sábado 04 de febrero del 2023
ACTUALIDAD 22-04-2016 16:54

El exótico universo de "El libro de la selva"

Galería de fotos de la película de Disney. Galería de fotosGalería de fotos

Capturar la esencia más profunda de un cuento popular se convierte para todo cineasta en un desafío. Especialmente frente al ojo escrutador del público más especializado y crítico que hoy pueda existir: el infantil. Con el avance de la tecnología, son los pequeños quienes se codean con los avances de la ciencia y no se conmueven con cualquier producto. Buscan lo nuevo, aquello que los deslumbre y les permita ingresar a mundos desconocidos.

La historia de Mowgli, el protagonista de "El Libro de la Selva" fue concebida en 1894, como una colección de historias escritas por Rudyard Kipling, el inglés nacido en India que se convertiría en el primer escritor británico en ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1907. La nueva versión, dirigida por Jon Favreau (que ya impactó con "Iron Man"), acaba de estrenarse en nuestro país, imponiéndose como un nuevo hito, un quiebre en la historia de los productos de Walt Disney, última que supervisó en 1967 antes de morir y que la había presentado al gran público en forma de película animada. "¿Por qué no hacer una película tan bella con imágenes reales? Gracias a 'Una aventura extraordinaria', Ang Lee nos mostró que se podía contar una historia en el cine de esa manera, por lo que decidimos llevar al límite los efectos visuales, así como ocurrió en Avatar, El planeta de los Simios y Gravedad" dijo, en su estreno americano, el director.

La película conmueve a grandes y niños por igual, deslumbra y recrea para el espectador la mágica sensación de encontrarse en otro mundo, en el mundo de Mowgli, interpretado por Neel Sethi, de 12 años, quien estudió para su cinturón negro en Tae Kwon Do en ese momento. "Nunca había pensado en actuar antes. Yo estaba en una clase de baile y el maestro oyó sobre el papel y dijo que yo era ideal para él. Hice una audición, fui a Los Ángeles y dos semanas después empecé a rodar", recordó el pequeño actor.

Este cuento de animales de la selva india que plantea lecciones morales avanza de la mano del niño huérfano, que fuera bautizado Mowgli o rana sin pelos, por Raksha, la madre loba adoptiva interpretada a través de la dulce y profunda voz de Lupita N’Yong. "Ella es realmente el corazón y el alma de la relación central con Mowgli", reconoció la ganadora del Oscar. Aceptado en la manada por la pantera Bagheera, en la voz del inigualable Sir Ben Kingsley deberá recorrer un arduo camino cuando el tigre Shere Khan –Idris Elba– se transforme en algo más que una amenaza para el cachorro humano. Cuando Bagheera decide que ya es hora de que Mowgli vaya a la aldea humana y se una a sus pares, el pequeño no tiene la menor idea de cómo son, ni cómo se expresan "aquellos". En el viaje se tropieza con el oso Baloo (en la voz de Bill Murray), que lo ayudará, pero también con Kaa, la serpiente con la voz seductora de Scarlett  Johansson, que paradójicamente interpreta la canción de cierre "Confía en Mí" ("I’m Trust"). "Me gustó la personalidad de esta figura materna, que es acogedora y amenazante. Pensé que había algo psicológicamente interesante en eso", dijo la actriz. Emerge también quien tuviera un rol destacado en la serie americana "Breaking Bad", el actor danés Giancarlo Espósito que se suma en el personaje de Akela, el jefe de la manada de lobos, que tiene gran importancia en la formación de Mowgli a lo largo del film. Junto a todos ellos aparece el recientemente fallecido Garry Shandling, como un divertido puercoespín y el orangután Rey Louie –Christopher Walken– que lo enfrentará a nuestro héroe con el secreto más grande que guardan los animales y los diferencian de esa otra especie tan temida, la humana y que para conocerlo deberán adentrarse en las salas de cine y simplemente vivir la experiencia.

Galería de imágenes
En esta Nota