcofsky.com.ar -  IG: @marinasnitcofsky - +5491153780803.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios