miércoles 5 de mayo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 06-06-2017 10:25

Sidney Sampaio, el protagonista de "Josue", con su hijo en Brasil

"Leo es el tesoro que cambió mi vida". Galería de fotos

Protagonista del éxito de Telefé, “Josué, La Tierra Prometida”, que significó un antes y un después en su carrera, Sidney Sampaio (31) es un padre extremadamente apasionado y dedicado. Ni siquiera el cansancio por la intensa rutina de trabajo de los últimos dos años —al término de su papel de Oseías en “Moisés y los Diez Mandamientos” con su actual éxito— le quitó energías para estar con su hijo Leonardo (6), fruto de su relación con la asistente de dirección, Juliana Gama (32). Eso quedó en evidencia en el divertido fin de semana que el actor pasó junto a su pequeño en Portobello Resort & Safari, un exclusivo complejo en Mangaratiba, a las afueras de Rio de Janeiro. “Leo es mi tesoro. Cambió mi vida, me trajo un sentido mucho más crítico respecto a todo lo que hago”, dice el galán.

El actor, que lleva 18 años de profesión, revela que la fe del personaje lo ayuda en momentos de duda. “El público me agradece mucho. Justamente por difundir, a través de Josué, mensajes positivos. Y eso me hace sentir realizado, incluso porque estaba en una fase de cuestionamientos acerca de si seguiría o no mi carrera actoral”, explica Sampaio, quien está soltero desde hace tres años, cuando puso fin a su relación con la médica Adriane Furlan (28).

En exclusiva para CARAS, el actor habla de su exitoso presente y de cómo la novela “Josué, La Tierra Prometida” le cambió la vida.

—¿Le cuesta vivir sólo?

—Fue algo que aprendí con el tiempo. Estuve de novio toda mi vida. Pero estoy en un momento que necesito independencia. Era algo que tenía que resolver conmigo mismo. Hoy me siento muy cómodo con mi vida casera, no me siento atraído por la vida activa de un soltero común.

—¿Se arrepiente de alguna relación amorosa? La relación con la bailarina Carol Nakamura, con la que hizo dupla en el “Bailando por un sueño” edición brasilera, tuvo un final turbulento...

—Polémicas o no, todas me construyeron, me trajeron alegrías, aprendizajes. No hay rencor en mi corazón por ninguna persona que haya pasado por mi vida.

—¿Lo encaran mucho las mujeres?

—Soy muy acosado. ¿A quién no le gusta? Claro, siempre que sea de forma respetuosa. Pero lo previsible me hace perder el interés ¡Quiero que me sorprendan! Siempre fui romántico, pero hoy, soy un poco más cauteloso. Antes abría mi corazón fácilmente, con insinuaciones y también explícitas declaraciones de amor. Lo que quiero decir es que ahora es más difícil que me conquisten, antes era mucho más fácil. (Risas)

—¿Lo sorprende la paternidad?

—Me sorprendió así como el éxito que transito. Siempre me gustaron los niños. Pero a la hora de educarlos, es un gran desafío. ¿Cómo se educa? ¿Cómo dejar de lado el amor incondicional para poner límites? Son preguntas que me movilizan. Pero es tan lindo. Es un aprendizaje para mí también.

—¿En qué se identifica con su hijo?

—La mezcla que tiene, por un lado es un cohete, no para, pero al mismo tiempo es muy cariñoso. Me siento un poco así, tengo mucha energía y al mismo tiempo la ternura de un niño, algo que intento preservar.

—¿Qué enseñanzas le deja el personaje de Josué?

—Josué fija una creencia muy fuerte de no bajar los brazos delante de un obstáculo, creer en la superación. No me gustaba ser demasiado insistente con las cosas. Pero justamente debido a la superación y la serenidad que el personaje trajo a mi vida, hoy logro distinguir lo que realmente es importante de ser perseguido. Así como lo que no vale la pena y es preferible dejar a un lado.

—¿Es cierto que pensó en abandonar su carrera?

—En realidad, es un pensamiento que me acompaña desde mi primer trabajo como actor. Me encanta actuar, pero siempre tuve una duda: ¿Cómo hubiese sido cursar la carrera de Medicina? ¿Qué satisfacciones me podría traer? ¡Ser médico es mi gran sueño! De repente, hago una pausa en mi carrera de actor para concretarlo

—¿Qué evaluación hace de su carrera?

—Siempre fui muy impulsivo y me preocupe con mi carrera artística. Soy tímido también y eso me distancia de lugares y personas que me podrían ayudar con mi proyección, por ejemplo. Al principio, quise imitar a otros. Hoy los respeto, pero era su verdad, no la mía. Pare de sufrir en el momento en que me acepté como soy. Voy a conquistar lo que sea posible. Yo me propuse para hacer el casting en “Moisés y Los Diez Mandamientos”. No tengo problema con eso. Seguro las cosas podrían haber evolucionado de forma diferente, pero entonces no sería yo. Para Sidney, todo ocurre a su debido tiempo.

Fotos: CARAS BRASIL

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios