lunes 20 de mayo del 2024
CELEBRIDADES 15-03-2023 10:52

25 años del día que Susana Giménez le revoleó el "cenicero" a Huberto Roviralta

La diva de la televisión Argentina llegaba de viaje y se encontró con el polista en su casa, en donde la discusión terminó con un acto de violencia que quedó para el recuerdo.

Hay historias que quedan olvidadas, pero otras están en el presente a pesar de que pasan los años. Susana Giménez tiene infinidades de historias a lo largo de su carrera, pero uno que destacó fue el de su pelea con su ex esposo, el polista Humberto Roviralta. Todo comenzó cuando el 11 de febrero de 1998 la diva llegaba de un viaje a Miami, y se encontró con su esposo de aquel momento, y las cosas no terminaron bien.Luego de 10 años de matrimonio, la pareja estaba pasando por una separación que terminó en un escándalo cuando Susana le revoleo un cenicero. “Huberto me empujó, trató de agredirme y yo me defendí. Le tiré con un cenicero”, comentó a la prensa al día siguiente de que se conociera dicho acto desde el Pompadour del Hotel Alvear.

Luego, agregó: “Fue una discusión de cosas privadas, inherentes a un divorcio. La situación se me escapó de las manos. Fue humillante y vergonzante. Pero cualquiera de ustedes puede haber pasado una discusión violenta. Hace muchos años que trato de salvar mi pareja, trato de mejorar la convivencia… Y bueno, no se pudo”.

Los detalles de la acalorada discusión entre Susana Giménez y Roviralta

Eran las diez y treinta de la mañana del 11 de febrero cuando Susana llegaba a su casa de Barrio Parque y se encontró con Humberto Roviralta y la prensa en su puerta, quienes fueron testigos del otro lado de la puerta de lo sucedido. Con transmisión en vivo y en directo, se pudieron escuchar los gritos de la diva en la discusión: “¡Ladrón! ¡Hijo de put...!".

Humberto Roviralta
Roviralta luego de ser agredido por un cenicero 

A los minutos, Roviralta abrió la puerta de la lujosa mansión y se mostró a la prensa con la cara repleta de sangre y su nariz rota para ser fotografiado por la prensa y que las imágenes salgan en vivo por la televisión. El polista no se encontraba solo, salió acompañado de Jazmín, el Yorkshire de Susana, que luego quedó afuera entre la euforia y el revuelo del momento.

 

A las horas, Roviralta abandonó la mansión con la cara toda vendada y a las pocas horas llegó la hija de Susana, Mecha Sarrabayrouse junto al esposo de aquel momento Eduardo Celasco, luego Teté Coustarot, siendo ellos los primeros en acompañar a la diva en un momento difícil. También estuvieron presentes el médico personal de la conductora Alfredo Cahe y productores de Telefe.

Humberto Roviralta
Humbeto Roviralta con la cara vendada

Al día siguiente de lo sucedido, Susana dio una conferencia de prensa el Hotel Alvear intentando aclarar lo sucedido y lo captado por los periodistas. El detalle que llamó la atención, fue que lo revoleado por la diva no fue un cenicero, sino, una cajita de la India adornada con peltre. Entre la furia y el acalorado momento que vivió la conductora, tomó lo primero que tenía a mano para defenderse, un escándalo que quedará para el recuerdo.

J.M

En esta Nota