miércoles 12 de agosto de 2020
caras
CELEBRIDADES | 16-02-2020 06:07

Mirá las mejores fotos del refugio esteño de Angie Landaburu, la esposa de Tomás Eurnekian

Todos los rincones de la casa que respeta un estilo de construcción habitual de la ciudad. Galería de fotos

Su vida está llena de recuerdos de Punta del Este, ya que su madre es uruguaya y de chica se pasaba largas vacaciones en la península de diciembre a abril. Y cuando su familia tuvo que decidir donde enclavar su refugio esteño, la elección recayó sobre el exclusivo barrio privado de Laguna Blanca, el primero de su tipo en todo el Uruguay y levantado sobre un bosque de 42 hectáreas en Manantiales. “Es nuestro punto de encuentro familiar, un lugar ideal para desconectarse que está cerca y lejos a la vez de la movida. Nos queda cómodo a todos y está a mano tanto de La Barra como de José Ignacio”, se explaya Angie Landaburu (26), la modelo e influencer que en el 2019 sacudió la agenda social al casarse con Tomás Eurnekian (28), sobrino nieto del empresario Eduardo Eurnekian (87): “Mucha gente me decía que después de casarme iba a tener un mes para conectar y dedicárselo a la pareja. Pero de tanto trabajo que tenemos, gracias a Dios, todavía no pudimos tomarnos ni la Luna de miel. Nos la pasamos entre Miami y Buenos Aires por trabajo de los dos, él está instalado allá y a mi justo me tocó hacer cosas en el Miami Art Basel, donde fui invitada por Dior y Balmain a sus eventos. Calculo que la vamos a organuizar entre junio y julio, la idea es por Asia y Europa y lejos del frío, ya que no me llevo bien con las bajas temperaturas. En concreto, aún no definimos ni la fecha ni el lugar”, explicó Angie desde la galería exterior de la casa con privilegiada vista a la laguna.

Representada en la Argentina por la agencia Lo Management y en el exterior por Elite Model, Landaburu vivió su primer verano de pleno vértigo social. Y lejos de tener tiempo para aprovechar los días de playa, se diversificó para ser toda una protagonista de la temporada: “Hice de todo, desde los compromisos con Pandora por ser embajadora de la marca en la Argentina, hasta desfilar alta costura para Fabián Zitta  y ser parte de la tapa de CARAS en su Sunset. Imaginate la emoción de compartir una situación así al lado de figuras con las que yo crecí”, describió sin olvidarse del “aguante” que le hizo su flamante marido:               “Tomás entiende que es mi trabajo y sabe que lo disfruto mucho. El es bastante tímido, le cuesta la cámara, pero me acompaña en la medida que puede y que se sienta cómodo. Todo porque sabe que es lo que a mi me gusta y me hace feliz. Tan fundidos terminábamos por el ritmo de mi agenda que una sola noche fumos a bailar a Tequila”, afirmó.

—Para quienes no la conocen, Angie: ¿Modelo, influencer o las dos cosas a la vez?

—En los últimos meses tomé más peso por mi nombre y no por la categoría de lo que sea. Me pasa que hago un comercial y después viajo con una marca, se hace difícil definir lo que soy. Yo me siento cómoda con cualquier rótulo, ya que me encanta ser modelo y también influencer, celebridad o figura, como quieran llamarlo. En el evento de Art Basel en Miami la interacción con la gente fue muy buena. Y lo que si agradezco de la moda es haber podido trabajar en ésta era, una epóca con viento a favor en la que las mujeres estamos mucho más unidas y somos más respetadas. De todas maneras, aclaro, nunca pasé por una experiencia ni por un momento desagradable.

—Ya que sus seguidoras se lo preguntan tanto, ¿Qué se viene para la moda en la Argentina de 2020?

—Lo que se viene y que la argentina consume mucho es el denim. Viene muy fuerte, y también se vuelve a usar el taco finito. Que aunque no sea tan cómodo, porque la moda  a veces incomoda, desplazará a las plataformas. En cuanto a los colores vuelven los más neutrales y no tanto el flúo como el año pasado. Será el año de los tonos pasteles y creo que son un gran beneficio, porque son más de llevar y combinar. Otra cosa que se está imponiendo es el “no pieles”, la piel sintética va a pisar muy fuerte este invierno. Y a mí personalmente me encanta, poque le estás haciendo un bien al planeta.

—¿Metió mano en la decoración de esta casa?

—En esta casi que no toqué nada, pero en la de Miami que compartimos con Tomás sí. Esa la armé entera, es una casa de estilo noruego, muy net y con mucho blanco y gris.

—¿Teme que por el trabajo de su marido en Miami haya momentos de relación a la distancia?

—El tiene su trabajo allá, y yo me estoy organizando. Mi idea es pasar al menos una semana o diez días al mes en Buenos Aires, y el resto en Miami con Tomás. Pero yo también tengo muchos viajes por el mundo, ya hay cuatro o cinco programados para los próximos meses. De todas maneras hoy la tecnología te permite estar conectados estés donde estés. Cuando no estamos juntos hacemos mucho facetime. Te diría que desde que nos conocimos, hace tres años, por más que viajemos mucho nunca nos sentimos separados.

—¿Le consulta a Tomás sobre que trabajo elegir o hacer?

—Por más que tenemos vidas muy independientes, tratamos de estar siempre conectados con nuestros trabajos, ya que no son rubros tan diferentes. El está también vinculado con los medios, porque trabaja con el desarrollo de Infobae en los Estados Unidos y México, y yo le consulto mucho. Estoy en un segmento, el del lujo, que en la Argentina es chico, y muchas veces las mejores ofertas de trabajo no están en el lujo. A la larga, sus consejos terminan teniendo razón (risas).

—¿Se habló en la intimidad de tener hijos?

—A los dos nos encantan los chicos y queremos tener muchos hijos. Yo vengo de una familia enorme, soy la única mujer de siete hermanos, pero quiero que los hijos lleguen cuando pueda criarlos y dedicarles el tiempo necesario, que ahora no lo tengo. Antes de casarnos pensaba que íbamos a tener hijos al toque, pero la realidad es que el trabajo te va llevando a necesitar tiempo y espacios que hoy no quiero resignar. Además me encantaría que nazcan y se crien en la Argentina, y eso en el corto plazo no lo veo viable.

—Me dicen que en la familia ya tiene quién le siga sus pasos...

—Siii, es mi sobrina Juana Landaburu, tiene 15 años y cuando el tiempo le de se va a incorporar a mi misma agencia. Todavía es chica, va al colegio en Pilar y tiene que empezar de a poco. Físicamentre somos parecidos, es super extrovertida, le encanta la moda y conoce todas las marcas. Mirá que tengo catorce sobrinos, pero a la única que le gusta la moda es a ella.

Agradecimientos: Wearmic; S-Mode; Roger Vivier Paris; Anushka Elliot; Tresemmé; Lo Management, Makeup & Hair Styling María Grebol.

Galería de imágenes

En esta Nota
Carlos Cervetto

Carlos Cervetto

Comentarios