Caras

RSS

Instagram

Facebook

Twitter

31/08/2017

Luisana Lopilato, una femme fatale escoltada por Michael Bublé

La actriz llegó al estreno de "Los que aman odian" acompañada de su incondicional esposo.

Finalmente llegó la noche de estreno de “Los que Aman Odian”, film protagonizado por Luisana Lopilato y Guillermo Francella, y que cuenta con gran elenco. La red carpet vio brillar a la rubia, que llegó enfundada en un vestido rojo vibrante y acompañada ni más ni menos que por su esposo,  Michael Bublé.

Desde CARAS, pudimos entrevistar a la actriz días previos a su regreso a la pantalla grande. Así, charlaba en exclusiva con nosotros sobre su rol en la película de Alejandro Maci y su vida personal :

Atraviesa un estadio de plenitud absoluta y se le nota en la mirada, en los gestos y en su angelada sonrisa. Desde la inmensa suite del Hotel Wyndham de Nordelta, momentos antes de comenzar el “shooting” con CARAS, Luisana Lopilato (30) seca su cabello, retoca sutilmente sus labios color rojo fuego y frente al espejo, contempla el anticuado peinado de época —suaves ondas en tono miel a la altura de los hombros— que debió adoptar para su nuevo protagónico en el filme “Los que Aman Odian”.

“¡Me encanta la moda de los años 40! Me parece súper sexy usar enaguas y vestidos marcados a la cintura, o tacos no tan altos como los que se usan ahora. Para transformarme en Mari tuve que modificar la postura de mi cuerpo y forma de caminar. Tenía muchos miedos porque es un papel totalmente alejado a lo que soy yo y casi no me reconozco”, explica la afamada actriz argentina quien compone a una autentica femme fatale en un thriller pasional que mezcla suspenso y drama. Sobre las comentadas escenas “hot” que comparte con el actor Guillermo Francella (62) —quien interpretó a su padre en la sitcom “Casados con Hijos” doce anos atrás— manifiesta que no sintió incomodidad a la hora de rodarlas.

“Cuando filmamos esas tomas el equipo en el set fue muy reducido a pedido del director Alejandro Maci que nos cuidó en todo momento. Ademas, la confianza que tengo con ‘Guille’ me hizo todo mas fácil y llevadero a la hora de hacerlas. Siento que cuando vayan a ver la película no me van a ver como a Paola Argento. Cuando me ví en pantalla realmente no me reconocí, no era yo la que estaba ahí”, se sincera al mismo tiempo que indica que su marido el cantante canadiense Michael Bublé (41) jamas la cela. “Entiende que es mi trabajo, jamas se enojaría”, indica.

Si bien reconoce que los años pasan para todos y que la experiencia la ha nutrido de madurez tanto en el campo profesional como personal, confiesa que a sus 30 años se considera una eterna adolescente.

“¡Me siento de 18 por dentro! Aunque por fuera no estoy nada mal tampoco…”, lanza entre risas y explica: “Me llevo muy bien con la edad que tengo y siempre acepté el paso del tiempo. Pero si me preguntás… lo peor de cumplir 30 es que se te cae todo: aparece la celulitis, las arrugas….. ¡Las mujeres me entienden! Yo no me cuido tanto, me encanta comer y en casa siempre hay alfajores, pizza y unas buenas pastas”.

Partidaria de las actividades al aire libre, sigue a rajatabla una rutina “fit” que incluye tenis dos veces a la semana, Crossfit y caminatas al aire libre. “Hago deporte porque me gusta y me hace bien a la cabeza”, cuenta sobre su rutina de la que también se encargó de inculcarle a sus hijos Noah(4) y Elías de un año y siete meses. “Elías ya habla muchísimo. Sus primeras palabras fueron mamá, papá y después “Spiderman”, destaca entre risas.

Siempre apostando al futuro, luego de que su hijo mayor se recuperara de un cáncer de hígado (por el que debió i terrumpir durante cuatro meses el rodaje de su película) hoy sonríe con esperanza. Llena de sueños por delante, habla de sus deseos de ser madre de una niña el año próximo “aunque si pudiera tener diez hijos, los tendría” y, aunque pareciera tratarse de una frase hecha, en boca de Luisana cada palabra cobra hoy cobra real sentido: “Soy una mamá canguro y mi familia siempre será mi sostén”, concluye.